¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Style

Una nueva ley francesa prohibirá la destrucción de ropa y artículos no vendidos

La industria de la "moda rápida" también se verá afectada por la medida, que busca disminuir los desperdicios. Fotografía: The Times
Words mor.bo

El año pasado se reveló que Burberry había destruido más de USD $50 millones en ropa, accesorios y perfumes en un año. Unos meses antes, también se supo que la firma H&M había quemado toneladas de ropa sin vender por un valor de USD$ 4.300 millones, y de manera similar, Nike parecía hacer lo mismo en algunas tiendas.

Desafortunadamente, esta es una práctica común en la industria de la moda, en especial entre las marcas de lujo, para “mantener la exclusividad de sus consumidores”. Pero ahora, Francia tomó la iniciativa de prohibir a las empresas que destruyan las existencias sobrantes y los artículos devueltos.

En la Ley Antidesperdicios (cuyo nombre original es Projet de loi relatif à la lutte contre le gaspillage et à l’économie circulaire) recientemente aprobada por el Parlamento de ese país, los artículos de lujo y las marcas de diseño, así como las que venden artículos eléctricos, de higiene y cosméticos, deben reutilizar, redistribuir o reciclar en lugar de desechar estos materiales. El amplio proyecto de ley de 130 artículos sirve de ejemplo para otros países que deben unirse a la lucha contra la creciente crisis mundial de los desechos.

"Compren menos y olvídense del género": Vivienne Westwood sacude la #LondonFashionWeek

El proyecto, probado después de que la Asamblea Nacional Francesa y la Cámara Alta, el Senado, llegaran a un acuerdo, entrará en vigor en 2023 y es una extensión efectiva de la ley francesa que prohíbe a los supermercados tirar a la basura los alimentos no vendidos, obligándolos a hacer donaciones a organizaciones benéficas, y los nuevos artículos también eliminarán progresivamente el uso de recibos de papel, que generalmente no son reciclables, e incentivarán a las farmacias individuales a vender algunos tipos de medicamentos en dosis individuales en lugar de envases estandarizados.

Las empresas en Internet tampoco estarán exentas del proyecto de ley antidesperdicios y de economía circular: el gigante del comercio electrónico Amazon, por ejemplo, que entregó más de 1.000 millones de paquetes durante la temporada de vacaciones de Navidad, tendrá que donar también las existencias no alimentarias no vendidas y devueltas, siempre que no supongan un riesgo para la salud o la seguridad.

La ley, impulsada por el ministro francés Edouard Philippe, se espera que prohíba a las marcas tirar la ropa no vendida y que las obligue, en su lugar, a entregar el material muerto a las autoridades francesas para su reutilización o reciclaje. Se espera que la prohibición general entre en vigor en 2023. “Podemos encontrar un modelo económico viable y asegurarnos de que todo lo que no se venda, se regale o se descomponga para su reutilización. Podemos evitar la destrucción de productos que son perfectamente buenos, ya que se trata de un desperdicio escandaloso”, dijo Philippe.

Con el fin de aumentar la responsabilidad de las empresas sobre los residuos, hay una cláusula de “quien contamina paga” en el proyecto de ley, que indica que las empresas tendrán que financiar la destrucción de los residuos que crean. Esto desincentivará efectivamente a las empresas de la sobreproducción que conduce a la materia prima muerta, reducirá los pedidos de los proveedores para minimizar los residuos y presionará a las empresas para que mantengan al mínimo sus artículos eliminados.

Sin embargo, el despilfarro no es un problema que se limita a Francia, sino que es un problema global que prevalece en todos los sectores, en todos los países. De acuerdo con Business of Fashion, en el 2018, el Banco Mundial informó que se produjeron más de 2 mil millones de toneladas métricas de residuos sólidos anualmente en todo el mundo, y esta cifra aumentará a más de 3,4 mil millones en 2050.

La histórica ley antidesechos y de economía circular de Francia es un buen ejemplo para otros países, en particular en las economías avanzadas, donde los gobiernos han evitado presionar a todas las industrias y empresas para que se replanteen su papel en la sustentabibilidad mundial. Se espera que la ley se promulgue en los próximos días.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • 1
    Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde