CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Politics

Trump vs. Biden: Estados Unidos acude a las urnas en las elecciones más inciertas de los últimos años

Una mujer ejerce su derecho al voto en Fayetteville, Carolina del Norte. Fotografía: AFP/Melissa Sue
Words Carlos Turmero

Luego de meses de una campaña feroz, debates marcados por las polémicas y notas de color en lugar de las propuestas, controversias entre los candidatos por asuntos personales, Estados Unidos finalmente elegirá a su presidente, así como a los miembros del Senado y del Congreso este martes en una jornada que promete ser larga y tensa dado el clima que se respira a lo largo de la Unión Americana y que, en una opinión bastante particular, será una jornada muy cerrada contrario a lo que las encuestas han vaticinado en las últimas semanas.

La tensión no es únicamente para los estadounidenses, el mundo entero está atento a lo que suceda la noche de este martes porque estamos hablando de una de las grandes potencias del mundo, y ya se vio durante la presidencia de Trump que si bien los procesos políticos de cada país son particulares, tienen sus repercusiones a nivel internacional, especialmente en esta época de un mundo más globalizado que nunca. No por nada, en un editorial publicado en diciembre de 2015 la revista The Economist se refirió a los comicios estadounidenses como “el mayor espectáculo sobre la Tierra”.

Publicidad

En caso de que no estés del todo informado sobre las elecciones de Estados Unidos de este martes, en este post te dejaremos una serie de claves para entender lo que sucederá esta noche.

¿Cómo se vota en Estados Unidos?

Contrario al sistema que se maneja en buena parte de Latinoamérica, en Estados Unidos la votación no es directa, es decir, la votación recae en los miembros del Colegio Electoral. Cuando los estadounidenses acuden a las urnas en elecciones presidenciales, a pesar de que en la boleta aparecen los nombres de los candidatos por cada partido (Donald Trump y Joe Biden en este caso) en realidad están votando por un grupo de funcionarios que forman el denominado Colegio Electoral.

La palabra “colegio” simplemente se refiere a un grupo de personas con una tarea común. Estos individuos son electores y su trabajo es elegir al presidente y vicepresidente/a. El colegio electoral se reúne cada cuatro años, unas semanas después del día de las elecciones, para llevar a cabo su cometido.

¿Cómo funciona el Colegio Electoral?

El número de electores de cada estado es mayoritariamente proporcional al tamaño de su población, entiéndase, los estados más poblados del país (California, Nueva York, Texas, Florida, por mencionar algunos) tienen mayor número de representantes ante el colegio. Los seis estados con más delegados son California (55), Texas (38), Nueva York (29), Florida (29), Illinois (20) y Pensilvania (20), mientras que una serie de estados poco poblados como Wyoming, Alaska y Dakota del Norte (y Washington DC) tienen tan solo tres representantes ante la instancia.

Cada elector representa un voto electoral, y el candidato necesita ganar una mayoría de votos (270 o más) para alzarse con la presidencia. Por ejemplo, si un candidato del Partido Republicano ganó el 50,1% del voto popular en Texas, ese candidato se gana todos los votos electorales de ese estado (38). Solo hay dos estados (Maine y Nebraska) que dividen sus votos electorales en función de la proporción de votos que cada candidato obtenga.

Cuando la Constitución estadounidense estaba siendo elaborada en 1787, una votación popular a nivel nacional para elegir a un presidente era prácticamente imposible, por el tamaño del país y la dificultad de las comunicaciones en la época. Al mismo tiempo, había poco entusiasmo para permitir que un presidente fuera elegido por legisladores en la capital, Washington.

Por esta razón, se creó el Colegio Electoral con cada estado eligiendo a sus electores. Los estados más pequeños apoyaron el sistema ya que les proporcionaba mayor voz que en una votación popular a nivel nacional. la instancia también fue vista con buenos ojos por los estados del sur, donde los esclavos formaban una gran parte de la población. Pese a que éstos no podían votar, sí eran contabilizados en el censo (como tres quintas partes de una persona).

Cabe destacar que el día de las elecciones, al ocultarse el sol en California, algun canal de televisión ya ha declarado a un candidato ganador, a medianoche ya proclama su victoria y el perdedor asume su derrota. Pero no será hasta el primer lunes, después del segundo miércoles de diciembre, cuando los electores del Colegio Electoral se reúnan en sus respectivas capitales de estado y emitan sus votos. Sólo entonces comenzará la legislatura de los nuevos presidente y vicepresidente. Esta demora entre la fecha de las elecciones y las reuniones del Colegio Electoral existe desde los años 1800, cuando tomaba más tiempo contar el voto popular y también demoraban más los electores en llegar a la capital del estado. Hoy en día ese tiempo se utiliza para presentar una reclamación por violación del código electoral, si la hubiera, y para reconteos de votos.

¿Y si los miembros del Colegio no votan por el candidato que deben?

En algunos estados, los electores pueden votar por el candidato que prefieran, sin tener en cuenta a quién apoyaron los votantes en ese territorio.

Sin embargo, la gente los llama “electores infieles”. En 2016, siete electores —cinco demócratas y dos republicanos— rompieron sus promesas de votar por el nominado de su partido. Fue la mayor cantidad “electores infieles” de la historia. Votaron por candidatos que no estaban en la boleta: Bernie Sanders, Colin Powell y Ron Paul, entre otros. Su decisión no cambió el resultado.

La posibilidad de que los electores puedan cambiar sus posiciones ha sido muy debatida, tanto que la Corte Suprema dictaminó unánimemente en julio que los estados pueden exigir a los electores que cumplan su promesa de apoyar a un candidato específico. 33 estados y el Distrito de Columbia tienen leyes que requieren que los electores voten por el candidato prometido. Algunos estados reemplazan a los electores y cancelan sus votos si rompen su promesa. En otros estados existen ciertas penalidades. En Nuevo México, los electores pueden ser acusados de un delito grave si rompen su promesa y en Oklahoma un elector infiel podría enfrentarse a una acusación de delito menor.

¿Cuántas personas han votado?

Teniendo en cuenta el padrón electoral de Estados Unidos, y especialmente el hecho de que el mundo está enfrentando una pandemia, el voto anticipado batió récords de participación este año, así como también el voto en línea. Hasta la tarde del lunes, 97 millones de estadounidenses (cerca del 47% del padrón electoral) habían sufragado por anticipado o por correo, lo que equivale a más de dos tercios de los votos emitidos en las anteriores presidenciales de 2016 y anticipa un récord de participación.

Los estados claves o estados swing

En las elecciones de EE-UU., donde ganar más votos no importa si no lo haces en los sitios adecuados, son siempre importantes los conocidos como ‘swing states’, donde no queda claro si se inclinarán por el candidato demócrata o por el republicano. De hecho, dos de las últimas cinco elecciones fueron ganadas por candidatos que tenían menos votos del público que sus rivales. En 2016 por ejemplo, Trump consiguió la victoria en varios estados clave, incluidos algunos bastiones demócratas. Este año, en cambio, la carrera está especialmente abierta en más estados que nunca: más allá de los votos que tienen prácticamente asegurados ambos partidos, están en juego 187 votos electorales (270 hacen la mayoría absoluta) de 11 estados y dos distritos congresionales (Nebraska y Maine).

Estos estados claves pueden determinar al ganador de las elecciones y son a los que hay que prestar mucha atención. Ya desde las 20:00 hora del este se podrían conocer los resultados de Florida, un estado que históricamente cambia sus tendencias con cada elección, razón por la que los candidatos concentran sus esfuerzos durante la campaña en ese estado. Allí Joe Biden mantiene una ligera ventaja que prácticamente sellaría la derrota de Trump (que además ganó en ese estado hace cuatro años), especialmente si caen también azules Georgia (16 votos electorales) y Carolina del Norte (15 votos electorales), que serán los primeros estados “swing” en empezar a publicar sus resultados. Ohio también es clave, y aquí va una dato histórico bastante interesante: desde 1896, el ganador en este estado ha quedado con la Casa Blanca (excepto en dos ocasiones).

El problema llega con otros estados en juego donde la carrera es especialmente ajustada: Michigan, Wisconsin y Pensilvania. Particularmente Pensilvania, en donde Biden cerró su campaña este lunes y el propio Trump ha reconocido que de ganar ese estado, la victoria estaría sellada. En estos estados, los votos por correo no empiezan a contarse hasta después de que se cierren los colegios, por lo que se espera que sus resultados definitivos tarden en llegar incluso varios días después de este martes. Después de todo, en Pensilvania un juez ordenó que se deberán también tener en cuenta los votos por correo que lleguen después del 3 de noviembre, siempre y cuando se demuestre que las papeletas fueron enviadas antes.

¿Cuándo se tendrían los primeros resultados?

Quizá habría que cambiar eso de la “noche electoral” y empezar a hablar de “semana electoral”. Especialmente ante la importante participación a través del voto por correo, los resultados oficiales pueden retrasarse varios días. Apenas un grupo de estados empiezan a contabilizar los votos por correo o los votos adelantados antes de las elecciones, aunque entre esos estados “rápidos” hay dos especialmente clave: GeorgiaFlorida. En los estados donde la carrera es más ajustada, como Pensilvania o Misuri, y gracias al sistema “the winner takes it all“, que una diferencia de una papeleta otorga todos los votos electorales del estado al completo (excepto en Nebraska y Maine), el resultado puede retrasarse.

Sin embargo, en general resulta bastante claro quién es el ganador en las primeras horas madrugada del día siguiente. En 2016, Donald Trump anunció su victoria hacia las 03:00 de la madrugada hora local en Nueva York. La última vez que el resultado no estuvo claro en unas pocas horas fue en el 2000, cuando el ajustado recuento en Florida llegó hasta el Tribunal Supremo, que finalmente falló a favor del candidato republicano George W. Bush frente al candidato demócrata Al Gore. Este podría ser uno de los escenarios de 2020.

Los posibles escenarios

Dadas las proyecciones que se manejan actualmente sobre las tendencias en esta elección, hay diversos escenarios sobre la mesa: el primero es una ola azul de apoyo a Biden, una goleada que dé a los demócratas los estados clave y varios territorios en el sur, como Georgia, Arizona y Texas. Es una predicción, desde el punto de vista demócrata, muy optimista, pero tiene cabida en los sondeos. Una victoria de Biden en Texas sería un importante triunfo político para el partido, debido a que se trata de un estado que históricamente siempre ha votado republicano y la última vez que los demócratas ganaron ahí fue en 1976.

El segundo es que Biden gane con el voto popular pero con un ligero margen de votos electorales. Y el tercer escenario es una victoria de Trump, en caso de que esos votantes tímidos que no responden a los encuestadores o no les cuentan la verdad, existan y salgan a votar. En este punto los encuestadores, que este año han ido curándose en salud diciendo que Trump aún puede ganar, directamente dejarían sus empleos y la profesión desaparecería para siempre.

Trump amenaza con acciones legales para evitar que los votos sean contados después del día de las elecciones en EE.UU.

El cuarto escenario que se baraja, y que no es el menos probable, es un resultado inconcluso, con una posible consecuencia: que Trump se proclame ganador antes de que termine el recuento. Aprovecharía lo que se llama el “espejismo rojo”. Dadas las condiciones de la geografía política y de que los republicanos votan más en persona, sus votos se cuentan antes. Entonces, el mapa electoral se va tiñendo de rojo en las primeras horas de la noche. Esto le daría a Trump una cobertura visual, más no legal, para proclamarse vencedor. Así se lo habría comunicado a sus allegados, según el portal Axios. Este paso vendría acompañado por una ofensiva legal nunca antes vista en Estados Unidos. 

Violencia post elecciones

Según una encuesta de la Universidad de Monmouth, el 78% de los votantes republicanos cree que los demócratas probablemente amañarán las elecciones. Del otro lado, el 91% de los demócratas piensa lo mismo de los republicanos. Este otro sondeo dice que uno de cada tres estadounidenses justificaría la violencia política y este estudio llega a la misma conclusión por otros caminos. En una encuesta de septiembre, el 74% de los habitantes de Estados Unidos esperaban ver violencia tras las elecciones. La mitad de estos, “mucha violencia”.

Una imagen que ha sorprendido a la sociedad norteamericana en general y a buena parte de la opinión pública mundial, son las medidas de seguridad que han tomado los diversos comercios alrededor del país ante posibles hechos de violencia que pudieran suscitarse durante la noche de la elección o los días posteriores.

Por otra parte, la Casa Blanca también instaló un perímetro de seguridad especial para evitar posibles hechos de violencia que se pudieran suscitar en las cercanías de la residencia presidencial.

Pase lo que pase esta noche, siempre hay que celebrar el hecho de que en el mundo la democracia se mantenga y los ciudadanos tengan el poder de ejercer su voz de manera pacífica.

Apoya el periodismo abierto e independiente de MOR.BO. El 2021 ha sido un año de serios desafíos y dificultades. Puedes ayudar a mantener nuestros informes de alto impacto realizando una compra en nuestra MOR.BO Contemporary Store que cuenta con objetos de edición limitada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE