¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Film / TV

“The Warriors”: una joya brutal y despiadada del cine de culto que debes ver

Fotografía: Paramount Pictures
Words Mirangie Alayon

The Warriors es una de las películas de culto más famosas de lo últimos 30 años, y sin embargo mantiene un aura de misterio. Su estatus ha crecido en las tres décadas desde su lanzamiento original en el año 1979, y el sentido de privación y alienación de sus jóvenes y urbanos protagonistas aprovechado por el director Walter Hill siendo potente. Pero la película sigue siendo un rompecabezas para sus fanáticos, pues nunca estamos seguros qué pensar sobre sus protagonistas. Por un lado es posible aupar a estos guerreros caprichosos que navegan la selva urbana en un intento de volver a Coney Island, pero permanecer pasivos de forma amoral en medio de la violencia y el nihilismo planteados siempre es una opción, y la prueba fehaciente de que The Warriors es una joya del cine.

Un futuro distópico incierto

The Warriors

Fotografía: Paramount Pictures

The Warriors está ambientada en Nueva York. Pero la ciudad es una idea: puede ser la Nueva York of 1979, de hoy en día o de un futuro distópico incierto. El director Walter Hill nos muestra un paisaje urbano post apocalíptico que se ve como la ciudad en cualquier momento de su historia. Todavía hay policías patrullando y trenes que llegan a la hora, y a veces vemos al resto de los habitantes de la ciudad. Pero el film se desarrolla en el medio de una desolación adolescente, un ambiente anárquico en donde chicos violentos andan en chaquetas y chalecos de cuero por las calles creando una ola de terror incontrolable por la ley.

El sistema social ha cambiado: es brutal y despiadado, encabezado por grupos de bandas delictivas que luchan por su terreno como señores feudales, llevando sus diferentes colores como emblemas. Para pasar de un lado a otro hay normas y tributos, negociaciones a través de emisarios y una débil tregua mantenida más por un código de conducta que por verdaderas normas. No hay principios morales, el asesinato y la violación son opciones legítimas, y sin embargo, hay un elemento humano en un grupo de jóvenes que quieren volver a casa: los Warriors.

El círculo de la violencia

The Warriors

Fotografía: Paramount Pictures

Pero luego de que Luther, el líder nihilista de una banda rival asesina a a Cyrus por un capricho del momento, lo más cercano a un mesías en este caos urbano, los Warriors son acusados del crimen. Pese a que deberíamos estar de su lado frente a tal acusación, la pandilla sigue siendo amoral en el camino a casa. Son sociópatas, amenazan con asesinar y violar a Mercy, la protagonista femenina, y lo habrían hecho de no ser por encontrarse en circunstancias extraordinarias. Hay un dejo de violencia casual perturbadora que nos hace sentir incómodos.

Sin embargo, estos jóvenes guerreros son víctimas de un sistema que les ha fallado: son casi analfabetas y este mundo violento es todo lo que conocen. Mercy les pregunta más de una vez por qué no viven una vida normal, y la respuesta es que ser miembros de una pandilla es la opción menos peligrosa, pues de lo contrario se hundirían en la nada, la pobreza y las ratas: los Warriors saben que no tienen futuro, y sobrevivir es la única opción. Es lo único que conocen como familia, como trabajo o como forma de vida. La única persona que se interesaba en su futuro, Cyrys, está muerta, y su idea de hacerlos ver más allá murió con él. La única noción de grandeza para los Warriors es hacer grafittis en la ciudad, pues es la única noción que tienen de dejar algo de ellos en el futuro: no hay más nada por lo cual ser recordados en lo que serán cortas vidas.

Una nueva versión

The Warriors

Fotografía: Paramount Pictures

Hace poco, escuchamos que los hermanos Joe y Anthony Russo serán los encargados de llevar a la televisión una nueva versión de esta película, que casi 40 años después sigue tan vigente como el día de su estreno, pues todavía existen jóvenes atrapados en un círculo de pobreza, hambre, muerte y violencia. No va a ser muy difícil imaginarse una nueva versión de The Warriors en un mundo en caos.

Sin embargo, va a ser difícil superar la obra maestra de Walter Hill, con su calidad alucinógena y colores vivos de una Nueva York etérea que parece un cuadro hiperrealista frente a un paisaje gris y urbano. The Warriors se siente como un sueño afiebrado en donde la decadencia se apoderó de una ciudad sin oportunidades, decrépita y solitaria. Sin duda, veremos qué nueva lectura nos darán los Russo, pero hasta entonces, nos quedamos con el sueño utópico de Cyrus y con la escena final de la película: un momento fílmico perfecto con nuestros guerreros a la orilla de una playa viendo hacia el horizonte sin final mientras el tema In The City de Joe Walsh suena al fondo. Callados e invencibles en el precipicio de la eternidad mientras una ciudad asesina permanece silenciosa a sus espaldas.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 11
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 11
    Lo amé
  • Me deprime
  • 2
    WTF!
  • 2
    Me confunde