CERRAR

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Photography

Ryan McGinley: Un cóctel molotov millenial en un caos de sexo, drogas y bengalas

Fotografía: Ryan McGinley
Words mor.bo

Desde finales de los años 90, el fotógrafo neoyorquino Ryan McGinley está creando escenarios y fotografías en las que nos gustaría perdernos con gente que nos gustaría que fuesen nuestros amigos y en escenarios que parecen mejores que la vida misma. Sus fotos son como documentales, y con ellas vislumbramos la esencia de lo que ha hecho su trabajo tan exitoso: hombres y mujeres desnudos, corriendo, jugando entre sí y con la naturaleza, campos y bosques, calles, luces, el día, la noche y los soles ponientes.

El resultado es único, un cóctel molotov de movimiento, genitales, ojos salvajes en el medio de una volada y, por supuesto, colores fuertes. Contrastes. Como si fuese un Larry Clark para los millenials, McGinley está allí para ver a sus amigos y a sus modelos reír con sangre entre los dientes, besarse, follar como animales o drogarse como si el mundo se acabara mañana.

En esta serie de imágenes, tomadas de sus series Body Loud y The Kids Were Alright, capturan la belleza de un momento imaginario, o quizás de un recuerdo. McGinley despierta no sólo nuestro deseo carnal, sino el de permanecer jóvenes por siempre entre fogatas, bengalas y la libertad que da la cubierta de la noche y de querer vivir rápida e intensamente.

Body Loud/The Kids Were All Right

Fotografía: Ryan McGinley

Body Loud/The Kids Were All Right

Fotografía: Ryan McGinley

Body Loud/The Kids Were All Right

Fotografía: Ryan McGinley

Body Loud/The Kids Were All Right

Fotografía: Ryan McGinley

Body Loud/The Kids Were All Right

Fotografía: Ryan McGinley

Body Loud/The Kids Were All Right

Fotografía: Ryan McGinley

Body Loud/The Kids Were All Right

Fotografía: Ryan McGinley

Body Loud/The Kids Were All Right

Fotografía: Ryan McGinley

Body Loud/The Kids Were All Right

Fotografía: Ryan McGinley

Body Loud/The Kids Were All Right

Fotografía: Ryan McGinley

Body Loud/The Kids Were All Right

Fotografía: Ryan McGinley

Body Loud/The Kids Were All Right

Fotografía: Ryan McGinley

Body Loud/The Kids Were All Right

Fotografía: Ryan McGinley

Body Loud/The Kids Were All Right

Fotografía: Ryan McGinley

Body Loud/The Kids Were All Right

Fotografía: Ryan McGinley

Body Loud/The Kids Were All Right

Fotografía: Ryan McGinley

Body Loud/The Kids Were All Right

Fotografía: Ryan McGinley

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 18
    Me gustó
  • 6
    Me prendió
  • 32
    Lo amé
  • Me deprime
  • 3
    WTF!
  • 3
    Me confunde