CERRAR

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña. No importa en qué parte del mundo estés.

Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Album Reviews

Beach House

Once Twice Melody

Portada del álbum "Once Twice Melody" de Beach House.
8
Words Mirangie Alayon

Durante los últimos 18 años, el dúo de Baltimore Beach House se han convertido en una referencia del dream pop y del shoegaze, creando un sonido escapista que se ha venido perfeccionando y madurando como un buen whisky desde su primer disco homónimo. Podría decirse que desde la hazaña que fue el álbum Bloom del 2012, Victoria Legrand y Alex Scally han ido refinando sutilmente su forma de componer, pero sobre todo explorando timbres y texturas, suavizando las guitarras eléctricas en favor de opulentas orquestaciones de teclados, siempre sobre ritmos cada vez más electrónicos e hipnóticos.

Hace un par de semanas dejaron caer su octava producción, Once Twice Melody, y no contentos con anunciar, cuatro años después del anterior, un fastuoso nuevo disco doble, Beach House decidió, como un autor del siglo XIX que hojea los periódicos, develarlo por episodios en las plataformas de streaming: uno al mes desde noviembre del 2021 hasta febrero de 2022. Once Twice Melody está conformado por cuatro “capítulos” acompañados de vídeos en forma de clips minimalistas, y como un karaoke artístico, ponen en escena las palabras cantadas por Legrand, que se desplazan ante nuestros ojos como tantas fórmulas mágicas e hipnóticas. A menudo, los álbumes dobles son una oportunidad para que los artistas dejen respirar su música permitiéndose, por ejemplo, hacer transiciones de piezas instrumentales. En cambio, Once Twice Melody es una colección de melodías cantadas: la voz de Legrand juega un papel más importante que nunca, y por primera vez añaden orquestaciones de violín, que dan un brillo nuevo y diferente a los bellos lamentos atrapados en cada tema, y sobre todo una dinámica sonora más viva que antes.

Produciendo ellos mismos por primera vez, Legrand y Scally decidieron variar las atmósferas, lo que, unido al inusual formato del disco (18 temas en 84 minutos), ofrece un viaje con infinitos paisajes y posibilidades de aventura, del que ya sabemos que nos quedará un recuerdo borroso al despertar, como si acabáramos de salir de un sueño. Este suave viaje está salpicado de paradas en terrenos extraordinarios como las construcciones de Once Twice Melody y Pink Funeral, donde se dan la mano los sintetizadores típicos del dúo y las nuevas cuerdas, arregladas por el maestro David Campbell; pero también escapadas pop nunca vistas en Beach House en temas como Superstar y Only You Know, cuadradas y redondas a la vez. También encontramos curiosidades electro al borde de lo cursi, pero siempre salvadas por un puente o un final brillante, como en Runaway y su vocoder de toque francés. Pero es cuando se desprende de sus adornos cuando el álbum resulta más conmovedor. En las pastorales Many Nights e Illusion of Forever, Beach House lleva su ciencia del dream pop hasta hacernos creer en la posibilidad de un más allá.

Además de los ecos de las voces y los alucinantes arpegios y espirales de los sintetizadores, los elementos orgánicos encienden varias piezas, como Sunset, donde un conjunto de cuerdas y una guitarra acústica nos dan la impresión de una cálida velada con amigos alrededor de una hoguera. ESP tiene la ternura de una luminosa balada, transmitiendo ansiedades y esperanzas, al igual que la pieza pop-retro de color rosa caramelo Finale. Bailamos con Masquerade, con sus acordes oscuros y sintéticos que simulan las campanas de una catedral, sobre un ritmo pesado que recuerda por momentos a Depeche Mode. Luego, en la pieza final Modern Love Stories, el conjunto de cuerdas acompaña majestuosamente la voz de Legrand, y la pieza termina con una guitarra acústica que evoca la emoción de una despedida.

La química entre el plácido tono de Legrand, las cuerdas y los humos de los sintetizadores es especialmente acertada en New Romance, una épica balada new wave de la que se hacen eco los siete cautivadores minutos de Over and Over que le siguen, justo en el corazón del álbum. Hay algunas redundancias en los 85 minutos, pero no estropean el placer de escuchar a estos atrevidos maestros del pop llenos de nuevas ideas. Beach House se han convertido en expertos a la hora de representar musicalmente la fascinación: sobre un fondo de ecos y bucles sintéticos, contemplamos con ellos la belleza, el amor y la desilusión; y como el bucle, pasamos de la realidad al sueño y del sueño a la realidad. Su octavo álbum está compuesto por estas piezas inquietantes, a veces ambiguas, que se sienten como un atardecer surrealista cargado de emociones. Una de sus mejores producciones.

Escucha Once Twice Melody en su totalidad a continuación:

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • 1
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE