CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Drugs

¿Qué sucede realmente en el cerebro cuando se toman psicodélicos?

Las respuestas del cerebro pueden ser múltiples ante los estímulos de cualquier droga psicodélica. Fotografía: Wired
Words Carlos Turmero

En la última década se ha desmontado un prejuicio de medio siglo sobre la investigación psicodélica, lo que ha permitido a los científicos comenzar finalmente a investigar los efectos de estos intrigantes compuestos. Las tecnologías de vanguardia han hecho su aporte para recuperar el tiempo perdido, revelando los efectos de sustancias como el LSD, la psilocibina (hongos mágicos) y el DMT en la actividad cerebral y la salud mental. De estos experimentos han surgido varias hipótesis, algunas de las cuales han sido ampliamente aceptadas, aunque un nuevo estudio sobre los efectos de una droga llamada Salvinorina A ha puesto en duda todo lo que creíamos saber sobre los psicodélicos.

La terapia en combinación con la psilocibina ayuda a reducir la depresión y la ansiedad, según estudio

Mientras que cualquier sustancia que altere nuestro estado de conciencia puede afirmar que es un psicodélico, los científicos tienden a otorgar el título más exclusivo de “psicodélico clásico” a aquellas drogas que interactúan con un receptor de serotonina (la “hormona feliz”) llamado el receptor 5-HT2A. Los hongos mágicos, el LSD y el DMT entran en esta categoría, aunque otras sustancias que alteran la mente como la Salvinorina A no lo hacen. Comúnmente encontrada en la planta Salvia divinorum, este compuesto produce un viaje extremadamente intenso que dura unos 15 minutos, pero se une a un receptor opiáceo kappa en lugar de a los receptores de serotonina.

Publicidad

Según un nuevo estudio publicado en la revista Scientific Reports, muchos de los efectos neurológicos que se atribuyen típicamente a los psicodélicos clásicos también se observan cuando las personas toman Salvia, lo que indica que tal vez sea necesario revisar las teorías más populares con respecto al impacto de los psicodélicos en el cerebro.

A partir de aproximadamente 2012, una ola de estudios de imágenes cerebrales reveló que todos los psicodélicos clásicos precipitan un patrón más “entrópico” de conectividad cerebral. Esto se caracteriza por una explosión de comunicación en todo el cerebro, ya que regiones que normalmente no tendrían mucho que ver entre sí, de repente empiezan a interactuar. Simultáneamente, los patrones de conectividad establecidos entre ciertas regiones del cerebro se rompen, con el resultado final de una desintegración de las redes cerebrales.

Los estudios sobre la psilocibina y el LSD han tendido a centrarse en las ramificaciones de este fenómeno dentro de la llamada red de modo predeterminado (DMN), que controla la cognición cotidiana y los patrones de pensamiento. A medida que la DMN se desintegra bajo la influencia de los psicodélicos clásicos, las personas tienden a experimentar la disolución del ego, por lo que pierden la capacidad de ubicarse como una entidad vinculada y distinta que está separada del mundo que les rodea. Sin embargo, la teoría de que la desintegración del DMN sustenta la capacidad de los psicodélicos clásicos de bloquear el ego recibió un golpe cuando se reveló que drogas como el alcohol y el cannabis también interactúan con el DMN, a pesar de que no generan un sentido de unidad universal. Más significativamente, ahora se reveló que la Salvia disuelve el DMN de la misma manera que los psicodélicos clásicos, a pesar de no serlo.

Por consiguiente, parecería que la reducción de la conectividad en el DMN no es exclusiva de los psicodélicos clásicos, lo que indica que la capacidad de estas sustancias para eliminar el sentido de identidad de una persona puede depender de algún otro mecanismo.

¿Podrían estar involucradas otras redes cerebrales?

El estudio de un cerebro entrópico no es una hazaña fácil, dada la enorme proliferación de la conectividad que se produce bajo la influencia de los psicodélicos. Por lo tanto, es bastante difícil precisar exactamente cómo estas sustancias producen sus efectos. No obstante, un estudio observó que el LSD causa un aumento de la conectividad dentro de la red somatosensorial del cerebro, y que esto influyó directamente en la fuerza del viaje reportado por los usuarios.

Otro estudio reveló que las regiones sensoriales del cerebro tienden a integrarse más bajo los efectos de la psilocibina. Sin embargo, todavía se necesita una enorme cantidad de investigación antes de que podamos decir con alguna certeza cómo los psicodélicos producen sus efectos en el cerebro. Lo que está claro, sin embargo, es que es probable que muchas regiones y redes cerebrales diferentes estén involucradas, siendo el DMN sólo una de ellas.

Curiosamente, las investigaciones han demostrado que diferentes regiones del cerebro pueden influir en diferentes aspectos de la disolución del ego. Por ejemplo, un estudio indicó que la disminución de la conectividad en el hipocampo causa experiencias positivas de disolución del ego bajo los efectos de la psilocibina, mientras que el aumento de la conectividad en la corteza prefrontal genera experiencias negativas de disolución del ego. Aún más intrigante, ambas regiones del cerebro están asociadas con el DMN.

Los psicodélicos y la plasticidad del cerebro

La psilocibina tiene efectos antidepresivos prometedores de la mano con psicoterapia, de acuerdo a un nuevo estudio

Múltiples estudios han resaltados los efectos terapéuticos de los psicodélicos, habiéndose descubierto que la psilocibina alivia la depresión en pacientes resistentes al tratamiento, mientras que la ayahuasca (una potente bebida psicodélica elaborada a partir de la vid amazónica Banisteriopsis caapi que contiene DMT como principal ingrediente psicoactivo) se ha asociado con un aumento de la atención. Esas mejoras de la salud mental se han vinculado a un aumento de la flexibilidad cognitiva, por lo que los usuarios suelen tener mayor poder para remodelar sus patrones de pensamiento habituales durante un período de tiempo después de tomar un psicodélico.

Parece lógico atribuir esto a la naturaleza entrópica del cerebro psicodélico. De hecho, numerosos estudios han vinculado este aumento duradero de la flexibilidad cognitiva con el debilitamiento de las pautas rígidas de conectividad y el establecimiento de una actividad cerebral más expansiva y fluida. Sin embargo, los científicos creen ahora que esto puede ser sólo una parte de la historia, y que los psicodélicos también podrían aumentar la capacidad del cerebro para reconectarse a sí mismo generando nuevas neuronas y sinapsis.

La continua remodelación de las vías neuronales dentro del cerebro es una medida de su plasticidad, y se considera esencial para el aprendizaje, la memoria y la curación de los traumas emocionales. El proceso está controlado en gran medida por proteínas como el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF), que es esencial para el crecimiento y el desarrollo de las células nerviosas.

Un estudio reciente reseñado por IFL Science descubrió que los niveles de BDNF aumentaron en el plasma sanguíneo de los voluntarios inmediatamente después de que se les administrara una microdosis de LSD. Otra investigaciones por separado, mientras tanto, encontraron que las neuronas en una placa de Petri tienden a formar más conexiones una vez que el LSD o el DMT se añaden a la mezcla. Los autores de este estudio también encontraron que el DMT aumentaba la densidad de la columna vertebral de las neuronas en los cerebros de los ratones vivos, y que esto tendía a correlacionarse con mejores resultados psicológicos como la capacidad de superar el miedo condicionado y la depresión.

En conjunto, estas conclusiones indican que los efectos de los psicodélicos distan mucho de ser sencillos, y probablemente implican una serie de mecanismos únicos y complejos. Es probable que se lleve un tiempo iluminar plenamente estos procesos, pero por lo que sabemos, no es de extrañar que estas prometedoras sustancias estén generando tal excitación.

Apoya el periodismo abierto e independiente de MOR.BO. El 2021 ha sido un año de serios desafíos y dificultades. Puedes ayudar a mantener nuestros informes de alto impacto realizando una compra en nuestra MOR.BO Contemporary Store que cuenta con objetos de edición limitada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 3
    Me gustó
  • 2
    Me prendió
  • 7
    Lo amé
  • Me deprime
  • 1
    WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE