Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Q&A con la fotógrafa Lili Kobielski: “Las personas encarceladas rara vez son vistas o escuchadas”
I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

Q&A con la fotógrafa Lili Kobielski: “Las personas encarceladas rara vez son vistas o escuchadas”

Words Mirangie Alayon

Una de las frases que más escuchamos en el transcurso de nuestras vidas, es que “una imagen vale más que mil palabras”. Y aunque en nuestra mente suene repetitiva y cliché, en el caso de la fotógrafa norteamericana Lili Kobielski finalmente logra tener sentido: en especial cuando nos encontramos con una de las series fotográficas más impactantes de los últimos años, llamada I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail, que nos cuenta las historias de las vidas que transcurren tras las rejas con una enfermedad mental.

Según un informe de mayo de 2015 de la organización norteamericana National Alliance on Mental Illness, el estado de Illinois recortó USD $ 113.7 millones en fondos para servicios de salud mental entre 2009 y 2012. Como resultado, dos instalaciones para pacientes hospitalizados operadas por el estado y seis clínicas de salud mental de la ciudad de Chicago cerraron; y sin embargo, hubo un aumento en las visitas a las salas de emergencias y de las hospitalizaciones como resultado de crisis psiquiátricas que totalizaron USD $ 131 millones, casi USD $ 18 millones más que el “ahorro” original.

Esta crisis se extiende a lugares como el Departamento de Correccionales del Condado de Cook, localizado en Illinois, y que es uno de los centros de detención preventiva más grandes del mundo, con una población promedio diaria que ronda los ocho mil reclusos. Se estima que el 35% de ellos están mentalmente enfermos, por lo que la cárcel del condado de Cook se ha convertido en uno de los proveedores de atención de salud mental más grandes, si no el más grande de los Estados Unidos.

Así que un buen día, Lili y su cámara se fueron a las instalaciones de la prisión, para documentar las historias tras las rejas de esta cárcel, en un esfuerzo por humanizar la realidad del encarcelamiento masivo en ese país, que a menudo tiene como víctimas a sus ciudadanos más vulnerables. Gracias a esta increíble serie de imágenes, conversamos con Lili acerca del proyecto y de cómo durante un buen tiempo, se dedicó a contarnos en primera persona cómo se vive con una enfermedad mental tras las rejas, a través de las personas que muchas veces han sido olvidadas por la sociedad.

“Uno de los elementos más importantes para hacer este libro fue humanizar los problemas del encarcelamiento masivo, (…) y recordarle a los que estamos en el exterior que quienes viven tras las rejas también son personas, con familias, con vidas, con almas, con historias de dolor y de esperanza”.

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

Lili, gracias por hablar con nosotros. ¿Puedes presentarte a nuestros lectores y decirnos qué te llevó a una carrera en fotografía?

Comencé a tomar fotografías en la escuela secundaria, donde pasaba la mayor parte de mi tiempo libre en el cuarto oscuro revelando fotografías. Asistí al maravilloso programa de fotografía de la Universidad de Nueva York en la Tisch School of the Arts y comencé a obtener mis primeras asignaciones como fotógrafa profesional. ¡Mi primer rodaje fue en la New York Fashion Week, que fue muy emocionante para un joven de 19 años!

En mi trabajo personal siempre he estado más interesada en proyectos documentales de larga duración y de profundidad. Obtuve una valiosa experiencia como narradora y escritora multimedia en la Graduate School of Journalism de la Columbia University. Después de terminar mi maestría, comencé a trabajar independientemente para The New York Times y Vogue, y grabé un proyecto personal que documenta la zona de los Rockaways después de que el huracán Sandy arrasara la ciudad de Nueva York. Esta historia eventualmente se convirtió en mi primer libro, Rockabye.

Mis dos padres son artistas. Y aunque aprecio mucho su trabajo, nunca me consideré una artista. Realmente no creo que mis imágenes sean algo “nuevo” y “original” en la forma en que lo es una pintura o una escultura; es más mi forma de organizar el mundo frente a mí. De encontrar momentos, de aferrarnos a lo efímero. También creo en el poder de la fotografía para contar historias, especialmente historias de personas y temas poco representados.

Nos gustaría hablar sobre tu increíble libro, I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. ¿Cómo empezaste en este proyecto y qué te hizo querer capturar estas caras y estas historias?

En el 2015, recibí una convocatoria Narratively y de la maravillosa organización sin fines de lucro Vera Institute of Justice, quienes estaban en la búsqueda de historias centradas en la experiencia de la prisión. Propuse una versión de I Refuse for the Devil to Take My Soul, y pasé dos semanas en la cárcel en noviembre de 2015. El feature se publicó y la cárcel estaba lo suficientemente contenta con la pieza como para abrirme las puerta y seguir colaborando. Propuse un proyecto de libro para el Vera Institute, la cárcel del condado de Cook y PowerHouse Books y, felizmente, todos estuvieron de acuerdo. No hubiera podido completar este proyecto sin todo el apoyo de estas organizaciones.

Las personas encarceladas están, literalmente, secuestradas de la sociedad y rara vez son vistas o escuchadas. Uno de los elementos más importantes para hacer este libro fue humanizar los problemas del encarcelamiento masivo y la falta de atención de salud mental en los Estados Unidos; y recordarle a los que estamos en el exterior que quienes viven tras las rejas también son personas, con familias, con vidas, con almas, con historias de dolor y de esperanza.

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

I Refuse for the Devil to Take My Soul: Inside Cook County Jail. Fotografía: Lili Kobielski

Lo que este libro ofrece es un vistazo, una visión de la vida tras las rejas, una visión de la desigualdad, la pobreza y las políticas gubernamentales perjudiciales que pueden conducir al encarcelamiento. Kobielski quería, en particular, que el libro no estuviera compuesto por sus palabras, sino por las de las personas encarceladas y las de los oficiales, doctores y trabajadores sociales que trabajan en la cárcel todos los días. Cada entrevista en el libro fue transcrita literalmente y las sesiones de fotos fueron participativas. Para cada sesión fotográfica, preguntó: “¿Cómo te gustaría que te fotografiaran?”, por lo que cada persona podía ser un participante activo en su representación.

“Aparte de mi introducción, todas las entrevistas son textuales, relatos de primera mano. Es muy importante que las personas que aparecen en este libro hablen por sí mismas”.

¿Cómo fue el proceso de obtener las historias y las fotos de los internos? ¿Hay alguien que recuerdes particularmente de esos primeros días?

Trabajar en colaboración con el Vera Institute fue esencial para obtener acceso a la cárcel del condado de Cook; no me hubieran permitido entrar sin su apoyo. Una vez que estaba dentro de la cárcel, me llevaban a diferentes secciones de la cárcel cada día, me presentaba, explicaba el proyecto que estaba haciendo y preguntaba si alguien quería participar. Siempre tuve más personas que querían ser parte del libro de las que me permitían. ¡Desearía haber tenido más tiempo! Recuerdo a todas las personas a las que entrevisté para el libro y todavía estoy en contacto con algunas, algunas páginas de correspondencia están incluidas en el libro.

Hice todo el libro yo misma. Realicé cada entrevista y las grabé en audio y los transcribí. Aparte de mi introducción, todas las entrevistas son textuales, relatos de primera mano. Es muy importante que las personas que aparecen en este libro hablen por sí mismas.

¿Qué significa para ti la pregunta “¿cómo le gustaría que lo fotografiaran?” en el contexto de este libro?

Cada retrato fue participativo, lo que significa que le pregunté a cada persona: “¿Cómo te gustaría que te representaran? ¿Cómo le gustaría que lo fotografiaran?” Hice todo lo posible para que todos los retratos fueran colaborativos, de modo que cada persona tuviera algún control sobre su representación en el libro.

¿Cuál crees que es el desafío más difícil que enfrentamos como sociedad con respecto a la salud mental?

Financiamiento, acceso a la atención, estigma, hacer que las personas que no son tocadas personalmente por el tema se preocupen. Tratar la enfermedad mental como una enfermedad, como la diabetes, por ejemplo, en lugar de un defecto de carácter o una falla moral.

¿Cuál fue la lección más importante que aprendiste durante este proyecto, como fotógrafa, como mujer y como ser humano?

Estoy asombrada de la fuerza y d​​el coraje de cada persona con la que hablé mientras trabajaba en este proyecto, y estoy eternamente agradecida por su generosidad y apertura al compartir sus historias.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • Me prendió
  • 4
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde

Conoce a Lachlan Watson, el actor no binario de 17 años: “Creo que es un error etiquetarte tan rápido, no tienes que ser solo una cosa u otra. Puedes hacerte tu propio camino y puedes hacerlo de manera brillante e independiente, y contar la historia de Susie ha significado mucho para mí. Creo que ambos estamos en un mismo camino de descubrimiento”. More