¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Q&A con el modelo y fotógrafo Sebastián Zuleta: “Al igual que las fotos que tomo, en la vida misma siempre he improvisado”
Fotografía: Sebastián Zuleta

Q&A con el modelo y fotógrafo Sebastián Zuleta: “Al igual que las fotos que tomo, en la vida misma siempre he improvisado”

Words 17millones

Sebastián Zuleta, modelo desde hace ocho años y foto-documentalista por default hace uno, emprendió el 2014 un viaje junto a su ahora ex novia Kara (también modelo), haciendo autostop desde Santiago de Chile hasta Ciudad de México, para trabajar en el modelaje en una de las principales ciudades de Latinoamérica. Tras dos años de travesía decidieron partir a China, en dónde después de trabajar y fiestear intensamente, llegó el colapso: crisis de pánico, reacciones del cuerpo al exceso y a los cambios de casa. Tras volver a Chile durante un año en busca de refugio y nuevas energías, Sebastián decide retornar a China, esta vez enfocado en el trabajo y con el objetivo de conocer lo máximo posible el espíritu y la cultura de las calles locales.

Recién a los dos años de esta nueva etapa en el país asiático, se hace consciente del atractivo del mundo en el cual se encuentra inmerso: un mundo de excesos y desenfreno, que reúne a modelos de todas partes del mundo (incluso algunos de ellos menores de edad), al cual pocos tienen acceso, pero que a todos intriga; y lo mejor de todo, en el contexto cultural de un país como China. Ahí es cuando decide tomar su cámara para empezar a documentar este mundo, primeramente sólo por la entretención de hacer el registro, pero que hoy comparte en sus cuentas @gazmurialfonso, @dj_erotic y @zuleta333.

De eso se trata esta entrevista: de cómo es no tener una vida común, ni vivencias comunes. De entender la vida como algo que no tiene repetición.

Y​a es tu segunda vez en China, ¿Por qué volviste y decidiste agarrar una cámara?

China es es un país muy diverso en todo sentido. Dependiendo a la región a la que vayas, todo cambia mucho: naturaleza, comida, arquitectura; incluso diferentes dialectos del idioma. De primera, todo eso se me hizo muy atractivo, pero definitivamente lo que me hizo volver por segunda vez y quedarme un largo tiempo fue la libertad; libertad que en mi país no tengo, ni tampoco en otros países que he estado. Decidí empezar a fotografiar para documentar. Trabajo en la industria de la moda, específicamente en modelaje, lo cual me permite compartir con gente de todo el mundo y vivir una vida muy diferente a la que la gente normalmente vive. Por otro lado en la calle pasan muchas cosas, muchos personajes y sucesos que de seguro nunca me dejarán de sorprender.

Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta

He visto tus registros en historias de Instagram y en fotos. Cuéntame, ¿es realmente intenso el background del mundo del modelaje?

¡Intenso es de hecho es la palabra perfecta! Normalmente se trabaja por contratos, los cuales pueden variar dependiendo de cada modelo. Pueden ser desde dos semanas a un mes, tres meses, y algunas veces haces ​direct bookings​ (que es viajar específicamente a algún país para hacer un shooting, desfile, revista, etc.). En ese período que estás localizado se vive muy intenso: muchos trabajos, castings, fiestas; te encuentras con gente de todas las edades, estilos, diferentes países. Lo que publico y lo que registro realmente no es nada comparado a lo que realmente se vive en el modelaje, sobre todo en China.

Esta intensidad que dices tiene que ver un poco con el uso de drogas, condiciones laborales, diferencias culturales, ¿son muchas las diferencias con Latinoamérica?

Sí, totalmente. Tiene mucho que ver con las condiciones laborales, y sobre todo con las diferencias culturales. En el tema de las drogas influye mucho la edad: a veces te encuentras con niñ@s de 14 años viajando [email protected] en las mismas condiciones que modelos más grandes. Las condiciones laborales son muy random, sabes poco o nada a lo que vas; te puedes encontrar con shootings muy extraños. Por otro lado, en China les pagan a los modelos por ir a los clubes (normalmente CLP $25.000), solo para ir a fiestear. Ahí es cuando todo se empieza a poner loco: las fiestas de modelos en China son muy intensas, pasa de todo. Es difícil responder cuál es la diferencia con Latinoamérica, porque en general vivir como modelo 24/7 como dije significa vivir rodeado de gente de todo el mundo, de todas las edades, viviendo una vida muy inusual, ya que es todo muy al azar.

Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta

¿Cómo es tu proceso creativo dentro de estos set en los que te contratan y estás rodeado de modelos?

Realmente no me había cuestionado si hay un proceso creativo, ya que todo nace desde la improvisación: veo algo que está pasando y si me parece interesante, le tomo una foto. Sobre sacar fotos en los lugares donde estoy trabajando (normalmente estudios fotográficos), es todo muy fuera de control, pasan muchas cosas. Por otro lado a veces me tocan fotos en locación muy bacanes, hay mucha gente creativa, con propuestas zarpadas, así que ahí aprovecho de documentar lo que está pasando.

Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta

¿Tienes alguna anécdota muy singular que te haya tocado disparando?

No tengo muchas ya que siempre trato de pasar desapercibido cada vez que shooteo; pero sí me pasó una vez caminando por Guangzhou (una ciudad al sur de China), que encontré un ghetto y me inserté en él para tomar algunas fotos. Los ghettos chinos se pueden comparar a las favelas de Brasil, con la diferencia que no son peligrosas. Caminado entre las pequeñas calles del ghetto escuché gritos que venían desde una pequeña casa: había una ventana abierta, apenas se podía ver dentro del living de la casa. Metí cuidadosamente la cámara para tomar una foto, y disparé sin darme cuenta de que tenía el flash activado.

Enseguida los chinos comenzaron a gritar desde dentro hasta que salieron y ahí me vieron parado. Me asusté de primera porque los chinos son a veces un poco agresivos, sobre todo en esta ciudad. Les pedí disculpas en chino (con el poco chino mandarín que sé), y eso les hizo mucha gracia, ya que mi chino es malísimo. Por lo mismo me dejaron pasar y me empezaron a mostrar lo que estaban haciendo: estaban jugando un juego de apuestas con cartas que la verdad no tengo idea cómo se llama, tomamos unos tragos de whiskey chino y cerveza.

Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta

¿Con qué cámaras disparas?

De momento las que estoy usando son Yashica FX2, Olympus U1 y la última que obtuve fue una Nikon F3HP.

Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta

Te he visto comiendo cosas muy exóticas, en el límite de lo incomible. ¿Cómo ha sido adaptarse al menú chino y dejar los completos con las papas fritas y la carne mechada?

Uff… algo realmente difícil. La primera vez que vine no entendía nada, estuve tres años fuera de Chile y alrededor de un año en China. La comida fue y es una de las cosas que más extraño, sin duda. Cuando llegué fue súper complicado: la comida es realmente diferente y los chinos pueden comer de todo. Seguramente por la revolución agrícola de Mao Zedong se acostumbraron a comer realmente de todo: ranas, serpientes, todo tipo de bichos…..¡hasta perros! Todo depende de la región.

Personalmente he probado casi de todo, excepto perro (por lo menos hasta donde yo sé… ¡jaja!). A veces comes comida en la calle, tipo los carritos con sopaipas o completos que hay en Chile, pero con comidas muy elaboradas ¡Muy rico! Ahí no se sabe qué carne es realmente. La comida que más me sorprendió y sigue siendo lo que más me gusta es una fruta, que seguramente has visto en mis historias: siempre estoy subiendo fotos y videos del Durian, que es una fruta tropical a la que llaman “rey de las frutas”. Tiene un aspecto muy alien: es grande, con puntas muy gruesas, muy hostil de vista; después por dentro parece una crisálida, el olor es realmente muy fuerte y único; y en cuanto al sabor, la gente le tiene mucho asco, porque huele a podrido. Seguramente a un 70% le da asco. A mí, en cambio, me encanta. Ahora, es súper cara, así que como solo de vez en cuando.

Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta

Si voy a China, ¿qué restaurante me recomendarías? Y en cuanto a salir a bailar, ¿qué lugar es el indicado para terminar bailando hasta las 11 del otro día?

Para comer, definitivamente cualquier puesto en la calle, jajaja. Y en cuanto a fiestas, en Beijing recomiendo el club Lantern (música electrónica): es un subterráneo con paredes de concreto, la música revienta bacán, tiene una onda realmente underground. Es bacán ver a los chinos en ese ambiente, porque de toda su locura, no están muy en la cultura underground. En Shanghai hay muchas opciones: Arkham, un club donde depende del día te puedes encontrar con tocatas de trap con artistas internacionales hasta fiestas techno; Elevator es otro club de música electrónica con muy buena vibra y normalmente buenos dj’s, normalmente pasan música house; otra opción es The Mansion, es una casona con subterráneo donde también pasan principalmente música electrónica. Todos los clubes que te nombré tienen influencias europeas, si realmente quieres ver algo muy chino, hay que ir a los clubes de EDM, la música es realmente una mierda según yo pero es súper loco ver a los chinos cómo se emborrachan hasta quedarse dormidos o vomitando ahí mismo en las mesas.

Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta

Veo que eres amigo de muchos ucranianos y algunos son bien creativos. He seguido los films de Andrew Kaplya y me hacen entender, al igual que tus registros, lo que están viviendo en China como modelos. ¿Han pensado en colaborar?

Sí, tengo muchos amigos de Ucrania y Rusia. La mayoría de los modelos que ves en Asia son de Europa del Norte. Con Andrew Kaplya nos tocó un contrato en Shanghai; vivimos tres meses en el mismo depa. Él es un genio: muy creativo, muy diferente a los otros ucranianos. Ahora nos tocó estar en la misma ciudad, pero con diferentes agencias. Y sí: estamos de hecho planeando hacer cosas juntos. Tenemos algunos proyectos en mente que queremos llevar a cabo en poco tiempo.

Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta

Todo este material que estás registrando, ¿tienes pensado exponerlo en algún lugar?

Me lo he cuestionado. Tengo un par de ideas en mente, pero la verdad soy bastante tímido cuando las cosas se ponen “serias” .

Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta

Me acuerdo que una vez estábamos haciendo Facetime y estabas en un casting; llegó la policía y se llevó a muchos modelos. ¿Qué onda eso?

¡Wow! ¡¿Estábamos haciendo FaceTime?! Eso fue muy loco. Hay una cantidad enorme de modelos en China (sobre todo en Shanghai, que es la ciudad en donde pasó esto), que trabajan sin tener visa de trabajo. Era mi caso y el de muchos en ese momento. Había escuchado muchas veces que la policía china hacía castings falsos para atrapar a los modelos sin visa. Siempre creí que era un mito, hasta ese día. El casting convocó muchísimos modelos: quizás unos 70 modelos, entre hombre y mujeres. Ahí estaba mi ex novia, con la cual vivíamos juntos, estaba todo muy normal, hasta que un booker de otra agencia fue al piso en donde estábamos esperando para hacer el casting.

Este chico nos avisó que estaba la policía de migración en el primer piso atrapando modelos como si fuera un videojuego. Yo lo sentí así realmente. Obviamente no hice el casting, fui al lobby y ahí estaba la policía: ya tenían unos 15 modelos atrapados, muchos amigos y amigas, y entre ellos mi ex novia, la cual fue deportada. Yo estaba con la mente muy fría tratando de pasar desapercibido, y en un momento vi a los policías que estaban en la entrada del edificio saturados con tanto modelo. Así que me dije “okay: ¡esta es la mía!”. Tomé aire y, cara dura, salí como si nada. A unos cinco pasos de la policía, uno de ellos me vio, me agarró del brazo y me dice en inglés “¡Pasaporte! ¡Pasaporte!”. Le respondo, “¿Pasaporte? ¿Por qué?”. Él me dice: “¡Modelo, modelo, modelo!. “Mira: estoy súper apurado; no entiendo qué me estás hablando. Tengo mi pasaporte en mi hotel. Adiós”.

Y así no más, le di la espalda y caminé sin dudar. El policía quedó parado ahí mirando, sin saber qué hacer, y safe. Me sentí más chileno que nunca jajaja. Finalmente el casting había sido planeado por la policía de migración china. De hecho, las oficinas estaban en frente del edificio del casting. Según el establishment no tienes una vida normal y tampoco estudiaste algo formal como en una universidad o algo protocolarmente correcto.

Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta
Fotografía: Sebastián Zuleta

¿Qué consejo le darías a alguien que tiene dudas sobre seguir una vida protocolarmente correcta?

Al igual que las fotos que tomo, en la vida misma siempre he improvisado. Tuve todo tipo de trabajos, hasta que encontré el modelaje. Ahí he estado varios años pegado, pero también he tomado muchos cursos de diferentes disciplinas; y de manera autodidacta, he tenido la suerte de tener amigos creativos, que de todas maneras han sido mis grandes maestros. Le diría a las personas que se cuestionan el seguir una vida más convencional (o a quienes quizás simplemente no pueden, como me pasó a mí), que si por x motivo sienten miedo, que exploren cuanto más puedan, hasta que encuentren algo que realmente les apasione. La vida misma no es fácil: todo está en uno.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 6
    Me gustó
  • 3
    Me prendió
  • 14
    Lo amé
  • Me deprime
  • 1
    WTF!
  • Me confunde