Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Q&A con el fotógrafo Kyle Berger: “Quiero burlarme de la noción de hipernormalización”
Fotografía: Kyle Berger

Q&A con el fotógrafo Kyle Berger: “Quiero burlarme de la noción de hipernormalización”

Words Mirangie Alayon

Puede que no seas fanático de la comida chatarra, pero si hay algo que con que todos nos podemos identificar es con la presencia de los arcos dorados en donde quiera que estemos: en las últimas décadas, se han convertido en parte esencial de nuestro paisaje,nuestra cultura y nuestra identidad, lo queramos o no. A veces sobresalen como un Big Brother corporativo inescapable que pese a su apariencia topográfica, es una muestra del poder del capitalismo alrededor del planeta.

Aquí es donde entra nuestro fotógrafo invitado de hoy, el canadiense Kyle Berger, que después de enamorarse del trabajo crítico y reflexivo de artistas como Tim Davis, decidió reinterpretar el logotipo en un contexto que lo redimensiona como parte de un presente distópico. Después de graduarse en Estudios Culturales en la Universidad de Calgary y de Fotografía en la Escuela de Arte y Diseño de Alberta, Kyle ahora reside en Toronto, Ontario, donde continúa documentando el imperialismo cultural y se esfuerza por obtener la mayor cantidad de dinero posible aprovechándose de las corporaciones.

Conversamos recientemente con él para descubrir un poco más de su ingenioso proceso creativo, por qué debemos desconfiar de manera inherente en el sistema capitalista que nos rodea, y su teoría conspirativa sobre los conos de tráfico y los pilones.

“Quiero burlarme fundamentalmente de la noción de hipernormalización; lo que esencialmente se describe como “una mente de colmena” paradójica”.

Fotografía: Kyle Berger

Fotografía: Kyle Berger

Fotografía: Kyle Berger

Fotografía: Kyle Berger

Fotografía: Kyle Berger

Fotografía: Kyle Berger

Fotografía: Kyle Berger

Fotografía: Kyle Berger

¡Hola, Kyle! Gracias por hablar con nosotros. Por favor, preséntate a nuestros lectores y cuéntanos cómo te iniciaste en la fotografía.

¡Hola! Mi nombre es Kyle Leonard Ludwig Berger. Nací en las praderas occidentales de Canadá y pasé mis años de formación creciendo en una comunidad suburbana en el límite de Calgary, Alberta. Compré mi primera cámara en la escuela secundaria (hace unos 12 años, ¡horror!) y empecé a jugar solo fotografiando a mis amigos. Pensé que tomar fotos
era realmente genial porque todos los niños geniales de la escena musical hardcore local tomaban fotos de sus shows con una lente de ojo de pez, y bueno, también quería tener sexo.

¿Qué te atrae a las imágenes que terminas capturando? ¿Qué te hace hacer clic, y qué sientes cuando presionas ese botón?

Creo que una gran parte de la forma en que tomo y edito mis fotos reside en el lugar donde me criaron. Mi escuela secundaria compartía un estacionamiento con un Wal-Mart  y un McDonalds, así que mucha de mi vida giraba en torno al espíritu de un vecindario suburbano con casas idénticas y centrado alrededor de centros comerciales al aire libre llenos de grandes tiendas.

Básicamente, mezclo ese marco básico de visualización del mundo con cómo las personas ahora han decidido digerir los medios de comunicación y ver el mundo a través de Internet. Quiero burlarme fundamentalmente de la noción de hipernormalización; lo que esencialmente se describe como “una mente de colmena” paradójica. Los participantes de la sociedad están aceptando el fracaso de dicha sociedad por una negativa a juzgar el status quo social, y una aceptación general de la sociedad falsa como real.

Así que a través de Photoshop, creo realidades falsas pero creíbles, y como se ven en una plataforma llena de publicidad secreta y estadísticas infladas: todo se puede leer como realidad.

¿Qué harías si una cadena de comida rápida te ofreciera la oportunidad de hacer la sesión de fotos de tus sueños? ¿Cómo se vería?

Lo más probable es que tome los recursos que cualquier cadena de comida rápida esté dispuesta a proporcionar y les haga trolling hasta el cansancio. No creo que estas empresas necesiten más validación.

Fotografía: Kyle Berger

Fotografía: Kyle Berger

Fotografía: Kyle Berger

Fotografía: Kyle Berger

Fotografía: Kyle Berger

Fotografía: Kyle Berger

Fotografía: Kyle Berger

Fotografía: Kyle Berger

“Estos organismos corporativos viven cómodamente dentro de los confines de la normalidad social, pero que se aprovechan de nosotros como sociedad, en especial de los grupos más débiles de la clase trabajadora”.

En su trabajo, utiliza la edición digital de forma visible destacando nuestra superficialidad e hipernormalización como sociedad, transformando lo cotidiano y lo evidente en imágenes con un subtexto más oscuro, pero sin dejar de lado el humor inherente de la sociedad de consumo, que queda enmarcada en el absurdo y su visión del declive de la sociedad occidental.

¿Cuál dirías que es el proceso fortuito de encontrar estas imágenes particulares, en particular tus encuadres y, a veces, escenarios absolutamente absurdos?

El proceso es ½ percepción fortuita y ¾ percepción forzada a través de imágenes manipuladas. Vago mucho con mi cámara. Intento salir a dar un largo paseo fotográfico al menos dos veces por semana. Aunque con el clima cada vez más frío ha sido más lento de lo habitual. Solo trato de tomar fotos con encuadres que pueden contar una historia en sí misma, así que tomo cientos de estas imágenes, me siento y las veo. Cuando una me llama la atención, según mi estado de ánimo, agrego la narrativa.

Últimamente ha habido muchos pilones. Hay un montón de construcciones en Toronto, y debe haber un millón de conos de tráfico en las carreteras en este momento. Mi teoría es que estos pilones nos vigilan secretamente a todos. Esencialmente, puedes colocar un pilón en cualquier lugar y la gente lo evitará. Al igual que los arcos dorados, estos objetos han sido considerados por la sociedad como algo no intrusivo y están normalizados como tales, pero a través de mi trabajo estoy tratando de comunicar la masa de estos objetos que siempre ignoramos.

¿Puedes contarnos una historia detrás de una de tus fotografías favoritas? ¿Qué es lo que más recuerdas al respecto?

La fotografía o grupo de fotografías, más bien, que realmente se quemaron en mi cerebro y que esencialmente formaron mi lente creativa serían las series de Tim Davis. Davis capturó imágenes de casas con ventanas que reflejaban las estaciones de servicio y señales de comida rápida de la cuadra del frente. Un inquietante pero sutil recordatorio de que estos organismos corporativos viven cómodamente dentro de los confines de la normalidad social, pero que se aprovechan de nosotros como sociedad, en especial de los grupos más débiles de la clase trabajadora.

Dinos la verdad: ¿alguna vez fuiste acosado por tu apellido y tu obsesión con las cadenas de comida rápida?

Seguro. La mayor parte del tiempo me acosaron por comenzar mi pubertad muy tarde, pero si tuviera un dólar por cada vez que me decían, “¿quieres papas fritas con eso, Berger?” Tendría suficientes dólares para pagar mis aterradores
préstamos estudiantiles.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 2
    Me gustó
  • 3
    Me prendió
  • 9
    Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • 1
    WTF!
  • Me confunde

Conoce a Lachlan Watson, el actor no binario de 17 años: “Creo que es un error etiquetarte tan rápido, no tienes que ser solo una cosa u otra. Puedes hacerte tu propio camino y puedes hacerlo de manera brillante e independiente, y contar la historia de Susie ha significado mucho para mí. Creo que ambos estamos en un mismo camino de descubrimiento”. More