¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Q&A con el fotógrafo Alex Huanfa Cheng: “Cuando tomamos fotos con respeto y emoción, encontramos un eco de otras personas”
Chinese Wonderland. Fotografía: Alex Huanfa Cheng

Q&A con el fotógrafo Alex Huanfa Cheng: “Cuando tomamos fotos con respeto y emoción, encontramos un eco de otras personas”

Words Mirangie Alayon

El fotógrafo parisino Alex Huanfa Cheng nació en un pequeño pueblo rural de la provincia de Hubei, en el centro de China. Si bien en un principio sus padres querían que se convirtiera en ingeniero y tuviera un trabajo estable, lo cierto es que eso no era lo suyo y poco después, con algunas fotografías amateur que hizo en su pueblo, logró un puesto en la Escuela de Bellas Artes de París, en donde terminó haciendo de la fotografía su carrera, pues dice que es la mejor manera de expresarse como artista y como persona.

Hoy reseñamos su serie Chinese Wonderland, un trabajo que está haciendo desde hace varios años, tomándose un mes al año para visitar su china natal. Con la serie, Alex comenzó a reflexionar sobre el lugar que ocupa China en su propia experiencia y en el mundo moderno. Poco a poco, comenzó a observarla con más calma, viajando y captando los rostros de los chinos corrientes, su estilo de vida, su vestimenta, su estética y su entorno, planteándose preguntas sobre la China contemporánea.

Recientemente conversamos con él sobre sus inicios, sobre lo que significa la fotografía para él, a quiénes admira, y por qué dentro de 20 años, aun si nunca llega a ser famoso o millonario con su práctica fotográfica, nunca tendrá ninguna clase de arrepentimiento, probablemente mientras escuche a Edith Piaf cantar las notas de Je Ne Regrette Rien desde su balcón en la Ciudad Luz.

Chinese Wonderland. Fotografía: Alex Huanfa Cheng
Chinese Wonderland. Fotografía: Alex Huanfa Cheng
Chinese Wonderland. Fotografía: Alex Huanfa Cheng
Chinese Wonderland. Fotografía: Alex Huanfa Cheng
Chinese Wonderland. Fotografía: Alex Huanfa Cheng
Chinese Wonderland. Fotografía: Alex Huanfa Cheng
Chinese Wonderland. Fotografía: Alex Huanfa Cheng
Chinese Wonderland. Fotografía: Alex Huanfa Cheng
Chinese Wonderland. Fotografía: Alex Huanfa Cheng
Chinese Wonderland. Fotografía: Alex Huanfa Cheng

“Una cámara es una herramienta poderosa para acercarse a las personas, para conocerlas. Puedo expresarme directamente a través de la lente muy libremente”.

Querido Alex, es un honor hablar contigo. ¿Podrías presentarte a nuestros lectores y contarnos la historia de cómo terminaste como fotógrafo?

Nací en un pequeño pueblo de Hubei, China, donde la vida es muy conservadora y pobre. Mis padres esperaban que fuera un tipo de oficina y que tuviera una vida estable. Estudié mucho y fui a una buena universidad en Beijing para estudiar ingeniería. Pero odiaba lo que estaba haciendo, porque pensaba que no estaba siguiendo a mi verdadero yo. Sin embargo, tomar fotos me dio más confianza. Encontré una nueva conexión con el mundo. Estudié fotografía por mi cuenta con pasión, e hice algunos proyectos documentales serios por mi intuición cuando estuve en China. Fui admitido afortunadamente por la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes de París en 2013 con estas series.

Tu enfoque de la fotografía es muy personal y tus retratos son impresionantes. ¿Existe alguna razón en particular por la que prefieras fotografiar a la gente en vez de lugares y paisajes?

De verdad que tengo más fotos de retratos. Pero también me gusta fotografiar bodegones y paisajes. Retratos de personas, algunos objetos sobre personas, y paisajes donde vive la gente, me gustaría hacer una serie o un libro con estos tres tipos de fotos.

¿Hay algo que aún no hayas fotografiado y que te gustaría capturar con la cámara?

Lo que me fascina de la fotografía es que podemos ver el paso del tiempo en imágenes. Estoy tomando fotos de mi esposa embarazada. Y he hecho esta serie durante 5 años. Mi bebé nacerá a principios de julio. Será el nuevo héroe en mi lente. Volveré a mi ciudad natal en China, para disparar a mi familia, a algunas personas de mi ciudad natal, incluso algunos desnudos, para romper la alienación entre nosotros.

Tienes una licenciatura en comunicación y una maestría en arte, ¿qué te motivó a elegir la fotografía como carrera?

Me apasionaba tomar fotos cuando era estudiante en la universidad en China. Una cámara es una herramienta poderosa para acercarse a las personas, para conocerlas. Puedo expresarme directamente a través de la lente muy libremente. Me mudé a Francia a finales de 2012 y obtuve 4 años de educación en arte contemporáneo en la escuela de Bellas Artes de París, lo que me cambió completamente. Mis profesores son artistas importantes en Francia. Me animaron a hacer trabajos a partir de mi experiencia personal, para ser yo realmente, no debo ser influenciado fácilmente por las críticas de otros.

Pero al mismo tiempo, es extremadamente difícil para un joven fotógrafo estar en una ciudad donde hay tantos talentos como París. Afortunadamente, ayudé a dos fotógrafos de moda en China. Aprendí algunas habilidades de fotografía de moda, así que no tuve que trabajar en restaurantes. Esa doble facilidad con la fotografía de moda y de bellas artes, son como dos piernas que tengo para ayudarme a caminar sin problemas. La fotografía es una forma de arte muy pragmática.

Chinese Wonderland. Fotografía: Alex Huanfa Cheng
Chinese Wonderland. Fotografía: Alex Huanfa Cheng
Chinese Wonderland. Fotografía: Alex Huanfa Cheng
Chinese Wonderland. Fotografía: Alex Huanfa Cheng
Chinese Wonderland. Fotografía: Alex Huanfa Cheng
Chinese Wonderland. Fotografía: Alex Huanfa Cheng
Chinese Wonderland. Fotografía: Alex Huanfa Cheng
Chinese Wonderland. Fotografía: Alex Huanfa Cheng
Chinese Wonderland. Fotografía: Alex Huanfa Cheng
Chinese Wonderland. Fotografía: Alex Huanfa Cheng

“Cuando tomamos fotos con respeto y emoción, podemos encontrar un eco de otras personas. Dentro de 20 años, tal vez no sea lo suficientemente rico o famoso como esperaba, pero si disfruto de lo que hago, no me arrepentiré de nada”.

¿Hay algún fotógrafo al que sigas, o alguno en particular al que admires?

Patrick Feigenbaum y Alec Soth. De estos dos fotógrafos aprendí a hacer un proyecto como un libro. Los interiores chinos de Robert van der Hilst es uno de mis libros favoritos. El paisaje chino de Kechun Zhang, las fotos de archivo sobre el pueblo chino de la mina de plata de Beijing me inspiraron mucho.

¿Cuál es el trabajo más desafiante que has hecho y cómo superaste ese desafío?

Obviamente, Chinese Wonderland es mi proyecto más difícil. Viajé mucho, muy solo y fatigado, pero el proyecto sigue siendo solo el principio. Debo seguir trabajando durante algunos años más. Me tomaré un mes cada año para volver a China, encontrar algunos lugares y personas más interesantes, y tener una mejor selección de fotos, para hacer esta serie más convincente y única.

Cuando tu propia vida personal se convierte en el tema, ¿cómo lidias con eso después, cuando terminas tu trabajo?

Tomar fotos de mi vida personal nunca termina. Es un tipo de estilo de vida y una manera más allá de las palabras para comunicarme con mi familia. Creo que mi vida personal es única, pero también es una experiencia común del ser humano. Cuando tomamos fotos con respeto y emoción, podemos encontrar un eco de otras personas. Dentro de 20 años, tal vez no sea lo suficientemente rico o famoso como esperaba, pero si disfruto de lo que hago, no me arrepentiré de nada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • Me prendió
  • 3
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • 1
    Me confunde