Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

¿Por qué las leyes anti-aborto son aprobadas por hombres que no saben de biología femenina?

Parte de los legisladores del estadod e Alabama en aprobar la polémica ley antiaborto. Fotografía: Rihanna/Instagram
Words mor.bo

En los últimos años, el acceso al aborto libre ha sido una de las luchas más importantes para las mujeres: recientemente, Chile finalmente aprobó la ley que lo permite en tres causales luego de décadas de una imposición hecha en la época de Pinochet; el año pasado, Irlanda se sumó a la iniciativa luego de restricciones basadas en lo religioso; y Argentina continúa en pie de lucha luego de que la ley fuese aprobada por su cámara de diputados, pero finalmente rechazada por el senado.

El aborto siempre ha sido un tema polémico y álgido, uno que desata pasiones pero que en el fondo descubre una realidad tangible y peligrosa: el deseo de estados y poderes públicos de legislar sobre el cuerpo de las mujeres y sus decisiones propias, algo que se hace insidioso cuando nos damos cuenta de que quienes finalmente crean estas leyes tienden a ser hombres, el género que suele dominar las políticas públicas alrededor del mundo.

Esta semana, 25 hombres (blancos y Republicanos) aprobaron por mayoría una de las leyes anti aborto más extremas del último siglo: comparando la finalización del embarazo con el Holocausto judío de la Segunda Guerra Mundial, el proyecto permite el aborto sólo si la salud de la madre estuviera en peligro crítico (casos de violación o incesto deben finalizar la gestación), prohibiéndolo virtualmente solo en el momento de la concepción. No penaliza a las mujeres por abortos, pero podría enviar a los médicos que los practican a prisión hasta 99 años, más de lo que los violadores enfrentan en la mayoría de los casos.

En Ohio, una ley firmada el mes pasado por el gobernador Mike DeWine (también Republicano) prohíbe el aborto tan pronto como se pueden detectar los latidos del corazón del feto, antes de que muchas mujeres sepan que están embarazadas, también sin excepción por violación o incesto. Y en Georgia, una nueva ley firmada la semana pasada por el gobernador Brian Kemp (otro Republicano) prohíbe el aborto después de seis semanas, nuevamente antes de que muchas mujeres sepan que están embarazadas.

Las reacciones no se hicieron esperar. En su Instagram, Rihanna recalcó justamente el hecho de que quienes votaron por la ley eran todos hombre blancos Republicanos: “Mírenlos. Estos son los idiotas que toman decisiones por las mujeres en Estados Unidos. Gobernadora Kay Ivey… ¡debería darle vergüenza!”

Más allá de cuestiones de género, lo que realmente sorprende es que la mayoría de los legisladores que aprueban este tipo de medidas tienen problemas para articular los hechos más básicos sobre la biología de la mujer, la concepción, o incluso cómo funcionaría la ley misma. En Alabama, cuando la prensa le preguntó al senador Clyde Chambliss (Republicano, claro) si la ley permitiría que las víctimas del incesto obtuvieran abortos, él respondió: “Sí, hasta el momento que sepan que están embarazadas”.

Nunca explicó cómo alguien podría tener un aborto antes de saber que estaba embarazada, excepto con la afirmación de que “se necesita tiempo para que todos los cromosomas se junten”. Es lamentable que el cuerpo, la vida y el futuro de las mujeres estén literalmente en manos de hombres que aparentemente no pudieron aprobar una clase de salud reproductiva en la escuela.

Esta falta de comprensión sobre cómo funcionan los cuerpos femeninos es un factor común entre los legisladores más extremos: El representante John Becker de Ohio (Republicano), patrocinó un proyecto de ley para limitar la cobertura de seguro para abortos, afirmando que tendría una excepción para los embarazos ectópicos, cuando el óvulo fertilizado se implante fuera del útero. “Ese tratamiento sería extraer el embrión de la trompa de falopio y reinsertarlo en el útero”, dijo, explicando un procedimiento que no existe y que no es médicamente posible. El representante estatal de Texas, Dan Flynn (Republicano), cree que el aborto requiere cortar el útero de una mujer; Vito Barbieri (Republicano), representante de Idaho, piensa que es posible hacer un examen ginecológico remoto a una mujer si se traga una cámara diminuta; y el ex congresista de Missouri, Todd Akin, (Republicano) una vez afirmó que las mujeres no pueden quedar embarazadas si han sido violadas porque “el cuerpo femenino tiene maneras de apagarlo todo“.

Deprimente, ¿no? Y no se trata solo de que estén tan tristemente equivocados en cuanto a biología, sino que estas leyes arcanas parecen tener una comprensión nula de cómo la implementación de su legislación impacta a las mujeres con abortos espontáneos, quienes en la mayoría de los casos, deben justificar y convencer a la Fiscalía de que no fueron provocados.

Lo peor de todo es que ninguna de estas leyes van a detener los abortos: estos se seguirán practicando de manera ilegal, poniendo a más mujeres en peligro mientras los movimientos pro-vida se afanan de haber cumplido su cometido. Que no nos extrañe ver a Latinoamérica seguir el nuevo ejemplo de los Estados Unidos, que cada vez más parece acercarse a la realidad distópica de The Handmaid’s Tale. No nos extrañaría ver al brasileño Jair Bolsonaro impulsar una iniciativa similar.

Seamos honestos: estas leyes no tratan de proteger los óvulos fertilizados. Nunca se han hecho en defensa de “proteger la vida”: simplemente son un mecanismo más en donde hombres puedan controlar los cuerpos de las mujeres en nombre de “la religión y la moral”. Incluso si no saben cómo esos cuerpos funcionan. ¿Realmente confiamos en que los legisladores latinoamericanos no comparten la misma ignorancia?

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • 4
    Me deprime
  • 4
    WTF!
  • Me confunde

Conoce a Lachlan Watson, el actor no binario de 17 años: “Creo que es un error etiquetarte tan rápido, no tienes que ser solo una cosa u otra. Puedes hacerte tu propio camino y puedes hacerlo de manera brillante e independiente, y contar la historia de Susie ha significado mucho para mí. Creo que ambos estamos en un mismo camino de descubrimiento”. More