CLOSE
Follow 🔥
¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives Style

¿Por qué la moda quiere usar las enfermedades mentales y la salud como una tendencia?

Modelos en los desfiles de Gucci y Kiminte Kimhēkim. Fotografías: Evening Standard/WWD
Words mor.bo

Esta semana, conocimos el caso de la modelo Ayesha Tan Jones, quien desfilara en la Milan Fashion Week el fin de semana pasado con el eslogan mental health is not fashion (o, la salud mental no es moda) dibujado en sus manos como una protesta contra Gucci, que usó camisas de fuerza como parte del show, que presentaba su colección primavera-verano 2020. “Como artista y modelo, he afrontado mis propias luchas con la salud mental… Es insensible que una importante casa de moda como Gucci use estas imágenes como concepto para un momento de moda fugaz”. 

Así ocurrió en la pasarela:

Ver esta publicación en Instagram

STATEMENT for my protest of the @gucci show ✊🏽 MENTAL HEALTH IS NOT FASHION

Una publicación compartida por YaYa Bones (@ayeshatanjones) el

Poco después, Gucci respondió oficialmente contando que el director creativo Alessandro Michele había diseñado las piezas “para representar cómo a través de la moda el poder se ejerce sobre la vida para eliminar la auto expresión. Este poder prescribe normas sociales, clasifica y frena la identidad”. Además, afirmaron que las piezas no se producirían, sino que solo fueron creadas como “concepto” para la pasarela. Luego de este fiasco, podrían imaginarse que a más nadie se le ocurriría jugar con este timó de iconografía… pero no.

Durante la Paris Fashion Week de esta semana, la marca Kimhēkim fue criticada por enviar modelos por la pasarela conectadas a bolsas de suero. Las modelos también usaron grandes gafas de sol negras y camisetas que decían “enfermo”. La diseñadora surcoreana Kiminte Kimhēkim, explicó el tema de la pasarela de esta manera: “La colección es sobre gente que busca atención y que pasan sus vacaciones de verano en un hospital”. Ewww.

Como se imaginan, la gente no está muy contenta con el uso de las bolsas intravenosas, así como la concepción de la diseñadora, que parece promover una imagen “chic” relacionada con las enfermedades, y que romantiza cualquier tipo de enfermedad. Eso sin hablar de la crueldad inherente en sugerir que la gente que experimenta una enfermedad, mental o de otro tipo, está buscando atención.

La realidad de las enfermedades mentales en la moda

Alexander McQueen
Fotografía: Tim Walker/Vogue

Definitivamente hay una manera de hacer una provocativa declaración en la Fashion Week sobre las enfermedad y la relación entre la belleza, la salud y el estilo, pero esta no es. La industria de la moda se presenta a menudo como un mundo de extravagancia, exceso, brillo, glamour, y excitación sin fin. Sin embargo, modelos, diseñadores de moda, y otros profesionales están sujetos a un lado de la industria que puede resultar en serios daños a la salud mental: la naturaleza rápida, altamente vigilada y de alto riesgo de este mundo puede ser una de las causas de los problemas de salud mental asociados con la industria, que son más altos que el promedio.

La industria de la moda parece sentirse cómoda usando las enfermedades (mentales o no) como un fetiche, pero hablar de ellas sigue pareciendo ser un tabú: Diseñadores como Alexander McQueen y Kate Spade fallecieron a causa del suicidio, poniendo de relieve los problemas de salud mental en la industria de la moda.

Para aquellos que no pertenecen a ella, puede ser difícil creer que esta ocupación, a menudo romántica, puede afectar la salud mental de sus integrantes; sin embargo, la correlación entre los problemas de salud mental y los suicidios en el campo no es una anomalía. Modelos, diseñadores, y varios profesionales a menudo están sujetos a largas horas y mucho estrés en un entorno de trabajo exigente y con plazos de entrega establecidos. Además, la naturaleza altamente competitiva y crítica de la industria ejemplificada por la presión de ciertas apariencias para los modelos y las fuertes críticas para el trabajo de los diseñadores.

¿Cómo hablar de las enfermedades mentales?

Parte del desfile de Gucci SS20 en la Milan fashion Week. Fotografía: Hypebae
Parte del desfile de Gucci SS20 en la Milan fashion Week. Fotografía: Hypebae

Todo esto, sin hablar del hecho de que la automedicación (alcohol o drogas) puede ser utilizada para enmascarar graves problemas de salud mental: depresión, ansiedad, dismorfia corporal, bulimia, anorexia… ¿por qué se siguen glamorizando estas enfermedades como si fuesen una tendencia de la temporada?

Estar en contra de representar enfermedades mentales en la moda tampoco es la solución: de hecho, es una de las industrias que ofrecen una plataforma poderosa para educar a los espectadores y difundir conciencia. Lo mejor que pueden hacer es tratar con humanidad y precisión las enfermedades mentales: mostrándole a la audiencia el lado real de las mismas. Si los diseñadores quieren usar modelos con vías intravenosas, que sean personas discapacitadas que sufren enfermedades crónicas; si quieren tratar el tema de las enfermedades mentales, recuérdenle a la audiencia las luchas cotidianas con modelos que lo estén viviendo y dándole una muestra al público no solo de empatía, sino de que estas enfermedades son tratables y superables. Millones de personas alrededor del mundo lo agradecerán.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 12
    Me gustó
  • 4
    Me prendió
  • 10
    Lo amé
  • 2
    Me deprime
  • 5
    WTF!
  • 8
    Me confunde