¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

¿Por qué es algo positivo que Instagram elimine el conteo de likes?

Uno de los murales más conocidos de banksy, que critica nuestra obsesión con los likes. Fotografía: The Independent
Words mor.bo

Hace una semana, el CEO de Instagram, Adam Mosseri, anunció en la conferencia Wired25 que compañía que representa comenzaría a tomar decisiones que tal vez perjudicarían a la plataforma social, pero que lo harían con gusto si estas “ayudaban al bienestar y la salud física y mental de la gente”. Así, esta semana usuarios de todo el mundo comenzaron a ver quizás el cambio más significativo de la plataforma: muchos ya no están viendo en la app el conteo de likes, algo que se espera afecte especialmente a influencers.

“Tenemos que ver cómo afecta a cómo la gente se siente sobre la plataforma, cómo afecta cómo usan la plataforma, cómo afecta al ecosistema creador”, dijo Mosseri. “La idea es tratar de quitarle la presión a Instagram, hacerla menos competitiva y darle a la gente más espacio para que se concentre en conectarse con las personas que aman y las cosas que les inspiran. La intención es reducir la ansiedad y reducir la comparación social”.

Con este cambio, Mosseri cuenta que la plataforma tiene un nuevo “triple enfoque” hacia el bienestar, en el que identifica y aborda problemas agudos como la incitación al odio, la lucha contra el acoso escolar y reconsiderar los fundamentos de cómo funciona la plataforma. Un nuevo estudio realizado por HypeAuditor y reportado por Social Media Today, encontró que los influencers vieron casi unánimemente caer sus likes en países donde la prueba estaba activa: los likes cayeron de un 3% a un 15% en todos los países para los influencers con 5.000 a 20.000 seguidores.

El cambio ha suscitado algunos conflictos entre influencers, artistas, celebridades y usuarios cotidianos: Nicki Minaj dijo que dejaría de publicar en la plataforma; Cardi B dijo que era más importante eliminar comentarios ofensivos llenos de odio; y muchos temen que la transición les haga perder seguidores y, en última instancia, ingresos. “La eliminación de likes de Instagram puede ser terrible para los artistas emergentes online”, dijo a The Guardian Peter DeLuce, un artista que obtiene la mayor parte de sus ingresos en la plataforma. DeLuce ha estado en Instagram desde 2017 y ha acumulado más de 10.000 seguidores. Dice que muchos adquieren su trabajo ha sido comprado a menudo porque influencers y famosos ven la popularidad de sus piezas y luego las comparten sus propios seguidores.

“Instagram me permitió llegar a una nueva sección de gente que normalmente no ve el arte”, dice. “Los likes son una buena medida para probar que tu arte es de buena calidad, ya que hay una validación de tus ideas y contenido”.

Sin embargo, no todo es acerca de ingresos o popularidad: existe una creciente preocupación por el efecto de redes sociales como Instagram en la salud mental y la autoestima de los más jóvenes, en especial de la Gen-Z, es por ello que la plataforma coloca en la app de quienes están formando parte de esta prueba piloto este mensaje: “Queremos que tus amigos se centren en las fotos y vídeos que compartes, no en cuántos likes tienen”.

Los likes, y su conteo público, se han convertido en el corazón de Instagram y de muchas otras plataformas de redes sociales: recibir un montón de likes puede ser como conseguir una estrella dorada, pues es una especie de afirmación pública de que estás haciendo un buen trabajo. Es un feedback cuantitativo sobre tus habilidades fotográficas o tu creatividad. Bajo el nuevo esquema, todavía recibirás la estrella, pero en privado, pues más nadie podrá ver ese conteo.

Ya no es posible ignorar las repercusiones en la salud mental de ese conteo: el diseño de las redes sociales promueve la comparación. Nadie puede pasar mucho tiempo en Instagram para encontrar una plétora de personas que son evidentemente más guapas, más exitosas y más glamorosas que nosotros.

Como resultado, los más jóvenes pueden sentirse inadecuados e indignos. Un estudio de este año informa que aunque las redes sociales hacen sentir a los adolescentes más cerca de sus amigos (78%), más informados (49%) y conectados a la familia (42%), es el lado oscuro lo que más preocupa: se sienten presionados para mostrar siempre las mejores versiones de sí mismos (15%), sobrecargados de información (10%), abrumados (9%), o el temido “miedo a perderse lo que sucede” (9%). Estas reacciones positivas y negativas son evidentes, dependiendo de la mentalidad particular de la persona en ese momento.

Sin un conteo público de likes, es probable que los comentarios se conviertan en un indicador aún más fuerte de cómo la gente está interactuando con una entrada de Instagram en particular. Por supuesto, los comentarios pueden consistir en cualquier cosa, desde un emoji hasta un ensayo, y por lo tanto son mucho más variados y adaptables de lo que les gusta. Sin embargo, pueden afectar las emociones y la autoestima de los usuarios, especialmente porque (a diferencia de los likes), estos pueden ser tanto negativos como positivos.

Aunque está solo en fase de prueba, la medida es loable sencillamente por motivos de salud mental: podría provocar un cambio radical en la manera en la que interactuamos con las redes sociales. Sin embargo, la gente podría potencialmente alejarse de Instagram si no sienten que les beneficia de la manera que quieren. Esto podría dejar el mercado abierto para las nuevas plataformas de medios sociales que, sin vergüenza, cuenten likes para que todos los vean.

Si bien parece probable hacer que Instagram deje de ser un concurso de popularidad para el usuario medio, Instagram también deberá estar consciente de disminuir significativamente el compromiso de los creadores o influencers: estas personas son vitales para el éxito de Instagram, ya que hacen que sus fans vuelvan día tras día. Si Instagram considera que el impacto de la prueba es demasiado negativo para influencers, es posible que no despliegue el cambio globalmente. Aunque Mosseri declaró que la compañía no temía perjudicar sus propios resultados, perjudicar las carreras de los influencers puede no ser aceptable a menos que los impactos positivos sobre el bienestar sean lo suficientemente significativos.

Por último, está la cuestión de si esto no es más que un truco de relaciones públicas de una mega-marca mundial. Tal vez sea natural ser escéptico con respecto a la industria de los medios sociales. Pero si este es un movimiento genuino de Instagram para mejorar los efectos negativos en la salud mental de los medios sociales, entonces es un experimento valioso, y los resultados pueden ser muy beneficiosos para algunos. Esperemos que sí.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 6
    Me gustó
  • Me prendió
  • 1
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • 1
    Me confunde