¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Politics

Pedro Sánchez es elegido como presidente del gobierno español

Pedro Sánchez tras los resultados. Fotografía: Juan Carlos Hidalgo/EFE
Words mor.bo

Por primera vez en su historia moderna, España tendrá un gobierno de coalición después de que el Parlamento confirmara a Pedro Sánchez como primer ministro por un margen muy estrecho: la votación realizada hace momentos arrojó como resultado 167 votos a favor y 165 en contra, luego de un furioso debate en la Cámara de Diputados, y que finalmente abre el camino para que Sánchez preste juramento el día de mañana al frente de una coalición del PSOE y del movimiento de izquierda Podemos.

En un combativo discurso previo a la votación, Sánchez presentó al nuevo gobierno como una ruptura con cuatro años de inestabilidad política, en los que España se ha visto obligada a celebrar cuatro elecciones generales y ha carecido de un gobierno fuerte.

“Solo hay dos opciones: o una coalición progresista o la continuación del estancamiento de España”, dijo, haciendo un llamado a la derecha para que aceptara el resultado de las últimas e inconclusas elecciones de noviembre, en las que los socialistas fueron los primeros en llegar, pero que no alcanzaron la mayoría general.

El nuevo gobierno — que será el primero en incluir ministros comunistas desde la guerra civil — planea aumentar los impuestos a las grandes corporaciones, reforzar la negociación colectiva, reducir las emisiones de carbono y combatir la violencia de género.

El voto es un logro personal para Sánchez, quien anteriormente había intentado y no había logrado el respaldo del parlamento para formar un gobierno tanto en 2016 como en 2019. Llegó al poder hace 18 meses solo tras ganar un voto de desconfianza en la anterior administración de centro-derecha.

Sin embargo, el escaso margen de maniobra de la nueva administración es un indicio de su limitado margen de maniobra, mientras que el airado debate puso de manifiesto la creciente polarización de la política española: en los intercambios, políticos de la derecha le dieron la razón a Sánchez por su confianza en los separatistas catalanes y vascos en la votación del martes.

“Vosotros sois el caballo de Troya [que se está utilizando] para destruir el Estado”, dijo Pablo Casado, el líder del Partido Popular de centro-derecha, mientras ambos bandos hacían referencia a la guerra civil y los diputados de la derecha gritaban “¡Viva España!” y “¡Viva el rey!”.

“Si satisfaces las demandas de tus socios contra el sistema, España se romperá. Si no lo hacéis, os echarán a la calle”.

Los socialistas y Podemos tienen solo 155 de los 350 escaños de la Cámara de Diputados, lo que significa que para tomar posesión del cargo, el gobierno requirió las abstenciones de ERC, el mayor partido catalán pro-independentista, y de EH Bildu, un partido secesionista vasco de extrema izquierda.

La disputa por la independencia de Cataluña es el tema más divisorio en la política española actual, mientras que muchos oradores de la derecha evocaron el sangriento legado de ETA, el ahora disuelto grupo vasco que mató a más de 800 personas durante cuatro décadas.

Sánchez había tratado de evitar tanto una coalición con Podemos — que, según dijo en septiembre, le mantendría despierto por la noche — como confiar en los separatistas catalanes y vascos. Pero llegó a la conclusión de que no tenía alternativa después del fracaso de su táctica de desencadenar las elecciones de noviembre, que dejó a los socialistas con un puñado de escaños menos que antes.

La votación de hoy tuvo lugar después de semanas de negociaciones entre los socialistas y el ERC, en las que el partido separatista prometió su abstención a cambio de futuras negociaciones sobre Cataluña.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • 1
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde