¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives Pride

Niño trans de 5 años es ahora la persona más joven de Argentina en legalizar su cambio de género

"Tito" y su familia en el Registro Provincial de las Personas de Mar del Plata. Fotografía: Capital de Mar del Plata
Words mor.bo

“¡Princesa no, caballero!”: esta fue la primera frase que el pequeño argentino “Tito”, a sus dos años de edad, le dio a entender a su madre su disconformidad con el género que se le había adjudicado al nacer por tener genitales femeninos. Ahora, tres años después, se convierte en el niño trans más joven de su país, siguiendo el ejemplo de Luana, de 6 años, quien en el 2013 había sido la primera niña trans de Argentina y del mundo.

Tal como cuenta Perfil, Tito lloraba cuando le ponían un vestido, no le gustaban sus juguetes “de nena” y tampoco cuando le decían que era igual a su hermana mayor, Isabella. Solo era feliz cuando vestía la ropa de su primo, con la que posaba y sonreía. Alrededor de los dos años, Tito empezó a referirse a sí mismo en masculino. Cuando jugaba con su hermana, quería el rol de varón. Un día hablaban de lo que serían al crecer y Tito respondió: “Cuando sea nene…”. 

Luego de buscar ayuda profesional y asesorarse tanto con psicólogos e integrantes de la Asociación por un Mundo Igualitario (AMI), una ONG argentina que los acompañan con asesoramiento legal y psicológico, esta semana el niño fue con sus padres y su hermana Isabella (de 8 años) a realizar el trámite para el cambio oficial de género en el Registro Provincial de las Personas de Mar del Plata, en donde también lo acompañó su familia, amigos, docentes y compañeros de clase.

De esta manera, Tito es el niño trans más joven del área de Mar del Plata en obtener el cambio de género en su documento de identidad sin que sea necesario un juicio al Estado. Según explicó Claudia Vega, la abogada que acompañó a su familia durante todo el proceso, la puesta en práctica y el respeto a la Ley de Identidad de Género fue lo que permitió el éxito del caso.

“Hay que seguir acompañando su inserción de la ley en la sociedad y una participación del Estado más activa, pues no se conocen las identidades trans y se cuestionan estas infancias como si no supieran manifestar cómo se sienten. Si no cuestionamos a los niños y niñas heterosexuales, no tenemos por qué cuestionar otras identidades. Hay que destacar que son infancias felices y lo seguirán siendo en la medida en que sean respetadas sus identidades”.

Se espera que Tito obtenga su nueva identificación en apenas un poco más de una semana, con el cambio de género registrado y con el nombre que él mismo eligió, y que la familia decidió no divulgar para mantener su privacidad.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • 7
    Lo amé
  • 2
    Me deprime
  • 3
    WTF!
  • 2
    Me confunde