Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Riot

MorMor, el hechicero lo-fi del indie pop de Toronto

MorMor. Fotografía: Carhartt
Words mor.bo

En estos días, la ciudad canadiense de Toronto parece ser el lugar de nacimiento de una serie de artistas que han captado la atención del público y de la industria, gracias no solo a su talento, sino a su capacidad de ir más allá de la escena musical local para convertirse en favoritos de muchos alrededor del mundo: BADBADNOTGOOD, H.E.R., Daniel Caesar, Drake y más forman parte de esta nueva ola, así como el músico Seth Nyquist, mejor conocido como MorMor.

Durante su infancia, MorMor estuvo constantemente rodeado de música y tocaba con instrumentos como el piano, la guitarra y la trompeta, además de cantar en el coro y actuar en obras de teatro. Señala que su educación lo expuso a todos los aspectos de las artes, incluyendo la poesía, pero su conexión más profunda fue con la música: Michael Jackson, The Beatles y el Wu-Tang Clan lo fascinaron cuando era niño, y de adolescente, fueron artistas como Burial, Gorillaz, James Blake, Radiohead y Pink Floyd los que le dejaron una impresión duradera por la forma en que experimentaban con la cultura pop.

MorMor cuenta que la música y la escritura fueron una obsesión desde muy temprana edad, hasta el punto que a los 18 años abandonó la universidad para dedicarse de lleno la música. Simplemente no había otra opción. “Era la primera vez que tenía mi propia laptop, así que lo único que quería hacer era escribir y hacer música. Incluso lo hacía en en clase, y me encapriché con eso”.

“Siento que desde el principio he tarareado melodías. Fue terapéutico. Ahora que soy mayor, lo veo así. Es una conexión en la que tengo que expresarme a través de ese medio, aunque a veces he intentado rechazarlo. Los profesores lo reconocían y trataban de impulsarme hacia el canto o tocar algo que no me gustaba mucho y que nunca quise explorar en ese momento. Honestamente, mis primeros recuerdos son hacer eso y escribir tan pronto como pude en diarios o lo que encontrara”.

Así que MorMor tomó su afición por la melodía y las estructuras poco ortodoxas de las canciones y la combinó con su larga historia de diarista para crear algunos de los sencillos más evocadores que del año pasado. Además, con su EP debut Heaven’s Only Wishful, no necesita que sus fans aprendan algo nuevo sobre él, sino más bien usa su música como un vehículo para que sus seguidores puedan encontrarse a sí mismos.

“Honestamente, pongo todo de mí en los temas y eso es lo que pasa en última instancia. Intento ser lo más honesto posible con mis sentimientos en ese momento. A veces puede ser muy difícil. Yo diría que es de ahí de donde viene mucho de eso, es solo la forma en la que me siento y como lo capto en cada canción”.

Ahora, con 27 años de edad, MorMor parece haber encontrado su propio nicho entre géneros, jugando con elementos pop, indie y R&B. Su música es rica en sonidos inesperados y experimentales, y sus canciones embriagadoras a menudo suenan como alguien que disfruta de una saludable intimidad con su miseria, y si bien es cierto que en sus tracks se pueden escuchar todas sus influencias como el new wave, el indie psych, el hip-hop y el chill, rara vez se han combinado de forma tan satisfactoria.

Es un sonido tan encantador que algunos podrían decir que ha estado estudiando de cerca a artistas como Dev Hynes, How To Dress Well o Rhye, pero Nyquist tiene sus propias habilidades, tanto como productor como vocalista. Por ejemplo, su más reciente EP SomePlace Else puede ser un asunto relativamente lo-fi, pero Nyquist lo aprovecha al máximo, recordando los paisajes sonoros del shoegaze de los 90 y el ultramoderno R&B iridiscente, mientras se enfrenta a sentimientos de profunda alienación.

SomePlace Else es la continuación del aclamado primer EP de MorMor, y en muchos sentidos se siente como la mejor obra del artista de Toronto hasta la fecha, quien combina estos intensos sentimientos de desapego del mundo que lo rodea con un paisaje sonoro incandescente que lo abraza como una cobija, con ligeros choques de estática. Mucho del EP se desarrolla de manera similar, mientras MorMor confesa su aislamiento sobre fondos sónicos meticulosamente colocados en capas.

MorMor es un maestro innegable de su oficio, tanto que puede ser fácil perderse la melancolía y el crecimiento emocional que se esconde entre la producción y la instrumentación siempre impresionante del artista. Sin embargo, al usar su don distintivo de traspasar la musicalidad como catalizador para examinar los confines internos de su alma, MorMor emerge del otro lado no sólo más sabio, sino como un nuevo autor del pop. Si puede seguir escribiendo con tanta calidez y tenacidad, estaremos escuchando cada vez más sobre él, y la verdad es que no podemos esperar.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • Me prendió
  • 3
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde

Conoce a Lachlan Watson, el actor no binario de 17 años: “Creo que es un error etiquetarte tan rápido, no tienes que ser solo una cosa u otra. Puedes hacerte tu propio camino y puedes hacerlo de manera brillante e independiente, y contar la historia de Susie ha significado mucho para mí. Creo que ambos estamos en un mismo camino de descubrimiento”. More