¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Riot

Mick Jenkins, el poeta con rimas de fuego para intelectuales del hip hop

MOR.BO riot: Mick Jenkins, el poeta con rimas de fuego para intelectuales del hip hop
Mick Jenkins. Imagen: Béton Ciré
Words mor.bo

Cualquiera que se haya preocupado por escuchar detalladamente a algunos de los artistas más destacados del hip-hop, sabe que siempre ha habido una relación estrecha y caótica entre la poesía y el rap. Pero pocos artistas se identifican como poetas, es por ello que Mick Jenkins, nacido en Alabama y criado en las calles del south side de Chicago, es tan especial: sus rimas parecen haber salido de un micrófono abierto a finales de los 60, casuales, poderosas, salidas de esos rincones del corazón y el alma que usualmente se esconden.

Como si fuera un poeta slam maldito y un integrante de los Black Panthers al mismo tiempo. Es humilde, casi hasta la culpa, fríamente intelectual, sin forzar sus creencias o su inteligencia en nadie (incluso en sus oyentes) en los seis años que lleva de carrera, nacida en el 2012 en la floreciente escena de Internet con su debut Mickstape. Jenkins siempre ha utilizado un flow libre y sentido para explorar temas como la espiritualidad y la conciencia social, y quizás es por ello que ha llamado la atención de artistas como Chance The Rapper, Saba, Noname y Smino, con quienes ha colaborado y creado una especie de neo Harlem Rennaissance, pero con sede en Chicago.

A diferencia de sus colega, su voz grave le da una especie de gravitas a sus temas, sin hablar de lo que parece ser una visión de rayos x conceptual que imprime en sus tracks y que terminan ofreciendo momentos tanto brillantes como sutiles escondidos en tracks empapados en un poco de jazz y whisky.

Si bien es cierto que hasta hace poco se consideraba a sí mismo uno de los artistas más subvalorados de la escena de Chicago, las cosas han comenzando a cambiar en los últimos meses, irónicamente gracias al reconocimiento de sus compañeros Noname y Saba, quienes poco a poco han llevado al mainstream el encanto de la palabra hablada, los saxofones y el soul en su mezcla particular de hip hop que ha atraído a productores como Kaytranada.

“Estaba en el estudio con él, y él me dijo, ‘No sé qué estoy haciendo con esto porque estoy en un estado de R&B en este momento, pero sé que puedes hacer algo con esto’. Eran solo un montón de ritmos como en What Am I To Do. Cuando recibo un lote de instrumentales de Kaytra, es como el cielo. Es realmente un matrimonio de influencia y estilo, porque siento que no importa lo que él haga, por lo general puedo hacer algo realmente genial con eso”.

En su último álbum, Pieces Of A Man, Mick decidió subir las revoluciones, el volumen y la ambición, creando un microcosmos musical de lo que representa Jenkins. La producción le da espacio para flexionar sus músculos líricos, liberando un flow increíble en temas como Pull UpStress Fracture, en donde suelta rimas que suenan al mismo tiempo improvisadas y estructuradas. Incluye coros tan geniales como Mick niega ser, y sobre todo, se muestra reticente en sus letras con respecto al rol estándar que le asigna la sociedad.

Jenkins es una visión inteligente del hip-hop moderno; denso y reflexivo, pero también con la clase de beats de sus colegas más superficiales. En su trabajo, suele dar la impresión de que todavía está encontrándose a sí mismo, armándose y aprendiendo quién es en contra de la idea de quién quiere ser, armando rompecabezas líricos como si de un poema se tratase.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 2
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde