Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Riot

Kelsey Lu, la cellista que hace dreampop urbano para oídos etéreos

Kelsey Lu. Imagen: Instagram
Words mor.bo

Si hay una artista difícil de incluir en un solo género — de esos que los departamentos de marketing adoran para guiar al oyente y poner al cantante en una cómoda cajita — esa es  Kelsey Lu, quien desde que era niña la han puesto incómoda las etiquetas. Verán, se crió en carolina del Norte con una familia dentro de la religión de los Testigos de Jehová, y cuando se dio cuenta de que las innumerables prohibiciones a las que su vida estaba sometida la estaban asfixiando como músico, como mujer y como ser humano, decidió irse de su casa.

Apenas tenía 18 años, y en una salida de su último año de secundaria se escapó para hacer una audición en la North Carolina School of the Arts, donde esperaba ser admitida con una beca para poder cambiar su vida. Pero no piensen que tenía una cita, o que había mandado una solicitud, o siquiera un correo electrónico. Nada de eso. Simplemente llegó con su cello y se sentó en un pasillo a esperar que el jefe de admisiones llegara a su oficina. Para su suerte, la admitieron.

“Mi vida transcurría exclusivamente alrededor de esta pequeña comunidad religiosa, así que la música era mi escape. Pero llegó un momento en el que  tenía que salir de mi casa. No quería convertirme en la esposa de nadie, ni quería tener hijos en ese momento de mi vida, así que lo dejé todo atrás”.

Sin embargo, el cambio fue extremo, y balancear su nueva libertad con la culpabilidad de haber abandonado a su familia hizo que no pudiera concentrarse realmente en aprovechar su talento, así que luego de un año se fue y comenzó a trabajar en un restaurante en el que conoció a algunos artistas locales, así como a un grupo de hip hop que la impulsaron a salir de su cascarón musical y encontrarse a sí misma. Así comenzó su carrera musical: sin pretensiones, de manera experimental y con su cello.

Vale la pena destacar que el tiempo en el que estuvo junto a su familia le sirvió como una base para formarse como músico: puede que se haya perdido algunos años de MTV, pero comenzó a estudiar composición a los seis años, y sus padres tocaban el piano y la batería, y mientras estaban en casa, solían darle serenatas con música afrocubana y jazz. Así que entre sus influencias están clásicos como Prokofiev y Rachmaninoff, un poco de Thelonious Monk, Etta James y Billie Holiday, antes de que se pusiera en contacto con el pop y el rock de Paul Simon y Led Zeppelin.

Quizás es por ello que el aura de su música es tan peculiar: su primera producción, el EP Church, fue grabado en vivo en una iglesia de Brooklyn en una sola toma en el 2016, demostró que ya tenía consigo el poder de la melodía y la alquimia, combinando su cello con pedales en loop y su cálida pero poderosa voz que hacía vibrar los vitrales. Desde entonces, estuvo trabajando con artistas como Solange, Blood Orange, Florence + The Machine, Oneohtrix Point NeverKelela y Sampha, mientras maduraba un poco más su sonido.

A finales del año pasado, regresó con un tema llamado Shades of Blue, que acompañado al cover de I’m Not In Love de 10cc lanzado esta semana, nos demuestra que Kelsey Lu sigue evolucionando a su propio ritmo: más que crear variaciones clásicas con elementos de gospel, ahora está acercándose más a un suntuoso dream pop, con canciones que parecen transformarse a medida que las escuchamos, y en donde su formación clásica se despliega en una maraña de ritmos hipnotizantes. Al parecer, este año verá la llegada de su disco debut, que según ella misma hablará en imágenes y palpitará con sentimientos. La misma Kelsey lo describe como una producción inspirada por el movimiento: la corriente, el océano, el agua.

“Creo que no hay que tener miedo de experimentar y pasar por etapas. Nada es permanente, así que no debemos sentir que debemos seguir con un mismo estilo toda la vida. Solo hay que ser nosotros mismos, y encontrar inspiración en nuestro entorno: no solo otras personas, sino pájaros, flores, insectos, tierra, y espacio”.

Así que mientras esperamos más noticias, dejemos que nos lleve por sus bucles, tonalidades y sentimientos.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • 2
    Lo amé
  • 2
    Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde

Conoce a Lachlan Watson, el actor no binario de 17 años: “Creo que es un error etiquetarte tan rápido, no tienes que ser solo una cosa u otra. Puedes hacerte tu propio camino y puedes hacerlo de manera brillante e independiente, y contar la historia de Susie ha significado mucho para mí. Creo que ambos estamos en un mismo camino de descubrimiento”. More