¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Riot

Hayley Kiyoko, la "Lesbian Jesus" del synthpop alternativo

MOR.BO RIOT: Hayley Kiyoko, la “Lesbian Jesus” del synthpop alternativo
Hayley Kiyoko. Fotografía: Instagram
Words mor.bo

Pocas artistas en el mundo del pop tienen el privilegio de tener el apodo de Lesbian Jesus, pero la norteamericana Hayley Kiyoko, de 28 años de edad, se encargó de sacudir los cimientos del mainstream cuando en el 2015 lanzó su tema Girls Like Girls, demostrando que las canciones de amor también son homosexuales. Hayley crea bops que juegan con sonidos de synthpop y dreampop 100% pegajosos, y hoy te la presentamos.

Antes de convertirse en el icono LGBTQI+ y del pop alternativo, Kiyoko siempre abrazó su lado creativo. En el barrio Westlake de Los Ángeles, pasó su infancia rodeada de artistas: su padre, Jamie Alcroft, trabaja como actor y comediante, mientras que su madre, Sarah Kawahara, es una patinadora artística y coreógrafa (que más recientemente trabajó en la película I, Tonya). Durante los veranos, Kiyoko y sus dos hermanos iban a Florida mientras su madre trabajaba con Disney on Ice y viajaba a Utah mientras entrenaba con atletas olímpicos.

“Crecí con padres que siempre estaban ausentes”, dice, resaltando la lucha de su mamá y su papá por equilibrar la familia y una fuerte ética de trabajo. “Crecimos aprendiendo a adaptarnos a dondequiera que estuviéramos. El trabajo siempre fue lo primero”.

Los recursos de sus padres ayudaron a Kiyoko a sentir que tenía oportunidades ilimitadas. Coleccionaba cosas como monedas, sellos postales y cristales, y después de ver la película de Disney Brink! quiso convertirse en skateboarder. Además, tomó clases de baile desde muy temprana edad y desarrolló una pasión por la batería, dos de los elementos principales de sus espectáculos en vivo ahora. En esa época, también se dio cuenta de que era diferente: le gustaban las niñas.

Los sentimientos, que mantenía en secreto, no hacían más que intensificar su aislamiento. Tampoco le ayudaba que sus compañeros con los que se rodeaba se identificaran como heterosexuales. “Todas las chicas salían a pasar el rato con chicos guapos, y eso me hacía sentir muy sola”, explica. “Era deprimente ver a las chicas que me gustaban coquetear con los chicos. Así que me quedaba en casa”. Incluso se enamoró de su mejor amiga en la secundaria, y terminó con el corazón roto. Pero este aislamiento temporal de su identidad la hizo concentrarse en su música y en la actuación.

Como muchas otras estrellas del pop, Hayley Kiyoko llegó al mundo de la música gracias a televisión infantil: de niña fue vista en una pista de hielo por Nickelodeon, y presentó un segmento corto sobre su pasatiempo favorito, titulado I’m Hayley, a Skater, y que le abrió las puertas a otros proyectos de actuación (estuvo en shows como Zeke and Luther y Wizards of Waverly Place), así como musicales: formó una banda de garage tock llamada Hede en 2007, con quienes hizo algunos shows y lanzó un sencillo llamado Warehouse antes de separarse.

Poco después, Hayley fue abordada por la estrella pop y la estrella de Hairspray, Vitamin C, y terminó uniéndose al grupo pop The Stunners: Tinashe también formó parte de la banda y editaron un puñado de sencillos juntas antes de apoyar a Justin Bieber en una gira, pero nunca lanzaron un álbum; se separaron para cuando llegó el 2011. Así, Hayley incursionó más en la actuación: participó en la película Lemonade Mouth de Disney Channel, lo que le dio una creciente base de fans. Unos años más tarde, esa misma base de fans la ayudó a financiar su primer EP en solitario, A Belle to Remember; un primer paso hacia el oro pop que sacaría al mercado unos años después.

Cuando Kiyoko publicó su segundo EP, This Side of Paradise, nunca había explorado su propia sexualidad en su música. En ese momento, escribió Girls Like Girls, y co-dirigió el video que cambió toda su carrera: con dos adolescentes enamoradas entre sí, las dos protagonistas pronto unen sus fuerzas y luchan contra el espeluznante hombre heterosexual del vídeo, que no las deja solas. El video pronto se convirtió en un mega-éxito de Tumblr, y actualmente tiene casi 115 millones de visitas en YouTube.

Girls Like Girls marcó un punto de inflexión importante para Hayley, pues allanó el camino para su álbum debut, Expectations, una audaz y brillante fiesta de pronombres femeninos, canciones de amor para mujeres, y un refrescante alejamiento de las narrativas LGBTQ más trágicas que dominan la cultura pop en otros lugares. Por ello, es conocida por sus fans como la Lesbian Jesus.

“Cuando grabamos el vídeo musical de Girls like Girls, sentí que finalmente estaba contando mi historia por primera vez. Los sentimientos de anhelo que tenía y también la sensación de estar tan sola. Creo que por eso la gente se conectó con el video musical. Podrías estar rodeada de tanta gente, y aún así tener la sensación de estar tan sola e incomprendida. Es ese miedo al rechazo y la incertidumbre de si a la persona le gustarás de vuelta lo que te hace cuestionar todo. Luché tanto con estos sentimientos mientras crecía. Me enamoraba de chicas que nunca me daban ni la hora, y si lo hacían, no sabían que tenía intenciones románticas. Me rompieron el corazón una y otra vez; nunca me sentí suficiente hasta ese momento”.

Gracias a este sencillo, su debut Expectations se convirtió en un antídoto muy necesario para la música pop heteronormativa, y las canciones hablan por sí solas: para sus jóvenes fanáticos queer, el poder de ver a una mujer gay infiltrarse en ese mundo con facilidad mientras canta canciones que normalizan el deseo LGBTQ es enormemente valioso. Kiyoko se ha propuesto ser una campeona de las jóvenes queer, y en particular de las jóvenes queer asiáticas, con el deseo de “animar a los jóvenes a encontrar la confianza que no pudo encontrar” hasta después de años de luchar por reclamar su propia voz. Su labor en pro de la comunidad queer incluye videos que hablan de la violencia contra mujeres trans, así como recoger todos los brassieres que le lanzan en conciertos y entregarlos a organizaciones para jóvenes LGBTQI+ sin hogar.

El simple hecho de ser una artista que escribe e interpreta pop sobre enamorarse de otras chicas fue algo revolucionario, tanto para Kiyoko como para sus fans, que a menudo describen sus conciertos como el espacio más seguro y acogedor en el que han estado. A pesar del creciente número de músicos LGBTQI+ alrededor del mundo, no siempre escuchamos a muchos en la radio, pero Hayley cambió eso no solo para los futuros músicos que no quieran tener que esconderse detrás de pronombres de género neutral en sus canciones, sino para todos los fans que cantan con la música que finalmente hablan de sus propias experiencias.

En sus shows en vivo, Kiyoko intenta estar a la altura de su título de lesbian Jesus: incluso ha tratado de emparejar a sus fans. “El teléfono de una de las chicas al frente no funcionaba y ella era tímida, y había una linda chica detrás de ella”, dice. “Así que le dije: ‘Oye, ¿podemos usar tu teléfono?¿Podrías enviárselo por mensaje de texto?’ Y la chica tímida se inclinó en mi oído y me dijo: ‘Muchas gracias. Ella es tan bonita… gracias’. Es lindo”.

“La mayoría de las veces, te sientes seguro de ti mismo después de años de luchar durante tu juventud. Quiero animar a los jóvenes a encontrar esa confianza ahora. No más tarde. Para que conozcan su propia autoestima a una edad más temprana. Ha sido realmente genial en mis conciertos ver a todos estos jóvenes fans aparecer solos, y luego irse con amigos. La música y las historias han construido esta zona de seguridad libre de juicios. Pero sobre todo, me han inspirado a sentirme cómoda conmigo misma y a dejarlos entrar. Sin querer me dieron un regalo por el que siempre estaré agradecida. La mayor parte de mi música no se trata necesariamente de corazones rotos o de otras personas, sino más bien del viaje personal de cada uno y de enamorarse de ti mismo”.

Si bien Kiyoko es conocida por hacer canciones pop prístinas y edificantes, esta Lesbian Jesus tiene un lado oscuro: el mes pasado presentó su nuevo sencillo Demons, un tema espeluznante que ve a la cantante luchando con sus propios pensamientos, o más bien con los monstruos que la acosan. A medida que el sucio ritmo de casi 8 bits recorre la pista, Kiyoko le da un nuevo significado a la frase “luchando contra tus demonios internos”.

El nuevo single es parte del nuevo proyecto de Kiyoko, titulado I’m Too Sensitive For This Shit, que describe como una colección de canciones que lanzará desde ahora hasta el próximo enero. “Este proyecto se trata de todos estos sentimientos que he estado aprendiendo a abrazar porque son los que me hacen, bueno, a mí. Y está dedicado a ti. Espero que los ames como yo te amo a ti”.

Ya ha sido un gran año para Kiyoko: la estrella apareció en el exitoso video de Taylor Swift, You Need To Calm Down, y ahora está lista para ser honrado con el Premio a la Innovación Juvenil del Proyecto Trevor en su próxima gala TrevorLIVE. “La esperanza. Esa es mi causa. Me esfuerzo por inspirar esperanza a través de la compasión humana y de la música. La esperanza me guía a través de mis letras, historias y melodías. Debes seguir adelante, y saber que en tu corazón no estás solo, y tener la confianza de que el amor encontrará su camino de regreso a ti”.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 2
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde