CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Riot

Sudan Archives, la violinista que mezcla electrónica, R&B y ritmos africanos para redefinir el futuro del pop

MOR.BO RIOT: Sudan Archives, la violinista que mezcla electrónica, R&B y ritmos africanos para redefinir el futuro del pop
Sudan Archives. Fotografía: Instagram @sudanarchives
Words mor.bo

Mezclando de manera experimental la música electrónica, el R&B, el jazz y el pop, Sudan Archives — nacida como Brittney Parks — no solo evita las reglas, sino que las rompe. Su innovadora visión y maestría del violín ha hecho que la comparen con el mismísimo Jimi Hendrix, reconciliando los rasgos tradicionales del instrumento con los estilos folclóricos africanos como ningún otro artista antes que ella. Utilizando bucles, voces y efectos, Sudan Archives ofrece al público una visión seductora e hipnótica de cuál podría ser el futuro del pop.

Sudan Archives escribe, interpreta y produce su propia música: inspirándose en los violinistas sudaneses, es autodidacta en el instrumento. Creció en Cincinnati, Ohio, donde “jugaba con los instrumentos de la casa” y empezó a tocar el violín en el cuarto grado, para finalmente aprender a tocar el instrumento de oído. Cuando descubrió el estilo de tocar el violín en el noreste de África, sus ojos se abrieron a las posibilidades del instrumento.

“La forma en que lo tocaban era diferente de la música clásica. Resoné con el estilo y pensé: ‘Tal vez pueda usarlo con la música electrónica'”, dice. Esta fusión de la música folclórica y la producción electrónica fue el punto de inflexión para su proyecto. “Empecé a mezclar mi violín en distintos ritmos”, dice, “No fue complicado — solo cantaba directamente en el iPad”.

“Esta disciplina que tuve a una edad tan corta para continuar con un instrumento… creo que es lo que me diferencia de muchos artistas. El violín escogió un camino para mí”.

Perfeccionó su estilo en casa después de mudarse a Los Ángeles a los 19 años para estudiar tecnología musical, y después de un encuentro casual en una fiesta en donde estaba la gente del sello Stones Throw y el propietario de Leaving Records, Matthewdavid, firmó con la disquera.

En los inicios de su carrera musical, ya había tocado en vivo en el festival experimental Moogfest, y sus EPs Sudan Archives de 2017 y Sink, de 2018, son una extraordinaria declaración de una artista singular. A lo largo de las canciones, Sudan Archives pone en escena armonías, figuras de violín y voces etéreas, que se funden con los ritmos del hip-hop.

Pero antes de comenzar a consolidarse como una artista única, Sudan Archives casi fue una estrella del pop. Al reconocer el talento tanto de ella como de su hermana gemela, el padrastro de Sudan — un pez gordo de la industria musical que había ayudado a lanzar LaFace Records (que una vez fue hogar de TLC, OutKast y Goodie Mob) — trató de preparar a ambas para ser los rostros de N2, que se vislumbraba como el dúo pop adolescente del futuro. Las equipó con un grupo de productores y las ofreció por toda la industria, haciendo que actuaran para el cofundador de LaFace, Babyface, en un momento dado.

Sudán lo odió por completo. Odiaba la música, odiaba la política de la industria. Sobre todo, odiaba ceder el control del proceso creativo a gente que no conocía. Así que se saltaba los ensayos regularmente para fumar weed, ir a shows de música electrónica, experimentar con su propio arte, y básicamente ser una adolescente. A los 19 años, la echaron de casa y se mudó a Los Ángeles, donde comenzó a refinar su sonido.

El año pasado, lanzó su disco debut, Athena, que se siente como la declaración de identidad que sus primeros EPs insinuaban. Es más grande, más ambicioso, y para Sudan, quizás es un pequeño déjà vu. Por primera vez desde sus alienantes días en N2, eligió no actuar en solitario, trabajando con un equipo de productores — sus amigos, así como con nombres de la industria como el colaborador de Danny Brown, Paul White. Sin embargo, Sudan parece estar lista para volver a expandirse, pues la artista que una vez se burló de la idea de hacer pop se está convirtiendo en una estrella en ciernes. Pero esta vez, lo está haciendo a su manera.

“Quiero que la gente sepa con qué me crié. Soy de Cincinnati, Ohio, no una extraterrestre de África. Crecí escuchando todo tipo de música. Y no solo me inspiran ciertos tipos de estilos africanos, sino que me sorprendió mucho la conexión entre el jigging irlandés y los ritmos del oeste de África. Es todo lo mismo. Todos en el blues, el rock, todos usan una especie de escala pentatónica, y es una escala hipnótica y edificante. Mucha música pop no tiene escalas pentatónicas y este tipo de escalas oscuras, que es también la razón por la que elegí poner alguna influencia pop en el álbum, porque quería mezclar eso”.

Athena es una producción brillante y refinada; las canciones son más largas que en sus EPs, y los surcos son más profundos. Habla de temas como familia, rebeldía y desamor, que enmarcan y dan forma al álbum, dándole cohesión temática y ayudando a establecer la voz singular de esta artista de 25 años de edad.

El álbum abre con el sonido de las cuerdas del violín y la elegante voz de Sudan antes de que los ritmos tribales exploten en nuestros oídos: a través de elementos mínimos tiene el poder de atraer lentamente, hasta que todo lo demás se desvanece: después del ritmo, las líneas de bajo y los sintetizadores se unen a la fiesta para elevar el disco a otro nivel. Canciones como Glorious son momentos destacados gracias a elementos de psych-pop y arreglos elegantes, al igual que Iceland Moss, una balada que cuenta una historia de amor, pérdida y redención envuelta en sintetizadores y voces.

Athena no es sólo un álbum para ser escuchado, es para ser experimentado. Si bien esto es cierto para toda la música, este disco está lleno de paisajes sonoros de texturas profundas que parecen contemporáneos, pero también de un futuro no muy lejano. Los beats son nítidos y hacen referencia a la cultura del R&B y del beat, pero están respaldados por cuerdas elegantes y sintetizadores. La habilidad de Sudan para incorporar motivos y texturas de vanguardia es valiente, ya que las canciones podrían estar sobrecargadas con demasiadas ideas, pero su hábil visión hace que sean totalmente equilibradas y estimulantes.

Cuando Sudan era una niña pequeña pensaba que podía dominar el mundo. Dada la fuerza de Athena, probablemente no pasará mucho tiempo antes de que lo sea, pero la artista no quiere dormirse en sus laureles. “No voy a ser esa artista que va a publicar el mismo cuerpo de trabajo hasta que me muera, porque probablemente será la razón por la que me muera — eso suena muy aburrido”.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde