CERRAR

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke

Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   Mixtape #004   

Kali Mutsa

Words mor.bo

Mientras allá afuera hay muchos músicos que dicen ser diferentes al resto, hay pocos que realmente estén haciendo el trabajo de manera constante y con la irreverencia y el foco de la chilena Kali Mutsa, quien hace arte y placer para nuestros oídos uniendo géneros como hip hop, electrónica, tropical, cumbia y soca, manteniendo un espíritu experimental y místico, como una chamana que se empapa de las texturas sonoras que nos garantiza el nirvana.

Así que no es de extrañar que nos rindamos a sus brebajes sonoros en esta nueva entrega de mor.bo mixtape, en donde promete sumergirnos en una experiencia tántrica filtrada por su tercer ojo, y su instinto de saber combinar los ingredientes perfectos para hacernos sentir cómo palpita la música por la sangre.

“Es la música que escucho siempre. Quería reflejar mi amor por ese tipo de escalas, y por una atmósfera que invita a la introspección y al misterio”.

Para esta mezcla de casi 50 minutos, Kali nos regaló un poco de música árabe, arpas, sintetizadores de los años 70, tracks religiosos y hasta un toque de música medieval, sin dejar de lado a un poco de Marie Laforet. Así que cierra los ojos y déjate llevar por este viaje trascendental de ayahuasca y peyote: