CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Art Perspectives Style

Los artesanos de Guatemala globalizan sus tejidos y luchan en contra de la apropiación cultural

Tejidos guatemaltecos. Fotografía: 365 Días de Valentía Moral
Words Carlos Turmero

Siempre se ha dicho que la imitación es una forma de admiración en cualquier arte o disciplina; sin embargo, en esta década comenzó a referirse a esto como “apropiación cultural” por todos aquellos quienes consideraban que los grandes emporios se aprovechaban de los recursos, estilos, formas, colores, telas y cualquier otra cosa que sea originaria de alguna cultura.

Un grupo que considera que la imitación no siempre se trata de una forma de admiración son los artesanos indígenas de Guatemala, cuyos diseños hechos a mano datan de generaciones atrás, quienes han plasmado su historia en blusas, bufandas y más, solo para que sean expuestas en cualquier pasarela o exposición de moda, sin darles el crédito que se merecen.

Muchos de las figuras y ornamentos de estas piezas tradicionales contienen simbología sagrada, solo para que sean usadas por ciertas personas dignas de ello durante ceremonias especiales, de acuerdo con sus creencias. Algunos de los diseños tienen un profundo significado cultural y ciertos modelos usados actualmente están destinados a representar el folklore indígena, así como la flora, la fauna y la geografía de Guatemala.

Para evitar que esta situación siga ocurriendo, organizaciones como el Consejo de Tejedoras, una cooperativa en Santo Domingo Xenacoj (una localidad que se encuentra a una hora de Ciudad de Guatemala), están trabajando actualmente para prevenir esto, de acuerdo con Fashionista.

Lideradas por Gloria Estella, el Consejo de Tejedoras está luchando por recuperar modelos antiguos que se han utilizado sin permiso ni compensación. Doña Estella se refiere al mal uso de estos diseños sagrados, como cuando una marca de carteras con sede en Nueva York supuestamente utilizó obras de arte de los huipiles tejidos a mano del Consejo de Tejedoras, por mencionar un caso. Ella se refiere a sus textiles como un libro de historia: “Todo está ahí: matemáticas, psicología, espiritualidad”.

De acuerdo con Toward Freedom, en 2016 un grupo de artesanos indígenas presentó una queja ante la Corte Constitucional de Guatemala para reclamar su derecho a la propiedad intelectual sobre sus creaciones.

Sin embargo, existen iniciativas como Meso Goods, la cual fue creada por Diego Olivero para combatir la pobreza en Guatemala a través de las prácticas de diseño tradicional.

Actualmente la compañía trabaja con más de 550 artesanos guatemaltecos quienes trabajan desde el telar de pedal y el telar de la correa de respaldo hasta el abalorio, la carpintería metálica y la carpintería tradicional. También tiene una asociación con la Asociación de Exportadores de Guatemala para vender almohadas, alfombras, mantas y más piezas hechas éticamente con materiales locales.

Esto solo nos deja como conclusión que la mejor manera de mostrar respeto ante el trabajo, la dedicación y la misma cultura, es apoyar a los artesanos, sin importar su origen, de manera directa, adquiriendo sus mercancías para que sus tradiciones sigan expandiéndose por todo el mundo.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 4
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde