CLOSE
Follow 🔥
¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Photography

Lissa Rivera captura la belleza detrás de una musa genderqueer en “Beautiful Boy”

Fotografía: Lissa Rivera
Words mor.bo
Beautiful Boy, por Lissa Rivera

Fotografía: Lissa Rivera

Lissa Rivera es una fotógrafa que vive en Nueva York, y quien descubrió el amor fotografiando a BJ, su modelo, amigo y musa, quien eventualmente también se convirtió en su pareja. Desde un primer momento, ambos compartieron un intenso nexo que los acompaña hasta el día de hoy, el cual comenzó cuando Rivera comenzó a fotografiar a BJ vistiendo ropa de mujer y sintió una atracción ineludible y el dolor del anhelo que sólo se siente por alguien a quien se quiere más allá de lo platónico.

BJ, quien se identifica como genderqueer (una persona que no se suscribe a las distinciones de género convencionales, pero se identifica con una, ambas o una combinación de los géneros masculino y femenino) confesó por primera vez a Lissa sobre su relación con la femineidad una noche en el tren. Hacía mucho que usaba ropa de mujer, pero se sentía presionado de mantener el hábito de forma escondida por temor a los prejuicios y a la incomprensión.

Con el tiempo, Rivera y BJ se vieron absorbidos en conversaciones acerca de su percepción de la masculinidad y la feminidad; sobre películas icónicas e imágenes de mujeres y la definición de la condición de mujer, y juntos, construyeron un escenario de fantasía en el que BJ podría convertirse en todo aquello que se imaginaba.

Cada imagen en la serie Beautiful Boy es una colaboración: Rivera siente el peso de la confianza que BJ ha puesto en sus manos, y, a su vez, BJ se seguro con ella. Al principio, muchas personas intentaron desanimar a la artista de exhibir las fotos porque ya había muchas personas explorando los temas de género y sexualidad, pero ella no podía dejar de seguir haciendo los retratos porque sentía que más nadie podía narrar la historia de su musa.

Con BJ, Rivera descubrió la manera de eludir la “mirada masculina” que tan a menudo define la relación del fotógrafo con la musa, quien nunca posee a BJ por completo. En su lugar, él se convierte en una figura difícil de alcanzar y de un carácter casi mítico, como el dios griego Dionisio, quien al girar la espalda confundió a los mortales, haciéndolos incapaces de discernir si era hombre o mujer.

Desde que se embarcó en el proyecto, BJ se ha sentido más seguro de salir a la calle con ropa de mujer, a pesar de que las presiones y expectativas culturales siguen siendo una verdadera carga, y no se siente muy cómodo cuando trata de entrar en un baño público. Por ahora, el espacio delante de la cámara de Rivera sigue siendo el único lugar en el que BJ se permite explorar y disfrutar de cada una de sus fantasías femeninas. Es un reino que pertenece sólo a ellos dos, y del cual el resto de nosotros sólo puede ver destellos preciosos de vez en cuando.

Beautiful Boy, por Lissa Rivera

Fotografía: Lissa Rivera

Beautiful Boy, por Lissa Rivera

Fotografía: Lissa Rivera

Beautiful Boy, por Lissa Rivera

Fotografía: Lissa Rivera

Beautiful Boy, por Lissa Rivera

Fotografía: Lissa Rivera

Beautiful Boy, por Lissa Rivera

Fotografía: Lissa Rivera

Beautiful Boy, por Lissa Rivera

Fotografía: Lissa Rivera

Beautiful Boy, por Lissa Rivera

Fotografía: Lissa Rivera

Beautiful Boy, por Lissa Rivera

Fotografía: Lissa Rivera

Beautiful Boy, por Lissa Rivera

Fotografía: Lissa Rivera

Beautiful Boy, por Lissa Rivera

Fotografía: Lissa Rivera

Beautiful Boy, por Lissa Rivera

Fotografía: Lissa Rivera

Beautiful Boy, por Lissa Rivera

Fotografía: Lissa Rivera

Beautiful Boy, por Lissa Rivera

Fotografía: Lissa Rivera

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 5
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 1
    Lo amé
  • Me deprime
  • 1
    WTF!
  • 1
    Me confunde