¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Film / TV Lists

Las 25 mejores películas del 2019

Words Mirangie Alayon

Estamos a solo un par de semanas de finalizar el año y la década, así que ya en el ambiente se respira la excitación y anticipación que traerá la próxima temporada de premios, ya que todos los críticos de cine del mundo revelan lo mejor que el séptimo arte nos ha entregado en los últimos 12 meses, ya sea en la gran pantalla, o en la comodidad de nuestros hogares gracias a Amazon Studios y Netflix, que pese a tener enemigos de la talla de Steven Spielberg y el Festival de Cine de Cannes, se ha dedicado a ofrecer opciones de calidad, y este año incluso lograron tener al mismo Scorsese en su plataforma.

Aunque nuestra lista ya está terminada, todavía quedan estrenos por ver, como el capítulo final de la saga Skywalker de Star Wars, así como las últimas producciones de cineastas como Clint Eastwood y Sam Mendes.

Y en una época en la que la que nuestro nivel de atención está casi bajo cero gracias al scrolling infinito el contenido se transmite por secuencias o en un binge goloso, es valioso tener un lugar adonde ir donde el mundo exterior simplemente se detiene: el hecho de que ese lugar sea un cine o una sección de un sofá parecida a un cráter sigue siendo un tema de apasionado debate, pero incluso cuando la distribución tradicional de películas está en proceso de transformación, el atractivo fundamental de las películas no ha cambiado: las mejores películas nos transportan, desafían y entretienen.

Este año, hubo récords de taquillas, remakes por todas partes, superhéroes a granel, pero también gemas escondidas salidas de festivales como The Farewell o Atlantics; vimos el regreso de grandes directores como Martin Scorsese y Quentin Tarantino, y los documentales nos llevaron desde templos satánicos hasta el robo de datos electrónicos. Eso sin hablar de increíbles interpretaciones e historias que nos movieron e impactaron con escenas que recordaremos por muchos tiempo, como el opening de Hustlers, el final de Midsommar, la pelea de Marriage Story, o el desenlace de Parasite.

Así que si necesitas un recordatorio de lo maravilloso que fue el cine de este año, aquí te dejamos nuestra selección de las 25 películas que nos entusiasmaron y conmovieron en el 2019.

Bonus: Uncut Gems | Dir. Josh & Benny Safdie

Los hermanos Safdie, directores de éxitos indie como Heaven Knows What y Good Time, son expertos en aumentar la tensión más de lo que jamás pensarías que fuera sostenible desde el punto de vista cinematográfico. Uncut Gems es tan implacable y sucia como esos proyectos anteriores, a la vez que posee el peso de una tragedia de Shakespeare. El trabajo de Adam Sandler como el traficante de diamantes Howard Ratner, un ambicioso y compulsivo idiota que simplemente no puede dejar de sabotearse, y el perfecto sentido del tiempo y el lugar de los Safdie hacen de este filme toda una joya, convirtiendo al Upper East Side de principios de la década de 2010 en un Infierno de Dante iluminado con luz de neón.

25. Joker | Dir. Todd Philips

Siempre solitario entre la multitud, el fracasado comediante Arthur Fleck busca una conexión mientras camina por las calles de Ciudad Gótica llevando dos máscaras: la que pinta para su trabajo diario como payaso, y el disfraz que proyecta en un intento inútil de sentirse parte del mundo que le rodea. Aislado, intimidado e ignorado por la sociedad, Fleck comienza un lento descenso hacia la locura mientras se transforma en el cerebro criminal conocido como el Joker. Philips usa casi un manual básico del terrorista doméstico moderno con toques de incel de Reddit para el guión este filme (la mayor debilidad de la producción), para impuulsar el gran performance de Joaquin Phoenix (su mayor fortaleza). La película parece centrarse en la idea del “lobo solitario” violento para vendernos la idea de una revolución con máscaras de payaso, en vez de la rampante desigualdad en Ciudad Gótica encabezada por sus líderes políticos billonarios.

24. Hustlers | Dir. Lorene Scafaria

Llamativa en su presentación y meticulosa en su construcción, Hustlers es un verdadero docudrama criminal sobre un grupo de strippers que roban a sus clientes de Wall Street. Destiny (Constance Wu), nueva en la el oficio, toma en cuenta cada detalle a lo largo del camino; desde el escenario iluminado con el poste donde Ramona (Jennifer López), debuta en la pantalla bailando Criminal de Fiona Apple mientras el dinero se acumula a su alrededor; hasta el frío techo donde las chicas a fumar, el apretado vestuario donde comparten, el cavernoso bar donde se mezclan las bebidas sobrevaloradas y la oficina donde se distribuyen las propinas. En el mundo de Hustlers, todos estos lugares son importantes. Con empatía y humor, la escritora y directora Lorene Scafaria traza un mapa del terreno, usando narraciones en off, importantes saltos de tiempo y ocasionales látigos para contar una historia de ambición, codicia y amistad.

23. I Lost My Body |Dir. Jérémy Clapin

Si bien las darlings de Netflix para la próxima temporada de premios son The Irishman y Marriage Story, una de las películas más originales y vitales del servicio de streaming lanzadas en el 2019 fue una de animación relativamente modesta que se estrenó en el Festival de Cannes: I Lost My Body. El debut de Jérémy Clapin ganó el primer premio de la Semana de la Crítica, y en este misterio vemos cómo se despliega la historia desde el punto de vista (por así decirlo) de una mano desencarnada, que emprende una búsqueda épica a través de París para encontrar el cuerpo al que una vez perteneció. Paralelamente a la búsqueda de La Mano a través de paisajes urbanos y alcantarillas, Clapin cuenta una conmovedora historia de amor que es a partes iguales de Michel Gondry y Jean-Pierre Jeunet y que también trata, esencialmente, de la soledad moderna, del anhelo y la pérdida, y de la búsqueda de conexiones en un mundo disociado.

22. Hail Satan? | Dir. Penny Lane

Aunque Satanás ha existido durante mucho tiempo, el Templo Satánico, el foco principal de este astuto documental, fue fundado en 2013 por Malcolm Jerry y Lucien Greaves. El portavoz del grupo, Greaves, habla con autoridad y humor sobre los objetivos políticos, sociales y teológicos más amplios de la organización, que se centran en la libertad religiosa y la separación de la iglesia y el estado. Aunque visten de negro y a menudo disfrutan del heavy metal, no son los satanistas cliché de los años 80: aquí, Lane ofrece al espectador un curso intensivo sobre el lugar del satanismo en la historia, a la vez que hace hincapié en la naturaleza activista de los satanistas modernos. Hail Satan? funciona como un manual divertido y reflexivo sobre un grupo que invoca a Satanás con las mejores intenciones.

21. Us | Dir. Jordan Peele

La idea del doble, ese doppelgänger con intenciones cuestionables y orígenes misteriosos, es un concepto potente tanto para el horror como para la comedia, y como corresponde, el escritor y director Jordan Peele utiliza el concepto para provocar sustos y risas en Us, su segundo largometraje sobre una familia, dirigida por los intrépidos padres Adelaide (Lupita Nyong’o) y Gabe (Winston Duke), que se enfrentan a sus homólogos con trajes y tijeras en medio de unas vacaciones tranquilas. Lo que comienza como un inquietante thriller de invasión de hogares con trasfondos sociopolíticos, da paso a un más frenético y retorcido rompecabezas de ciencia ficción que se adentra profundamente en los sentimientos de paranoia.

20. Pájaros de Verano | Dir. Cristina Gallego & Ciro Guerra

La épica de carteles de drogas, con horribles tiroteos y traiciones, se reimagina en esta crónica de una familia indígena wayúu en el norte de Colombia que se ve arrastrada por el comercio de marihuana de finales de los años 60 y 70. Como suele ocurrir en estas historias, la afluencia de dinero y el aumento de la violencia dentro de la comunidad tiene efectos desestabilizadores: las tradiciones históricas, los códigos de honor y los lazos familiares se abandonan en pos de la construcción de imperios. En el filme, seguimos a Rafayet mientras intenta aferrarse a su alma en medio de un caos desenfrenado y descontrolado de libre mercado. ¿Qué diferencia esta historia de avaricia y traición de todas las imitaciones de Goodfellas que has visto? Los cineastas tienen un control experto del ritmo y el estilo, dejando que la historia se desarrolle a través de largos capítulos y secuencias de suspenso para morderte las uñas.

19. Booksmart | Dir. Olivia Wilde

Los estudiantes de honor, obsesionados con la universidad y socialmente incómodos, que se encuentran en el centro de Booksmart, la comedia de Olivia Wilde, siempre están buscando optimizar sus experiencias. Obedientemente divertida y desgarradoramente dulce, nos muestra la historia de dos mejores amigas, Molly y Amy, que después de haber pasado los últimos cuatro años de sus jóvenes vidas enfocadas en su educación y actividades extracurriculares, tienen una noche salvaje en una fiesta: quieren compensar por todas las horas de alcohol, drogas y sexo de las que se perdieron. Con montajes, estallidos emocionales y una resolución triunfante en el día de graduación, Booksmart es un regreso lleno de empatía e ironía a la experiencia adolescente.

18. The Lighthouse | Dir. Robert Eggers

Puede que te tome llegar a la flatulencia pasivo agresiva número 50 de Willem Dafoe para caer bajo el hechizo de la fascinante, turbulenta y surrealista continuación de The Witch del director Robert Eggers. Dafoe y un Robert Pattinson muy bigotudo interpretan a dos marinos encargados de mantener un faro durante un turno de cuatro semanas; Pattinson interpreta a un recién llegado al oficio, mientras que Dafoe es el veterano con patas de palo que ni siquiera permite que su pareja mire la curiosa luminosidad de la parte superior de la torre. A partir de ahí, los dos hombres básicamente pierden la cabeza durante dos horas, que se sienten como dos días o cuarenta años. Hay alcohol, frijoles, una sirena y muchas peleas que llevan a los personajes (y a quienes ven el filme), lentamente a la locura.

17. Atlantique | Dir. Mati Diop

La mirada detenida de Mati Diop sobre el impacto de la migración de África Occidental en los que se quedan atrás (y, en cierto modo, en los que se aventuran a salir) es una maravilla peculiar. Nunca vemos el barco lleno de hombres salir de Dakar, Senegal, ni de la España a la que se dirigen, pero oímos hablar de este peligroso viaje, cuando la adolescente Ada (Mame Bineta Sane) y sus amigos navegan por la pérdida de los jóvenes, sus amigos y amantes, que se fueron en busca de una mejor fortuna en la quietud de la noche. Es una historia de fantasmas que exige el recuerdo de tantas vidas ahogadas en medio del océano, y nos hace recordar qué insensibles hemos sido los que estamos en otros lados al no considerar verdaderamente el costo y el significado de la diáspora moderna.

16. John Wick: Chapter 3 – Parabellum | Dir. Chad Stahelski

La franquicia de John Wick se ha convertido sigilosamente en la mejor serie de acción de las últimas décadas, centrándose en acrobacias fuertemente coreografiadas, una hermosa cinematografía y una mitología en constante expansión que es a la vez ridícula y convincente. El capítulo tres continúa justo donde terminó el anterior: con Wick corriendo para escapar de todo un mundo de asesinos que vienen a sacarlo de este plano de existencia por matar a un miembro de alto rango del inframundo en terrenos santificados. Una gran parte del atractivo de esta serie es cómo Keanu Reeves hace la mayoría de sus propias acrobacias, y aquí sube la apuesta con algunas secuencias de acción realmente increíbles. Además, Halle Berry aparece con dos perros devoradores de penes, y demuestra ser una estrella de acción tan capaz como Reeves. Ojalá sigamos teniendo secuelas de John Wick hasta que la Tierra se estrelle contra el sol.

15. Portrait of a Lady On Fire | Dir. Céline Sciamma

El drama romántico de Céline Sciamma es una magnífica mezcla de una suntuosa narración visual y una humanidad cruda y tierna. Ambientada en una remota isla francesa en el siglo XVIII, explora un affair a fuego lento entre una pintora de retratos (interpretada por Noémie Merlant) y su modelo (Adèle Haenel), ilustrando puramente las formas en que el arte puede captar la pasión genuina. Cada toma se compone con precisión, cada imagen se despliega para lograr el máximo impacto y, sin embargo, la lujosa estética nunca distrae de la historia elemental que se está contando. Es una de las historias más hermosas del año.

14. The Great Hack | Dir. Karim Amer & Jehane Noujaim

Cambridge Analytica robó los datos de 87 millones de usuarios de Facebook y luego los utilizó para captar votantes indecisos con propaganda política en nombre de clientes como Brexit y la campaña de Donald Trump en el 2016. Y sin embargo, de alguna manera, la villana empresa no es lo más más vil del documental The Great Hack, ya que eso va para Facebook, quienes no solo colaboraron con Cambridge Analytica (y no pudo controlarla), sino que también se permitió convertirse en la plataforma preeminente para operaciones de desinformación a gran escala que socavan la democracia sin ningún tipo de control. Con dinamismo y amplitud, el filme de Karim Amer y Jehane Noujaim detalla el escándalo de Cambridge Analytica a través del trabajo de reporteros y denunciantes que intentan exponer la función de la empresa como herramienta de los extremistas de derecha tanto en Estados Unidos como en el extranjero. Al hacerlo, revela un aterrador nuevo orden mundial digital en el que los datos son la mercancía más valiosa, así como la clave para llevar a cabo una guerra psicológica a una escala nunca antes vista. Es la película de terror del año.

13. Once Upon a Time… in Hollywood | Dir. Quentin Tarantino

Increíblemente divertida y dolorosamente melancólica al mismo tiempo, Once Upon a Time… in Hollywood nos habla sobre sobre una industria en un período de transición difícil. La película, que combina el ambiente relajado de Jackie Brown con la grandiosidad más ambiciosa de Inglourious Basterds, señala un cambio de estilo para Tarantino, un icono de la Generación X que se acerca a sus autoproclamados años creativos finales. Mientras que Sharon Tate de Margot Robbie y la familia Manson proporcionan el peso histórico del material, la amistad entre el actor de ficción de Rick Dalton (Leonardo DiCaprio) y Cliff Booth (Brad Pitt) es el núcleo de esta seductora epopeya en miniatura, que se desarrolla a lo largo de un par de perezosas tardes de 1969. Tarantino disfruta de la oportunidad de recrear los programas de televisión del Viejo Oeste, comerciales cursis y el ambiente de los últimos años de la década de 1960, y si bien el cine no puede curar la soledad, resucitar a los muertos o cambiar las tragedias del pasado, a veces puede aliviar el dolor.

12. In Fabric | Dir. Peter Strickland

Quienes seguimos de cerca al británico Peter Strickland sabemos que es un esteta cinematográfico; un artista que se deja seducir y muestra un dominio sobre los elementos más pequeños y efímeros del diseño de producción, los visuales, la textura y el sonido en sus películas. En su más reciente filme, In Fabric, hace su propia versión de un Giallo moderno fusionado con un thriller erótico europeos de los años setenta con una premisa simple: un vestido embrujado que arruina la vida de quienes lo usan. Suena bizarro y fácil de imaginar, pero en las manos de Strickland, se entreteje un descenso fantasmagórico hasta los infiernos con locura y exuberancia exquisitas.

11. Knives Out | Dir. Rian Johnson

Hay pocas cosas más divertidas en el cine este año que Knives Out: Rian Johnson creó un whodunit tan densamente lleno de interpretaciones y momentos brillantes, que es casi un milagro del misterio. Ciertamente ayuda que cada persona en este talentoso reparto se lo esté pasando de maravilla, desde Michael Shannon y su intensidad; pasando por Chris Evans que manda a comer mierda a todos, y hasta Daniel Craig, que parece un personaje de dibujos animados. Pero una de las mayores sorpresas de esta película llena de sorpresas es el hecho de que gira en torno al personaje de Ana de Armas, que convierte a Knives Out en un potente comentario sobre la estructura de clases.

10. MIDSOMMAR | Dir. Ari Aster

MIDSOMMAR, el filme más reciente del muy celebrado director Ari Aster (quien hizo nuestro filme favorito del año pasado, Hereditary), fue más allá de la iconoclastia visual de su debut. pero es en gran medida la película hermana de Hereditary. Ambos filmes están profundamente enfocados en torno al intenso y desgarrador dolor que experimentan sus personajes centrales, a medida que estos se desmoronan o llegan a abrazar la locura que los rodea como una forma de renacimiento. Un festival pagano sueco sirve como el gatillo que desata el sufrimiento contenido de Dani (Florence Pugh, en una interpretación increíble), quien pierde una familia para encontrar otra en el lugar y el momento más inesperados: en el medio de una afiebrada ceremonia salpicada de hongos alucinógenos y un llanto compartido en tándem mientras los infieles se esfuman en el fuego.

9. The Farewell | Dir. Lulu Wang

Basada en una historia personal de la guionista y directora Lulu Wang, The Farewell es la rara dramedia familiar que no escatima en ninguno de los dos géneros: la comedia de ver a una incómoda Billi (interpretada por Awkwafina) viajar de Nueva York a China para cuidar de su abuela enferma de cáncer sin revelar la naturaleza de su enfermedad, es tan eficiente como los momentos más convencionalmente dramáticos que llegan más tarde en la película cuando sus familiares intentan desenmarañar la situación moral absurda y trágica en la que se encuentran. Hay un impresionante equilibrio en el estilo de Wang, una apertura para encontrar imágenes impactantes en momentos tranquilos y descubrir notas de gracia visual en secuencias más caóticas. Del mismo modo, Awkwafina, tan descarada y explosiva en películas como Ocean’s 8 y Crazy Rich Asians, ofrece una actuación increíble que rompe el delicado equilibrio de la historia. The Farewell es melancolía sin desviarse hacia lo cursi, y perspicaz sin sentirse didáctico en un conflicto familiar intergeneracional.

8. Marriage Story | Dir. Noah Baumbach

Como director, Noah Baumbach siempre ha prosperado en la complejidad, separando pequeños momentos cómicos y traumas familiares con la misma habilidad. Su más reciente historia teatral está impulsada por las interpretaciones de Adam Driver y Scarlett Johansson de un marido y una mujer que han perdido el amor. El poder de esta película está en los detalles ingeniosos, y momentos que inesperadamente te rompen el corazón: incluso para Baumbach, que ya ha realizado una excelente película sobre el divorcio con The Squid and The Whale, Marriage Story es algo especial; una película contada con una fuerza asombrosa, y que se siente más como un documental que como una ficción.

7. Little Women | Dir. Greta Gerwig

La energía y el brío de Greta Gerwig como directora no se han visto afectados en lo más mínimo por el reto de adaptar una obra icónica y frecuentemente adaptada de la literatura estadounidense. Al contrario, parece estar más envalentonada que nunca, cortando las páginas de Louisa May Alcott en pedazos y volviéndolas a ensamblar en una película que está activamente en conversación con la novela en la que se basa. Little Women está llena de admiración por los personajes y la historia de Alcott, aunque no teme retocar audazmente algunos de los defectos del libro. Y lo que es más importante, el talento que Gerwig demostró en Lady Bird para hacer que todo un conjunto crepitara con vida también se exhibe aquí, con Saoirse Ronan y Florence Pugh dando las actuaciones más destacadas entre la familia March.

6. Waves | Dir. Trey Edward Shults

La tercera película del escritor y director Trey Edward Shults, de apenas 30 años de edad, es una historia personal sobre una familia suburbana del sur de Florida en crisis que trasciende su entorno y los detalles de su historia. Pero lo que Shults logra, tan rápidamente en su carrera, es una genialidad por partida triple: primero, un dinamismo formal y un estilo visual que es únicamente suyo, con ansiedad claustrofóbica y felicidad maravillosa al mismo tiempo; segundo, un mundo profundamente diseñado que nunca sacrifica la intimidad de los personajes; y tercero, logra una histeria emocional que probablemente no hayas sentido con una película en años: te golpea en el estómago y luego te corta el tendón de Aquiles, y al caer, te atrapa en sus brazos.

5. The Irishman | Dir. Martin Scorsese

El funeral de Martin Scorsese para su historia fílmica de director de películas de gángsters es otra pieza magníficamente elegíaca de un titán de Hollywood. The Irishman carece de la energía barroca de Goodfellas y de otros triunfos anteriores de Scorsese, pero es intencional: esta es una mirada fría a las realidades deshumanizadoras de la vida en la mafia. El héroe de la película, Frank Sheeran (Robert De Niro), es un hombre dado a la mitología, especialmente cuando se trata de su tensa relación con Jimmy Hoffa (Al Pacino). Pero Scorsese está más interesado en quitarle la imagen de tipo duro a Sheeran, escenificando la mejor y más tensa secuencia de la película en torno a una traición muy personal, y al resultado de una vida entregada al crimen bajo un enfoque femenino lapidario.

4. Les Misérables | Dir. Ladj Ly

Les Misérables no sólo lleva el nombre de la célebre novela de Victor Hugo, sino que comparte su escenario y logra un objetivo común espléndido. Dirigida y co-escrita por Ladj Ly, que nació, creció y aún vive en Montfermeil, la perenne y empobrecida banlieue o suburbio parisino donde Hugo puso parte de su historia, Les Misérables es a la vez culturalmente relevante y dramáticamente convincente, encontrando una manera de equilibrar la metáfora artística, que involucra enormemente la crítica de un sistema que permite que la pobreza aplastante sobreviva y prospere, y nos pregunta qué hemos hecho como sociedad, qué seguimos haciendo, y qué se puede hacer para cambiar las cosas antes de que sea demasiado tarde.

3. Honey Boy | Dir. Alma Har’el

En Honey Boy hay egomanía, pasos por instalaciones de rehabilitación, comportamiento narcisista, manipulación, abuso de sustancias, abuso de niños y más: si suena caótica es porque lo es, y por una buena razón. No vas a salir con un conocimiento profundo de todos los aspectos de la educación de Shia LaBeouf, y probablemente en ocasiones no serás capaz de distinguir la realidad de la ficción. Tampoco es necesario que te importe Shia para que este infierno disfuncional te impacte poderosamente y permanezca en tu mente: si Hollywood es percibido a menudo como un mentiroso que difunde historias de mierda, Honey Boy es tan dolorosamente honesto como una película biográfica puede ser.

2. Dolor y Gloria | Dir. Pedro Almodóvar

En Dolor y Gloria, Antonio Banderas nos da una de las mejores actuaciones de su vida como el cineasta Salvador Mallo (una especie de sustituto del propio Almódovar), que sufre tanto dolor físico que no sabe si volverá a trabajar. Peor aún, sufre tanto que puede que no le importe; pero la proyección del aniversario de una de sus películas más antiguas desencadena una cadena de acontecimientos que lo cambia todo: un amor perdido reaparece, y otros fragmentos de su pasado (encabezados por su joven madre interpretada por Penélope Cruz) se juntan en un filme resplandeciente y conmovedor, lleno de colores vibrantes y emociones aún más intensas. Es una dedicatoria a lo que hace que nuestros corazones sigan latiendo aunque nuestro cuerpo duela.

1. Parasite | Dir. Bong Joon Ho

El director coreano Bong Joon Ho no es ajeno a hacer mash-ups cuando se trata de tono en sus filmes. Sin embargo, cuando una película puede ser tanto la comedia del año como el thriller del año, sabes que has hecho algo importante. Incluso con el excelente historial de Bong, esta es la mejor película que el autor coreano ha producido jamás: una sátira vertiginosa sobre dos familias en Seúl que luchan por coexistir bajo el mismo techo, y una historia destacada sobre el abismo entre ricos y pobres. Parasite nos puede enloquecer en un momento y entristecernos al siguiente, pero siempre retiene su humanidad. Aunque el guión salvajemente inventivo finalmente estalla en violencia, Bong de alguna manera evita que cada uno de sus personajes se convierta en un villano.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • Me prendió
  • 5
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • 1
    Me confunde