NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH
CLOSE

Contemporary Store

Ya está disponible nuestra exclusiva merchandise. Regístrate en nuestra store y obtén un 20% OFF en tu primera compra.

Ir al store 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Coronavirus Perspectives

La pandemia del COVID-19 podría dar lugar a un brote de depresión a nivel mundial

Los riesgos de sfurir depresión aumentarán durante la pandemia. Fotografía: Renewed Freedom Center
Words Carlos Turmero

Los cambios a los que nos hemos sometido como sociedad luego de que la pandemia del coronavirus impactara nuestras vidas han sido poco menos que importantes y trascendentales: aislamiento, distancia social, cuarentena y más. La vida en general indudablemente no ha sido la misma desde hace dos meses.

Evidentemente no todos tenemos la misma capacidad e inteligencia emocional para asumir estos cambios y llevarlos de la manera más natural posible, por lo que no debería sorprendernos que se genere un aumento en los casos de depresión clínica durante la pandemia.

Un grupo de psicólogos clínicos del Centro para la Ciencia de las Conexiones Sociales de la Universidad de Washington, quienes estudian las relaciones humanas, como mejorarlas y cómo ayudar a aquellos diagnosticados con depresión clínica, con evidencias en acercamiento de aquellos que no tienen los recursos para enfrentar esta situación.

Este grupo de profesionales explicó las razones por las que crisis que está afectando al mundo actualmente el mundo entero traerá consigo consecuencia psicológicas y que los individuos, familias y comunidades deben prepararse para una epidemia de depresión a la que los gobiernos deberán prestar atención y tener respuestas preparadas.

Aumento en los riesgos

Algunos de los componentes emocionales de la depresión son la tristeza, la irritabilidad, soledad y el cansancio. Dadas ciertas condiciones, estas experiencias universales se apoderan del cuerpo y las transforman, afectando la motivación, la capacidad de dormir, de comer, de atención, de resolver problemas, de plantearnos metas y de funcionar de manera efectiva en general.

¿Estás teniendo pesadillas durante la cuarentena? Es más normal de lo que te imaginas

El público en general entiende la depresión como una enfermedad cerebral. Si bien los genes influyen directamente en el diagnóstico de la depresión clínica, también es cierto que los factores externos suman para ello.

Estrés y pérdida

Los niveles de estrés pueden llegar a niveles exacerbados debido a que las personas sufren pérdidas personales y el dolor es una reacción natural a ello. El curso impredecible y continuo de los estresores suma una nueva capa de riesgo.

Precisamente en estas circunstancias, la muerte es una constante, especialmente para aquellos que se encuentran en los frentes de batallas, quienes experimentan de primera mano el dolor, el trauma y el cansancio, lo que aumenta las posibilidades de que sufran depresión en el futuro.

Aislamiento interpersonal

Aislamiento social prolongado (la estrategia clave para frenar la propagación del virus) suma otra capa al riesgo. El cuerpo humano no esta diseñado para soportar la privación social por mucho tiempo. Estudios sugieren que las personas obligadas a “mantenerse refugiadas en un lugar” experimentaron más depresión. Aquellas personas que viven solos y no tienen la oportunidad de interactuar con otras personas están en riesgo. En definitiva, la soledad alimenta a la depresión.

Dificultades económicas

Para muchos el mayor estresor de esta pandemia no es el virus, es el dinero. El desempleo y la pérdidas económicas para aquellos que generan ingresos a través del comercio serán severas. En recesiones pasadas se ha visto como el desempleo y la inseguridad financieras dan lugar para un aumento en las tasas de depresión y suicidio.

Precisamente las personas que experimentan estos problemas durante las recesiones son las que están más en riesgo dadas las circunstancias en las que se encuentran ante la falta de dinero.

La recuperación será difícil

Mientras la crisis del COVID-19 aumenta los riesgos de depresión, la recuperación post-pandemia será más difícil debido al amplio espectro de necesidades que necesitarán ser atendidas.

Dado el impacto el que tiene la depresión en la motivación y la capacidad para resolver problemas, al momento en el que la economía se recupere, aquellos que se encuentran en ese estado se les hará mucho más difícil encontrar trabajo y establecerse nuevas metas.

Al momento en el que las cuarentenas y toques de queda sean levantados, aquellos en estado de depresión se les dificultará mucho más volver a la actividad social: ejercicios, paseos y salidas en general.

Aquellos en estado depresión serán más propensos a sufrir otro tipo de infecciones, dada la disfunción en la que se encontrará su sistema inmunológico. En conclusión, la depresión amplía el rango para los síntomas de una enfermedad crónica.

¿Qué se puede hacer al respecto?

Los expertos aseguran que es necesario un cambio de alto nivel en las políticas y en la manera en cómo enfrentamos el problema. Medias económicas por parte del gobierno son respuestas cruciales tanto para la recesión económica como para la depresión psicológica.

Otras de las medidas por las que los psicólogos abogan es por campañas de salud pública, para aumentar la conciencia con respecto a la depresión y las opciones de tratamiento, así como mejoras en las políticas referentes a la salud mental para minimizar las barreras para los accesos a tratamientos.

La forma en la que se habla sobre la depresión debe cambiar, los niveles de estrés que podemos experimentar son una respuesta normal a la crisis. Reconocer y aceptar esos sentimiento evitan que lo que sea una reacción se convierta en un desorden. Hacer énfasis en el contexto circunstancial que afecta a todos sin importar raza, etnia, nacionalidad o sexo ayuda disminuir el estigma y estimula la búsqueda de ayuda

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 2
    Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • 5
    Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
NIGHT MODE DAY MODE