CERRAR

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Coronavirus Perspectives

La contaminación del aire podría ser un factor clave en las muertes por COVID-19, según estudio

Al parecer, las zonas con mayor letalidad del COVID-19 en Europa y China también cuentan con el mayor índice de contaminación de aire. Fotografía: Getty
Words mor.bo

Las investigaciones en curso sobre la actual pandemia de infección por COVID-19 parece limitarse a estudiar su origen, funcionalidad y transmisión. Además, los científicos y las empresas farmacéuticas se están dedicando a encontrar una opción de tratamiento o una vacuna para el virus lo antes posible. Sin embargo, hay una falta de literatura médica sobre los posibles factores que contribuyen a la letalidad de la infección.

Ahora, un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Siena en Italia y la Universidad de Aarhus en Dinamarca, se encargó de examinar la posible asociación entre el COVID-19 y la contaminación del aire. Más concretamente, el equipo de investigadores estaba interesado en examinar si los altos niveles de contaminación atmosférica aumentaban la tasa de mortalidad del nuevo coronavirus en pacientes de zonas específicas.

Hasta ahora, los científicos han podido identificar solo unas pocas condiciones que pueden hacer que el virus sea más mortal o potencialmente mortal: por ejemplo, las directrices oficiales de las autoridades sanitarias, incluidas la Organización Mundial de la Salud, advierten a los adultos mayores y a los niños muy pequeños que practiquen específicamente las medidas preventivas sugeridas. Además, las personas con problemas de salud subyacentes, como la diabetes, también tienen más posibilidades de sufrir un mayor número de complicaciones y de morir a causa del COVID-19.

La nueva investigación, cuyas conclusiones aparecen en la revista Environmental Pollution, pone de manifiesto una correlación entre los mayores niveles de contaminación del aire y un aumento de la letalidad de la infección por coronavirus. El equipo de investigadores pudo llegar a esta conclusión tras examinar los datos de los países afectados por COVID-19, entre ellos Italia y China, así como información y datos sobre enfermedades respiratorias o epidemias anteriores.

De todos los países, las conclusiones del estudio se aplicaron sobre todo en Italia, donde el equipo observó diferencias significativas en las distintas zonas y niveles de contaminación atmosférica dentro del país. Si bien los investigadores convinieron en que varios factores podían desempeñar un papel (entre ellos una mayor población de adultos mayores en la zona con mayor número de muertes o simplemente un mejor registro de las muertes y los casos), la contaminación atmosférica parecía desempeñar también un papel igualmente importante. Según los registros de datos oficiales del Gobierno italiano, las zonas de COVID-19 más afectadas, entre ellas Romagna, Lombardía y Emilia, tienen también la peor calidad del aire y altos niveles de contaminación atmosférica no solo en el país sino también en el resto del continente europeo.

Los datos también se cruzaron con los registros del Índice de Calidad del Aire de la Agencia Europea del Medio Ambiente y el satélite Aura de la NASA y quedó claro que las zonas nombradas tenían la peor contaminación de toda Europa. Las razones de la contaminación del aire en las zonas nombradas incluyen las condiciones climáticas variables del norte de Italia y las grandes zonas industriales presentes en ellas.

Además de estos factores, el equipo de investigadores también examinó investigaciones anteriores sobre enfermedades respiratorias que demostraron claramente que la mala calidad del aire y la contaminación atmosférica pueden, en efecto, empeorar las enfermedades debido al aumento de la inflamación al inhalar toxinas, así como a la disfunción del sistema inmunológico.

Los investigadores explicaron que “la contaminación atmosférica representa una de las causas más conocidas de la inflamación prolongada, que a la larga conduce a una hiperactivación innata del sistema inmunológico”, pero el equipo también aclaró que es necesario seguir investigando el asunto. Hasta entonces, otros factores que contribuyen a la letalidad de COVID-19 tampoco deben ser ignorados: “Nuestras consideraciones no deben dejarnos descuidar otros factores [que pueden ser] responsables de la alta letalidad registrada”, dice el Dr. Dario Caro, uno de los autores del artículo y científico ambientalista del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Aarhus.

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • Me deprime
  • 1
    WTF!
  • Me confunde