CERRAR

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Drugs

La ciencia finalmente descubre cómo funciona un trip de LSD en el cerebro

LSD. Imagen: Expressen
Words mor.bo

Cuando el químico suizo Albert Hofmann descubrió por primera vez el LSD en el año 1943, tal vez nunca se imaginó que la sustancia mejor conocida como dietilamida de ácido lisérgico iba a causar tanto furor durante las siguientes décadas: además de su conocido uso recreacional desde la década de los 50 hasta ahora, una serie de estudios se ha encargado de determinar las propiedades curativas de la sustancia, y de cómo puede ayudar a personas con diversos diagnósticos de enfermedades mentales.

Sin embargo, y aunque parezca imposible de creer, los científicos realmente no saben cómo estos trips de ácido funcionan en nuestro cerebro (sin importar si terminan ampliando nuestra mente o dejándonos destruidos), y durante un buen tiempo han estado haciendo investigaciones sobre cómo la sustancia afecta nuestras conexiones cerebrales. Ahora, hay una respuesta.

Esta semana, un equipo de investigación del Hospital Universitario de Psiquiatría de Zurich parece haber descubierto lo que sucede en el cerebro cuando alguien está en pleno “viaje”, y los resultados podrían jugar un papel importante en futuras investigaciones sobre trastornos psiquiátricos.

Para el estudio, que fue publicado en la revista PNAS a principios de esta semana, los investigadores tuvieron a un total de 25 voluntarios a quienes les proporcionaron dosis de LSD mientras escaneaban sus cerebros. Lo interesante es que también les dieron a algunos de esos voluntarios ketanserina, un medicamento que bloquea los receptores de serotonina, un neurotransmisor previamente sospechoso de jugar un papel en la experiencia de LSD.

Cuando los investigadores hicieron que los voluntarios respondieran un cuestionario diseñado para determinar si alguien estaba volado, encontraron que las personas que tomaron la ketanserina no experimentaron ninguno de los efectos subjetivos del LSD. Además, los escaneos cerebrales revelaron que el LSD interrumpe un circuito importante entre cuatro partes del cerebro, incluyendo el tálamo, que actúa como un filtro de información. Esencialmente, la droga permitió que más información fluyera a través del tálamo hacia otras partes del cerebro en vez de hacerlo a través de la corteza cerebral, tal como reza el estudio.

“Nuestros resultados dan evidencia de que el LSD altera la conectividad dirigida dentro de las rutas cortico-striato-tálamo-cortical en humanos, lo que sugiere que una desintegración del procesamiento de la información dentro de estos bucles está subyacente en el estado psicodélico”.

Los autores también señalan que sus hallazgos podrían ayudar a explicar por qué las drogas psicodélicas como el LSD parecen tener propiedades antidepresivas, lo que apoya a investigaciones anteriores que sugieren que las personas con trastorno depresivo mayor tienen una mayor conectividad entre el tálamo y la corteza temporal, que puede ser amortiguada con el LSD.

Ahora que tenemos una mejor comprensión de cómo el LSD afecta el cerebro, los investigadores creen que pueden usar esa información para estudiar mejor los trastornos que producen los mismos efectos que la droga, como la depresión y la esquizofrenia. “Nos estamos acercando a comprender la complejidad de lo que sucede con el LSD en el cerebro”, dijo la investigadora Katrin Preller a The Guardian, “y eso es particularmente importante si vamos a desarrollar nuevos medicamentos”. ¿Podrán recetarnos LSD en el futuro? Parece que nos acercamos a esa realidad.

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1353
    Me gustó
  • 441
    Me prendió
  • 1101
    Lo amé
  • 78
    Me deprime
  • 307
    WTF!
  • 593
    Me confunde