¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Film / TV

“Killer Ratings”, la surrealista historia del periodista que ordenaba asesinatos para su propio show

"Killer Ratings". Fotografía: Netflix
Words mor.bo

Si eres amante de los shows de crímenes verdaderos en Netflix, probablemente te hayas encontrado durante los últimos días una sugerencia cuyo título no le hace justicia: Killer Ratings (Bandidos Na TV, en portugués original), la última joya televisiva de Brasil para la plataforma. Es una serie documental de siete capítulos que narra la historia verdadera de Wallace Souza, un presentador de televisión convertido en político y acusado de haber ordenado a un grupo de sicarios que llevaran a cabo asesinatos con el fin de aumentar sus propias cifras de audiencia.

Si te suena extremo, pues te contamos que no es una historia de ficción: Souza fue el carismático anfitrión de Canal Livre, un programa diario de variedades que se transmitió en Brasil durante las décadas de los 90-00 y que se convirtió en una especie de institución regional para la zona de Manaos. Canal Livre tenía un poco de todo: humor, baile, historias de la vida real, pero la verdadera atracción era su crónica policial, centrada en una de las ciudades más violentas de Brasil, situada en el centro de una de las rutas de narcotráfico más importantes del continente y rodeada de varias penitenciarías que albergan a poderosas bandas de delincuentes, en donde los tiroteos y los asesinatos eran un hecho cotidiano en la ciudad.

En su momento, la idea inicial del Canal Livre era representar el horror de la violencia urbana que asolaba a Manaos, mientras seguía a las fuerzas policiales en sus operaciones para reprimir la delincuencia. Y cualquiera que haya visto el show sabe que seguían a la policía muy de cerca: las tomas compartidas en el show eran impactantes y repulsivas, pero muy atractivas.

Los cadáveres eran los protagonistas del show, aunque el aspecto emocional también era profundamente perturbador: mostraba a amigos y familiares llorando sobre los cuerpos, con las manos manchadas de sangre. Todo a la hora del almuerzo. Sorprendentemente, Souza era visto como una institución para los habitantes, quienes sentían que la policía los había abandonado. De hecho, lo llamaban a él en vez de a la policía. Y así, muchas veces llegaba primero a las escenas de crímenes.

Souza era, además un ex oficial de la policía militar, así que tenía excelentes conexiones en toda la ciudad, dentro y fuera de la corporación. Era además diputado por su estado. Su alcance era tal, que programas similares al suyo se quejaban de él y de su personal, diciendo que tenían todas las primicias, dejando a la competencia sin nada pues los ratings de Canal Livre superaban todo pronóstico. Sin embargo, pronto se descubrió el lado aún más oscuro del show.

En el 2009, Moacir Jorge da Costa, un famoso narcotraficante de Manaos conocido comúnmente como Moa, decidió colaborar con la policía por miedo de ser asesinado en la cárcel, revelando que formaba parte de un grupo de asesinos a los que se les había ordenado cometer asesinatos en los alrededores de Manaos, bajo órdenes del propio Wallace Souza.

Las autoridades dijeron que Souza ordenó que sus rivales criminales fueran asesinados y que luego sus equipos de cámaras de televisión llegaran de primeros a la escena, matando dos pájaros de un tiro, pues los asesinatos no solo eliminaron la competencia del narcotráfico, sino que también elevaron los índices de audiencia. Así lo explicó en ese entonces Thomas Augusto Vasconcelos, secretario de inteligencia del estado de Amazonas.

“En realidad, llegaron a crear actos. Es increíble. Nuestras investigaciones determinaron que los crímenes fueron cometidos explícitamente para generar noticias para el programa”.

El Procurador General del Estado, Otavio Gomes, dijo en ese entonces que la banda de Souza estaba vinculada a seis asesinatos, pero el fiscal del caso, Pedro Bezerra, dijo que no se podían presentar cargos de asesinato contra Souza por falta de pruebas concretas. El presentador nunca fue a la cárcel, y murió en 2010 a causa de un ataque cardíaco.

Sin duda, el caso Wallace es una mirada escandalosa a las realidades y la corrupción de la política y el crimen en Brasil, que Killer Ratings describe de manera experta. El director del documental, el británico-paraguayo Daniel Bogado, explica que descubrió la historia en 2009. “La anoté en mi lista de ideas, pero pensé que alguien haría una película sobre eso antes de que yo tuviera una oportunidad”. Pero como en 2017 nadie había dado el paso, se fue un mes a Manaos a investigar y a entrevistar a los implicados sobrevivientes. Dice que aunque Souza hubiese terminado en la cárcel, la historia se merecía una serie. “No creo que hubiera supuesto una gran diferencia. La historia sigue siendo increíble”.

Killer Ratings ya se encuentra en Netflix. Disfruta del trailer a continuación.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 2
    Me gustó
  • Me prendió
  • 2
    Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • 4
    WTF!
  • Me confunde