¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Music

Kanye West visita el show de Jimmy Kimmel para promocionar su nuevo disco: “Estoy en servicio a Dios”

Kanye West en Inglewood, California, el pasado miércoles. Fotografía: Getty
Words mor.bo

Kanye West no tuvo tiempo de terminar su largamente retrasado álbum Jesus Is King a la medianoche, pero sí se tomó la molestia de promocionarlo en el late night show Jimmy Kimmel Live la noche de ayer, que, pese a que se realiza en Los Ángeles, está transmitiendo desde NYC durante una semana.

West estuvo de paso por unas horas antes de una fiesta de estreno de su álbum Jesus Is King, y su película complementaria en el Forum de Los Ángeles. West llegó al escenario con una ovación de pie y un abrazo de Kimmel. Con hoodie azul, y una gran sonrisa, West saludó al público antes de comenzar con la entrevista. La primera pregunta de Kimmel fue al grano: “¿Cuándo sale este álbum?”

¿Lo peor de todo? West respondió erróneamente diciendo que “ya estaba afuera”, aunque que el álbum no debutó a medianoche como estaba planeado. Kimmel mostró un breve fragmento de la hija de 6 años de West, North, bailando frente a una pantalla que mostraba imágenes de su película IMAX antes de que Ye se lanzara a una exhortación un tanto incoherente sobre su propia espiritualidad floreciente, sugiriendo que criar a una hija con su esposa Kim Kardashian había cambiado completamente su visión de la vida.

“Me encanta el hecho de que mi hija quiera ir a la iglesia”, dijo West. “Tiene una asociación de pensamiento tan positiva yendo a la iglesia porque todos están fuera de las cuatro paredes tradicionales”. Parece que su conversión a la fe evangélica es bastante en serio.

“Ahora que Dios me ha llamado y le he dado mi vida a Jesucristo, tenemos innovación cristiana en nuestro tiempo”, dijo. La “innovación” de West incluye la prohibición del sexo prematrimonial para las personas que trabajaron en el álbum. No, no es broma.

La visita al show fue casi un sermón, con West sugiriendo que Dios lo estaba usando a él, a su familia y al coro que lo acompaña en su Sunday Service “para presumir”, profesando: “Estamos en completo servicio a Dios”.

Cuando Kimmel le preguntó si se sentía “nacido de nuevo” y si se consideraba a sí mismo un “artista de música cristiana ahora”, Kanye, con los brazos cruzados y una gran sonrisa, respondió: “Soy un todo cristiano”.

La visita de West concluyó con un clip de 30 segundos de su película, que fue filmada al menos parcialmente en Roden Crater, del artista James Turrell, en Flagstaff, Arizona. Kimmel también anunció que West regresará a su show en Brooklyn para una presentación de su nuevo álbum, el viernes por la noche.

Dale un vistazo a la entrevista completa a continuación:

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • Me deprime
  • 1
    WTF!
  • Me confunde