¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Style

Kansai Yamamoto: una visión japonesa avant-garde con kabuki, samurais y David Bowie

Fotografía: Getty
Words mor.bo

El pasado fin de semana, la cuarta colección de Louis Vuitton Cruise se presentó en una espectáculo increíble y dramático que superó a lo que hizo hace un par de años con una nave espacial el en Museo Niterói en Rio de Janeiro, pues lo que preparó Nicolas Ghesquière para esta pasarela en las afueras del Museo Miho parecía un montaje digno de una ópera, y además de contar con estrellas como Michelle Williams y Jennifer Connelly en la primera fila, el desfile tuvo un invitado de lujo: el icónico diseñador japonés Kansai Yamamoto, quien colaboró con Ghesquière para esta colección claramente inspirada en la cultura japonesa, con arte japonés clásico y estampados basados en el arte del Kabuki.

Fotografía: Getty

Yamamoto es un pionero en el diseño de moda japonés para quien las siluetas son vitales: los trajes intrincados de kimonos clásicos y los pantalones de samurai nunca faltan en sus colecciones. Yamamoto es famoso por fusionar la estética tradicional y la moderna, y más de 40 años después de su debut en el mundo de la moda, es posible decir que no hay otros diseñadores haciendo lo que él hizo en su momento, con espectáculos de pasarelas llenos de euforia y ópera japonesa en un resplandor caleidoscópico.

De hecho, en 1971, Kansai Yamamoto ya había encendido una revolución en la moda cuando se convirtió en el primer diseñador japonés en mostrar su trabajo en una pista londinense, una década antes de que Rei Kawakubo de Comme des Garçons y Yohji Yamamoto debutaran en París. Desde entonces, Kansai se ha hecho famoso por crear trajes andróginos, futuristas y casi teatrales.

Fotografía: Alexandra Vaespi

Fotografía: Alexandra Vaespi

Su interés no siempre estuvo en el mundo de la moda; de hecho, estudió Inglés e Ingeniería Civil en la Universidad Nippon de Tokio antes de graduarse en del Bunka Fashion College en 1967, cuando comenzó con su estética vanguardista llena de colores caleidoscópicos, proporciones extravagantes y las capas teatrales. Las siluetas de kimono, a las ilustraciones de manga y pantalones inspirados en tatuajes Yakuza, Yamamoto combina el diseño y la cultura japonesa en creaciones que tienen en su ADN tanto a las niñas del distrito Harujuku como a los guerreros samurai.

Kansai Yamamoto

Fotografía: Tokyo Candy

Así que después de debutar en Londres, fue casi inevitable que haya sido notado por David Bowie, quien buscaba reinventarse como Ziggy Stardust. Yamamoto fue su diseñador casi exclusivo durante esa gira al igual que la de Aladdin Sane, que incluían kimonos, outfits que parecían haber salido de una civilización extraterrestre, y trajes de una sola pieza que se volvieron icónicos tanto para el mundo de la música como para el de la moda.

Fotografía: Masayoshi Sukita

David Bowie

Fotografía: Getty/Archivo

Sin el trabajo innovador de Yamamoto, diseñadores como Issey Miyake, Yohji Yamamoto, Kenzo Takada y Rei Kawakubo tal vez no existirían: todos ellos lo listan como su mayor influencia en cuanto a estilo e innovación, y sin duda marcó la pauta con un trabajo colorido y vanguardista que, irónicamente, se inspiró en la tradición japonesa para llevarla hacia el futuro: sus piezas están influenciadas por período Momoyama de arte japonés (entre los años 1573-1615), así como en el tradicional traje de teatro Kabuki y en las ilustraciones de manga clásicas, algunas de las cuales se podían ver en las estampas y motivos de máscara del desfile de Ghesquière para Louis Vuitton.

Además de los diseños, Ghesquière también se inspiró en los espectáculos de Yamamoto, quien en los años 90 comenzó a realizar sus Super Shows de pasarelas, que lo llevaron a la India, a Vietnam, y hasta a la Plaza Roja de Moscú. No en vano este runway de Louis Vuitton se realizó en un lugar majestuoso de Kyoto como el Museo Mijo.

Fotografía: Louis Vuitton/Instagram

Louis Vuitton Cruise 2018

Fotografía: Getty

En la pasarela, hubo vestidos cortos y brillantes decorados con máscaras de kabuki; imágenes de manga japonesa en el estampado de los pantalones; cinturones de kimono; armaduras de samurai; pero sobre todo un sabor urbano ineludible con estampados de leopardo, shorts de cuero y púas punk por doquier, con accesorios de botas vaqueras y carteras que parecían salidas de un animé.

Louis Vuitton Cruise 2018

Fotografía: Getty

Louis Vuitton Cruise 2018

Fotografía: Getty

El desfile demostró que la visión de Ghesquière para la marca es cada vez más atrevida y en consonancia con un público más joven, y a su vez la muestra más personal del diseñador en sus cuatro años como director creativo: al fin y al cabo las colecciones Cruise son para viajar no sólo en su significado más literal, sino también el más evocativo, pues con esta colección, la imaginación vuela sin esfuerzo hasta la tierra del sol naciente, y con la colaboración de Yamamoto (quien ya tiene algunos años retirado), esa fusión deliberada entre el oriente y el occidente y entre la tecnología y la tradición, nos lleva de nuevo a una de las ideas más arraigada en el trabajo del pionero japonés: romper con las fronteras culturales para celebrar nuestras diferencias.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 4
    Me gustó
  • Me prendió
  • 11
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • 2
    Me confunde