Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

Rahaf al-Qunun es recibida oficialmente en Canadá en calidad de asilada y refugiada

Rahaf Mohammed al-Qunun llega al Aeropuerto Internacional Pearson de Toronto, junto con la Ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland. Imagen: Getty
Words mor.bo

Update: 14/01/2019, 12:45 horas

Rahaf al-Qunun, la joven saudí de 18 años que captó la atención internacional por resistirse a ser deportada de una habitación de hotel en Bangkok a su país natal por temor a ser asesinada por su familia, finalmente llegó a Canadá el fin de semana, en el tramo final de un largo viaje hacia un país que la aceptara como refugiada legal. La ministra de Relaciones Exteriores, Chrystia Freeland, le dio la bienvenida a Rahaf en el Aeropuerto Internacional Pearson de Toronto y puso su brazo alrededor de la joven sonriente.

“Canadá está contenta de haber podido actuar con rapidez y ofrecer seguridad a una refugiada a pedido del ACNUR, así como ofrecerle un hogar a una persona cuya vida estaba en peligro”.

Canadá otorgó el estatus de asilo a Alqunun el viernes, quien voló a Toronto vía Seúl, Corea del Sur, según informó Surachate Hakparn, jefe de la policía de inmigración de Tailandia. Alqunun llegó a Bangkok con la esperanza de buscar asilo en Australia, después de huir de su familia mientras estaba de vacaciones en Kuwait.

Rahaf informó a través de Twitter que había sufrido abuso físico a manos de miembros de su familia, y que habían tratado de casarla contra su voluntad, en un país donde los parientes varones suelen ejercer un control extraordinario en casi todos los aspectos de la vida de una mujer, incluido el matrimonio, el trabajo, los estudios y los viajes.

Australia había dicho que estaba considerando la posibilidad de ofrecerle asilo, pero el ACNUR sugirió que Canadá solía moverse más rápido en estos casos, así que la joven cambió su destino original. Durante la rueda de prensa ofrecida el fin de semana, Freeland evitó responder una pregunta sobre el efecto que la decisión de asilo podría tener en las relaciones entre Arabia Saudita y Canadá.

La Sociedad Nacional de Derechos Humanos, una organización estrechamente asociada con el gobierno saudí, tuiteó después de la llegada de Alqunun que “algunos países y organizaciones internacionales” están motivados políticamente para “incitar” a las adolescentes a abandonar sus hogares. Si bien es cierto que el caso de Rahaf podría cambiar de ahora en adelante la manera en la que se evalúen estos casos de asilo, también podría ser contraproductivo para otras jóvenes en Arabia Saudita, quienes de ahora en adelante tendrán un control mucho más estricto por parte de sus familias gracias a este precedente.

Update: 10/01/19, 14:15 horas:

Rahaf al-Qunun, la adolescente saudita que huyó de su familia y abrió una cuenta de Twitter como parte de un atrevido intento de buscar asilo en Australia, tuiteó esta mañana que tenía “malas y buenas noticias”. Después de eso, la cuenta, que logró reunir más de 100.000 seguidores en los últimos seis días, fue borrada.

Phil Robertson, subdirector de Human Rights Watch para Asia, y quien ha estado estrechamente relacionado con el caso de Qunun, dijo que la adolescente suspendió temporalmente su cuenta debido a algunas “amenazas de muerte muy desagradables y muy reales”.

Robertson que no estaba claro cuándo se reanudaría los tweets, y dijo que todo dependería de las acciones del CEO de Twitter, Jack Dorsey. Una de las amigas de Qunun, y quien la ayuda a manejar la cuenta, tuiteó desde su propio Twitter que la joven de 18 años había recibido amenazas y, como resultado, la había cerrado.

Además, CNN reportó el día de hoy que un funcionario tailandés había revelado que tanto Australia como Canadá le había otorgado asilo a la adolescente, por lo que desactivar temporalmente su cuenta de Twitter puede haber sido una medida de seguridad prudente, si tomamos en cuenta que el mismo funcionario reveló que la joven estaba a punto de tomar un avión, pero no reveló su destino final.

Por otra parte, los funcionarios sauditas han estado tomando nota de la actividad de Rahaf en Twitter: después de que al-Qunun estuvo a salvo en custodia de la ONU, un diplomático saudí con sede en Bangkok sugirió que la policía de inmigración tailandesa debería haber confiscado su teléfono en lugar de su pasaporte, creyendo que eso podría haber evitado que se le permitiera permanecer en Tailandia debido a la falta de atención internacional.

Hasta los momentos, representantes de los gobiernos de Australia y Canadá se han negado a ofrecer detalles o confirmar a cuál de los dos países la joven estará trasladándose en las próximas horas.

Update: 10/01/19, 14:00 horas:

La saga de la adolescente saudita Rahaf Mohammed al-Qunun continúa: esta mañana, un grupo de mujeres en topless realizó una protesta en la ciudad australiana de Sydney en solidaridad con la adolescente que el pasado fin de semana huyó de su familia y buscó asilo en Australia.

Cuatro jóvenes se pararon frente al Consulado de Arabia Saudita, usando solo jeans, con carteles sobre sus cabezas que decían “TODAS LAS MUJERES LIBRES + SEGURAS”, “RAHAF HEROÍNA DE LA HERMANDAD” y “DÉJENLA ENTRAR”. La manifestación de 45 minutos se produjo después de que Rahaf Mohammed al-Qunun, de 18 años de edad, huyera del reino de Oriente Medio y afirmara que su familia la mataría porque había renunciado al Islam.

Jacqui Love, fundadora del grupo de mujeres Secret Sisterhood, dijo a la prensa que la protesta se llevó a cabo “para apoyar la valentía de Rahaf y para demostrar que todas las mujeres deben tener el derecho de expresarse de manera libre y segura”.

“Rahaf se ha convertido en un símbolo mundial de mujeres que intentan escapar de la opresión. Nadie debería vivir con miedo por su seguridad, simplemente porque son mujeres”.

Love también dijo que esperaba que la protesta ayudara a inspirar al gobierno federal a otorgarle tanto a Rahaf como a mujeres en situaciones similares asilo para que estuvieran libres de persecución. “Esperamos que se le otorgue una visa australiana y le pedimos al gobierno que lo haga lo antes posible”.

El grupo también creó una página de GoFundMe para la joven, cuyos fondos serán destinados para que donde escribieron: “Debido a que su historia ha ganado atención mundial, estos fondos son necesarios para que Rahaf Mohammed al-Qunun pueda instalarse de manera segura en un nuevo país, ya sea Australia o cualquier otro.

Por su parte, el gobierno australiano ha dicho que está “evaluando” la concesión de asilo a Rahaf Mohammed al-Qunun, pero que aún no han alcanzado una decisión final al respecto. Por los momentos, Rahaf sigue en Tailandia en calidad de refugiada por la ACNUR.

Post original:

El pasado fin de semana mientras muchos disfrutaban de los Globos de Oro por la televisión, una adolescente saudita de 18 años llamada Rahaf Mohammed al-Qunun, intentaba desesperadamente evitar ser enviada de regreso a su país natal, donde cree que la matarán.

La joven había tomado un vuelo a Bangkok mientras estaba de vacaciones con su familia en Kuwait. Desde Bangkok, planeó tomar otro avión a Australia, donde quería buscar la condición de refugiada. Sin embargo, su familia la localizó, y las autoridades tailandesas cooperaron para que fuese enviada a Kuwait en contra de su voluntad, donde su familia podría llevarla de regreso a Arabia Saudita. “Quieren matarme”, dijo en Twitter.

Al-Qunun es un estudiante de 18 años de Ha’il, Arabia Saudita, un país que ella describe “como una prisión”. En una entrevista, le dijo a The New York Times que su familia la había maltratado durante toda su vida, incluso encerrándola en una habitación durante seis meses después de que se había cortado el cabello de una forma que a su familia no le gustaba. También dijo que su hermano la golpeaba con frecuencia. “No puedo tomar mis propias decisiones”, le dijo al diario. “Incluso con respecto a mi propio cabello no puedo tomar decisiones”.

Al-Qunun también se declaró atea, lo cual es un delito en Arabia Saudita. Teme que si la envían de regreso a su país, sea arrestada por cargos de apostasía o desobediencia, o su familia la mate por deshonra. Estos temores no son infundados: su primo la amenazó públicamente con matarla en Twitter:

Las mujeres adultas en Arabia Saudita viven bajo un sistema restrictivo de tutela masculina que requiere que actividades básicas como viajes al extranjero, matrimonio y empleo, sean aprobadas por un pariente masculino. Los tutores con frecuencia controlan las finanzas de las mujeres, lo que les dificulta alquilar un apartamento, conseguir un trabajo o inscribirse en la escuela sin el permiso de su tutor.

Si una mujer como Al Qunun viaja al extranjero sin el permiso de su tutor, el tutor tiene el derecho de solicitar que el país al que huye le devuelva el dinero. Si suena como algo extremo y extraño, no lo es: en 2017, otra mujer saudí, Dina Ali Lasloom, fue deportada durante una escala en Filipinas después de intentar buscar el estatus de refugiada en Australia. El paradero de Lasloom sigue siendo desconocido.

La joven usó las redes sociales para crear conciencia sobre su caso, lo que eventualmente despertó la atención de los medios internacionales. Se atrincheró en su habitación de hotel y estuvo publicando actualizaciones en Twitter, incluyendo una solicitud de asilo y la intervención de las Naciones Unidas. Si la ONU es realmente exitosa en evitar que al-Qunun sea repatriada a Arabia Saudita, esto podría indicar un cambio en la forma en que se manejan estos casos y quizás dar algo de esperanza a las mujeres sauditas que buscan escapar de situaciones abusivas.

Tras una reunión con trabajadores de la agencia de refugiados de la ONU, ACNUR, a la joven de 18 años se le entregó su pasaporte, y se le confirmó que podrá permanecer en Tailandia bajo su cuidado, y que no se la enviará a ninguna parte en contra de sus deseos. Desde entonces, publicó en Twitter que su padre, un alto funcionario del gobierno saudí llamado Mohammed Alqunun, se encuentra en Bangkok, y que espera persuadir a su hija para que regrese al reino con él, por lo que la jovenn se encuentra “asustada” y “preocupada” por la posibilidad de volver a casa.

El mayor general de Tailandia, Surachate Hakparn, dijo que la adolescente había indicado que no estaba dispuesta a volver a casa. “A partir de ahora, no desea regresar y no la forzaremos. No será enviada a ninguna parte. Huyó de las penurias. Tailandia es una tierra de sonrisas. No enviaremos a nadie a morir. No lo haremos. Nos adheriremos a los derechos humanos bajo el mando de la ley”.

Phil Robertson, subdirector de Human Rights Watch en Asia, dijo que no había duda de que Qunun necesitaba protección en calidad de refugiada. “Ella teme desesperadamente a su familia, incluido su padre, que es un alto funcionario del gobierno, y dado el largo historial de Arabia Saudita de mirar hacia otro lado en los llamados ‘incidentes de violencia de honor’, su preocupación de que pueda ser asesinada si la devuelven no puede ser descontada”.

Se espera que en las próximas horas, ACNUR pueda finiquitar la solicitud de asilo de Rahaf a Australia.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 2
    Me gustó
  • 3
    Me prendió
  • Lo amé
  • 10
    Me deprime
  • WTF!
  • 1
    Me confunde

Conoce a Lachlan Watson, el actor no binario de 17 años: “Creo que es un error etiquetarte tan rápido, no tienes que ser solo una cosa u otra. Puedes hacerte tu propio camino y puedes hacerlo de manera brillante e independiente, y contar la historia de Susie ha significado mucho para mí. Creo que ambos estamos en un mismo camino de descubrimiento”. More