Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Music Reviews

Fauna Otoño 2019: De íconos y aspirantes

Ms. Lauryn Hill en Fauna Otoño. Foto: Lukas Cruzat
Words Homero Ramírez

Cuco es el apodo (y nombre artístico) de Omar Banos, el encargado de abrir el escenario principal del tercer Fauna Otoño, el que peor sonó pero el que más calidad atrajo, al menos al momento del anuncio de su cartel: a última hora se bajaron Madlib y The Internet y la fanaticada digital reclamó sin espacio a dudas.

Cuco salió al escenario con tranquilidad y se devoró a la fanaticada de las primeras filas del Movistar Arena con su propuesta indie que combina los sintetizadores con las guitarras. Y, en su show, se acomodaron las baladas en spanglish con el delirio del término. Después de varias emociones con Lo que siento, Lover Is A Day y Amor de siempre, el cierre corrió por cuenta de CR-V y Lucy. Allí la banda se dedicó a saltar junto al californiano-mexicano, al igual que la cancha, y los límites de experimentación del número se trasladaron a lo que se vendría durante la noche: una pista, el hip-hop y la fiesta.

CUCO en Fauna Otoño. Foto: Lukas Cruzat
CUCO en Fauna Otoño. Foto: Lukas Cruzat
CUCO en Fauna Otoño. Foto: Lukas Cruzat
CUCO en Fauna Otoño. Foto: Lukas Cruzat

Banos rapeó un tanto, se desató por fin luego de mantenerse estático casi una hora y se llevó un aplauso cerrado al final. El punto bajo fue que (casi) siempre su voz se perdió entre los instrumentos, pero quedó una sensación positiva. Es que pagó su deuda con Chile luego de bajarse a última hora del anterior Fauna Primavera, y presentó sus primeros dos álbumes independientes y un cúmulo de singles en medio de una ejecución que bregó por la pulcritud y destacó por las figuras geométricas-psicodélicas de las visuales.

La salida del lineup de The Internet le dio la posibilidad a IAMDDB de pararse frente a la mayor audiencia. La inglesa de raíces angoleñas, apenas con su DJ, al igual que su antecesor mostró los éxitos de una carrera maratónica en la que destaca Shade” como su mayor éxito. Entre sus mixtapes encuentras jazz, soul y hip-hop, sin reparos los estilos que se impusieron en la jornada. No deslumbró pero Diana Debrito, su nombre de nacimiento, se paró y transmitió buenas vibras con su estilo y sencillez.

IAMDDB en Fauna Otoño. Foto: Lukas Cruzat
IAMDDB en Fauna Otoño. Foto: Lukas Cruzat
IAMDDB en Fauna Otoño. Foto: Lukas Cruzat
IAMDDB en Fauna Otoño. Foto: Lukas Cruzat

En medio de ambas presentaciones internacionales, Ana Tijoux ofreció cerca de una hora de grandes éxitos en la que incluyó piezas de Makiza (como La rosa de los vientos) más su repertorio solista — con énfasis en Vengo (2014) — . La chilena, oriunda de Lille y con 22 años en la escena musical, pidió perdón por los problemas técnicos que iban más allá de sus posibilidades, y ofreció un conjunto de bronces que juntos fueron dinamita pues le insertaban un salto de calidad extra a sus composiciones.

Hasta que llegó la hora. Ya no había espacios para ir a la fría explanada a fumar o buscar un refresco. Llegó el momento del The Miseducation of Lauryn Hill 20th Anniversary World Tour. Después de todos los preámbulos imaginables. Incluso de la DJ de la Ms. no mirando noticias y festejando al ritmo de J Balvin mientras la arena le subía el volumen a sus pifias, en parte por el apoyo del colombiano a Chris Brown, y también porque las piezas del lineup estaban ya retrasadas.

Después de casi una hora de mezclas de la entusiasta productora, que mezcló lapsos de fiesta con reggaetón mal recibido por la audiencia, Lauryn Hill reactivó su único álbum de estudio, que festeja dos décadas, con una de las que peleará por posicionarse como uno de los momentos del año en Santiago: reinventó sus melodías R&B, soul y hip-hop a su gusto. No solo rapeó y compartió las líricas con sus tres coristas, sino que transformó los sonidos que conocemos y los llevó hasta la dimensión que hoy la define como artista, ya más madura, con una voz un tanto más ronca y asumiendo esa responsabilidad de ser el nombre de más peso en todo el sábado. Pese a las variaciones, y en el show con más calidad en cada una de sus piezas, éxitos de culto de la talla de Everything Is Everything, Ex-Factor y Doo Wop (That Thing) convivieron con clásicos de siempre como Can’t Take My Eyes Off You, Killing Me Softly y Ready or Not, estas dos últimas parte de la historia de su época como voz de Fugees y el recordado The Score.

Entre reversiones, una banda del más alto nivel y canciones que evocan nostalgia y te incitan a apelar a tus mejores movimientos, la nacida en New Jersey atrapó la mayor cantidad de elementos posibles de la música negra -de hecho puso en la pantalla a los principales referentes históricos- y transmitió dulzura y potencia de la mano de una vanguardia inagotable, un look que bien nos podría trasladar a una iglesia negra donde el coro es tan afinado como impetuoso y un público respetuoso y rendido.

Ms. Lauryn Hill en Fauna Otoño. Foto: Lukas Cruzat
Ms. Lauryn Hill en Fauna Otoño. Foto: Lukas Cruzat

Fue tanto el impacto de la figura de Lauryn Hill en el Fauna Otoño que tras esa hora de emociones, muchos tomaron vías de salida y salieron a buscar más inspiración afuera del festival. Y a Jungle, el cierre de la fiesta, lo recibió una cancha algo más vacía, y las tribunas ídem. Si ya el recinto había sido reacomodado y jamás estuvo completo a la mitad de su capacidad, ya sobre la una de la madrugada era todavía más desolador el panorama. Y, por esa razón y los desperfectos técnicos, los de más atrás escuchaban el eco y los sonidos por ende se replicaban con desfase.

Eso sí, nada podía empañar una fiesta que, lamentablemente, se reservó para pocos. Los Jungle, que mantuvieron a la misma banda que los acompañó en sus dos visitas anteriores a Chile, ahora tenían más que ofrecer que su producción homónima. Era el momento de, con pinzas, lo mejor de For Ever encontrase su sitial entre, por ejemplo, The Heat y Time. El segundo álbum de los londinenses ofrece más loops disco y el falsetto constante a dúo entre J Lloyd y Tom McFarland se mezcla con la sutileza de Rudi Salmon, la voz femenina, para así desarrollar melodías bailables, de ánimos altos, de energías que vuelven pese a que se encamina el final de la noche, y de pocos pero buenos hits que hacen corear.

Jungle en Fauna Otoño. Foto: Lukas Cruzat
Jungle en Fauna Otoño. Foto: Lukas Cruzat
Jungle en Fauna Otoño. Foto: Lukas Cruzat
Jungle en Fauna Otoño. Foto: Lukas Cruzat

Tras una hora de luces rojas y brillantes de glamour encima de los músicos, más el repaso de los dos discos, el punto decisivo correspondió a Casio y diez minutos de alto vuelo con la combinación de Drops y Busy Earnin’ -que desde el FIFA15 se convirtió en una referencia mundial- para exprimir las últimas gotas de neo-soul, funk y teclados de space pop incluidas en los trabajos de XL Recordings, el sello en el que graban y que en parte los tiene recorriendo el mundo por completo, recogiendo influencias, traspasándolas sin tapujos y trascendiendo desde los primeros capítulos de su historia.

Es imposible decir que Fauna Otoño es una cita consolidada. Imposible. Sigue siendo el primo pequeño de la edición primaveral que ya se insertó en la agenda santiaguina de oídos exigentes. Pero Lauryn Hill medio que rompe el análisis, porque sola pudo levantar un festival que se caía al piso sin The Internet y sin el mejor sonido de un recinto que no se llenó ni achicándose. Perdón, no sola: con todos esos alumnos que adornaron el cartel que, desde el día 1, solo la anunció a ella como gran figura.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • 1
    Lo amé
  • Me deprime
  • 1
    WTF!
  • 1
    Me confunde

Conoce a Lachlan Watson, el actor no binario de 17 años: “Creo que es un error etiquetarte tan rápido, no tienes que ser solo una cosa u otra. Puedes hacerte tu propio camino y puedes hacerlo de manera brillante e independiente, y contar la historia de Susie ha significado mucho para mí. Creo que ambos estamos en un mismo camino de descubrimiento”. More