¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

Estos creadores de modelos virtuales en 3D se masturban creando clones de celebridades y de sus ex

Una de las modelos creadas con Virt-A-Mate. Imagen: Twitter/Virt-A-Mate
Words mor.bo

Durante décadas, las computadoras (y en consecuencia, los humanos) han tenido la capacidad de generar representaciones convincentes de eventos que nunca ocurrieron: desde Photoshop hasta los deepfakes, crear realidades alternativas, para bien y para mal parece que será parte de nuestro futuro cercano y distópico. Ahora, sin embargo, las cosas han evolucionado al campo de la realidad virtual: tal como informa Motherboard en un reportaje publicado esta semana, hay una comunidad en Internet que se ha encargado de desarrollar, como suele suceder, estos avances para algo muy sencillo: celebridades femeninas teniendo sexo.

El ambiente en realidad virtual permite experimentar e interactuar con un mundo 3D que no es real: para entrar en este mundo virtual debes ponerte un casco de RV (un casco con una pantalla en su interior que te hace sentir como si estuvieras en otra parte). La pantalla, mezclada con sonido estéreo y la sensación de movimiento, permite explorar cualquier mundo virtual de inmersión: si giras la cabeza, el entorno gira contigo, haciendo que la ilusión se sienta aún más real. En la actualidad, los cascos abarcan desde el HTC Vive y el Oculus Rift hasta modelos más asequibles que funcionan con dispositivos móviles, y además, hay aplicaciones descargables van desde juegos hasta videos de 360 grados, que te pueden llevar desde un viaje a Marte o un recorrido en un auto deportivo futurista; pero en este caso, las necesidades de los usuarios son más específicas, como el sexo virtual.

Este video "deepfake" de Mark Zuckerberg desafía las reglas de Facebook

En lugares como Reddit, mercados como Patreon y sitios web independientes, existen comunidades de usuarios anónimos crean, venden y comparten los “clones” generados por ordenador de celebridades y otras personas reales: los modelos 3D que emergen de estas comunidades pueden ser articulados en cualquier posición, animados, modificados, con interacción en tiempo real y manipulados de manera que desafíen las limitaciones de la realidad física. La mayoría de ellos son copias de celebrities como Emilia Clarke, Natalie Portman, Emma Watson y Nicki Minaj, pero con alteraciones para complacer al comprador: tetas, culos, penes, vello púbico, lenguas, cabello, ombligo… todo hecho a la medida.

“Lo uso para cumplir mis fantasías sexuales o para replicar encuentros sexuales con mis ex-novias”, comentó un usuario de Reddit a Motherboard, indicando que crea contenido adulto en 3D con el programa Virt-A-Mate (también conocido como VaM), un software para la creación de juegos y simulaciones de RV para adultos. El usuario hablaba específicamente de Foto2Vam, un programa que utiliza una fotografía de la cara de una persona real para generar automáticamente un modelo 3D con la misma cara, que luego se puede utilizar en la RV. “Foto2vam me ha permitido literalmente sentirme como si estuviera allí de nuevo, es decir, recibiendo una paja de mi ex mirándome con una sonrisa, o haciendo que otra ex me monte en el suelo como una vaquera delante de un espejo… las posibilidades son infinitas”, dijo.

Para crear estos modelos en 3D (que ahora son un poco básicos, pero que dentro de poco se verán de forma fotorealista) se usan varias fotos del modelo en cuestión para crear un avatar similar: mientras más y de mayor calidad, mucho mejor. Muchos utilizan una combinación de software conocido, comercial o gratuito como Photoshop, Daz 3D, la herramienta de escultura digital ZBrush, y FaceGen, un software similar a Foto2Vam que también genera caras en 3D utilizando fotografías. Estas herramientas no son secretas; son ampliamente utilizadas para crear videojuegos, efectos especiales en películas y otros contenidos no pornográficos.

Los usuarios pueden utilizar esos modelos 3D para crear imágenes fijas y vídeos animados, o tener relaciones sexuales con estos modelos virtuales utilizando un headset de RV y un juguete sexual conectado como el Fleshlight Launch, que acaricia automáticamente el pene de la persona en sincronía con la acción en la pantalla. Las comunidades que actualmente comercian con estos modelos 3D demuestran que existe una audiencia para este tipo de contenido adulto, que hay creadores dispuestos a hacer el trabajo para proporcionarlo, y una infraestructura en línea tanto para los creadores como para las grandes corporaciones como Patreon, Reddit y Daz, que ya se benefician con las ventas.

Según cuenta Motherboard, hay muchas maneras para que una persona obtenga pornografía 3D personalizada: la versión gratuita del VaM permite a los usuarios acceder a una única “escena” y modelo, cuyo cuerpo pueden modificar con una serie de deslizadores, y posicionarse manipulando diferentes partes del cuerpo en tiempo real. Los usuarios que contribuyen al Patreon obtienen más funciones interactivas y de personalización, como la posibilidad de descargar escenas realizadas por otros creadores de la comunidad, personalizar el cabello y la ropa, y “desnudar manualmente a los modelos, quitándoles la ropa con las manos dentro del juego”.

Sin embargo, las implicaciones legales para la creación de tales modelos son turbias. Si bien en el subreddit de VaM hay instrucciones de no publicar imágenes, videos o escenas “que puedan ser consideradas ilegales, fuertemente ofensivas o inmorales”, no tienen ninguna regla establecida sobre la publicación de modelos 3D o contenido adulto de personas reales. De hecho, las reglas permiten explícitamente a los usuarios publicar representaciones en 3D de celebridades siempre y cuando no incluyan fotos reales o utilicen sus nombres reales en la publicación: “Las abreviaturas, los apodos y los diferentes nombres están perfectamente bien”, dice el reglamento.

En los Estados Unidos, las celebridades tienen el poder de luchar legalmente contra alguien que crea pornografía en 3D usando su imagen invocando sus derechos de publicidad. “Tienen capacidad legal para impugnar eso, pero tenemos que reconocer que es bastante oneroso”, dijo Duncan Crabtree-Ireland, director de operaciones y consejero general del sindicato de actores SAG-AFTRA, a Motherboard. “Tienen que contratar a un abogado, presentar una demanda, y si el artista tiene que gastar $10,000 para presentar una demanda contra cada persona que usó su imagen, esa no es la manera más efectiva de resolverlo.”

Y si bien cualquiera no debería tener el poder de estar haciendo representaciones de este tipo sin el consentimiento de la persona real, es algo que los creadores consideran similar a masturbarse con una foto de su ex o con un video en su teléfono. “Todo el mundo se masturba con todo el mundo, es la naturaleza humana, no puedes detenerlo a menos que te mantengas fuera de la red y no vayas a ningún lado ni te muestres en ningún sitio y nadie sepa que existes… Es nuestro mundo y nuestra libertad, no pueden impedir que nos masturbemos, nadie puede, simplemente pueden elegir una privacidad extrema”, dijo un usuario.

Una de las modelos realizadas con VAM. Fotografía: Twitter
Una de las modelos realizadas con VAM. Fotografía: Twitter

John Danaher, profesor titular de Derecho en la Universidad Nacional de Irlanda Galway y coeditor del libro Robot Sex: Social and Ethical Implications, dijo a Motherboard que las imágenes y representaciones 3D podrían ser vistas como un tipo de porno de venganza si son creadas o compartidas sin consentimiento. “¿Es esto algo que la otra persona quiere? ¿Es mutuamente deseable/agradable? No creo que nadie deba crear representaciones de este tipo sin el consentimiento de la persona real”, dice. “También creo que cualquiera que quiera hacer esa imagen de sí mismo debería pensar en la posibilidad de que las representaciones sean robadas, compartidas y usadas con fines maliciosos en un momento posterior”.

En última instancia, una imagen pornográfica creada con VaM no se ve significativamente diferente a una imagen pornográfica dibujada o con Photoshop, u otra pornográfica renderizada en 3D, todas las cuales han sido utilizadas para crear pornografía no consensuada durante décadas. La diferencia aquí, al igual que en el caso de los deepfakes, es que las nuevas tecnologías han democratizado las herramientas para crear este tipo de contenido para adultos, haciéndolas más baratas y fáciles de usar. Al parecer, la ética involucrada en todo esto aún no es un tema prioritario cuando hay novedad, posibilidad, y sobre todo, ganas de masturbarse de maneras rebuscadas.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • 2
    Me prendió
  • Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • 6
    WTF!
  • 1
    Me confunde