CERRAR

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Drugs Perspectives

Esclavos, engaños y plantaciones urbanas: así es la mafia china de la marihuana en España

Uno de los esclavos que viven en los invernaderos de marihuana. Fotografía: BBC
Words mor.bo

En estos días, no es extraño para los españoles encontrarse con la noticia de la desarticulación de organizaciones criminales chinas dedicadas al cultivo de marihuana para su venta a traficantes europeos. Ciudades como Madrid, Badajoz, Barcelona o Valencia se han convertido en los primeros asentamientos de un nuevo modus operandi que tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil afirman que es tan común como indetectable.

La nuevas mafias chinas están dirigidas por clanes familiares cuyos miembros dirigen red esde invernaderos y cultivos de interior, enviando la mercancía a través de servicios de paquetería a Reino Unido, Francia e Italia, debido a que el precio del cannabis es mucho más económico, y de esta manera logran mantener una demanda constante.

Las investigaciones comenzaron en enero de 2018, cuando agentes de la Policía Nacional recibieron varias denuncias de vecinos en distintas localidades, en las que alertaban de la existencia de apartamentos sospechosos, desde los que salía un intenso olor a marihuana por las puertas y los ductos de aire interior, y que siempre se encontraban con las ventanas cerradas y cubiertas. Fruto de las primeras investigaciones, se incautaron 109 kilogramos de cogollos de marihuana y 105.200 euros y se detuvo a cuatro ciudadanos de nacionalidad china, responsables de la guarda y custodia de la droga, un suceso que se ha ido multiplicando en varios puntos.

Al parecer, los ciudadanos chinos actúan en pequeñas células que, a su vez, se encargan de contactar con los receptores de diversos países europeos. Cada célula, una vez que acordaba y recibía el dinero del cliente correspondiente, contactaba en España con un clan familiar que había construido una red de invernaderos y cultivos indoor de marihuana y que les enviaba el estupefaciente: para hacerse una idea del volumen del negocio ilícito, se calcula que en una sola semana un comprador podía adquirir marihuana valorada en unos 300.000 euros.

Las instalaciones, que se hacen en apartamentos residenciales, cuentan no solo con conexiones ilegales a la red eléctrica con el objetivo de obtener energía para los múltiples aparatos, máquinas, transformadores y material para el cultivo y desarrollo de las plantas. También cuentan “cuidadores” del cultivo, a quienes les ofrecían vivir en los inmuebles a cambio de ciertas cantidades de dinero.

La red de tráfico humano que mantiene la operación

Los esclavos que trabajan para las mafias chinas. Fotografía: El Mundo
Los esclavos que trabajan para las mafias chinas. Fotografía: El Mundo

Aquí está, quizás, el punto más trágico de la operación: muchos de estos “cuidadores” eran engañados con avisos en chino a través de Facebook en donde se les ofrecía “un buen empleo” como “guardianes” de un jardín, con una jornada de 8 horas por unos 1200 euros al mes. La realidad era otra: ciudadanos vietnamitas y chinos (en su mayoría hombres) terminaban llegando a España trabajosamente para luego terminar encerrados en apartamentos con colchones en el piso, alimentos que les alzanzaba apenas para una comida al día, envases plásticos como “baños”, y con sus pasaportes robados como garantía de que no fueran a escaparse.

La jornmada de 8 horas se transformó en una de 12, y el sueldo, en tan solo 400 euros. Muchos no denuncian por miedo a ser deportados, y cuando qeudan atrapados en redadas por las autoridades, son liberados sin ningún apoyo, por lo que la Cruz Roja se ha encargado de buscarles alimento y refugio, tratandod e superar la barrera idiomática. Muchos están aún sin pasaporte, y no saben cómo regresar a casa, por lo que pueden estar en peligro de caer en otra red de tráfico humano.

De acuerdo con el sargento Alberto Quilón de la Policía Nacional española, el caso más común es el de los vietnamitas, que buscan una oportunidad para ganar dinero y de eso se aprovechan las mafias europeas que les ofrecen un buen trabajo ficticio. “Después llegan los chinos y buscan a estos vietnamitas desesperados que ya están siendo explotados”.

“El consumo de cannabis en Europa no deja de crecer. Antes, los chinos buscaban a sus clientes por Europa y compraban la marihuana a un español. Eso ha cambiado. Han visto a España como una tierra de cultivo porque fuera de nuestras fronteras la droga cuesta el doble. Y los chinos se dieron cuenta rápido. Por ello empezaron a traer a electricistas de su país para montar las granjas indoor donde preparar el cultivo e instalar la iluminación artificial y los sistemas de humidificación”.

En las operaciones realizadas hasta la fecha, la Guardia Civil ha incautado 17 mil plantas de marihuana en ocho plantaciones, con un peso de 1.831 kilos ya manufacturados y listos para su envío. Sin duda, hay muchos más apartamentos que aún se mantienen operando en la clandestinidad, manteniendo a los nuevos esclavos del siglo 21 en condiciones infrahumanas, todo porque estos buscaban un mejor futuro.

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 2
    Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • 5
    Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde