¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Film / TV Reviews

En su segunda temporada, “Dark” es una bomba de tiempo brutal e infinita

"Dark". Fotografía: Netflix
Words Mirangie Alayon

Nota: Esta reseña contiene spoilers de la primera temporada de Dark, y algunos detalles sobre la trama de los primeros cuatro episodios de la segunda.

“El tiempo está siempre contigo. A donde vayas, lo llevas contigo y él te lleva a ti. Él ve y escucha todo. Lo que haces y lo que dices. Tic-toc. Tic-toc”.
— Noah, Dark

De todas las series originales de Netflix que han salido en los últimos años, pocas pueden compararse con la alemana Dark, una de las más intrigantes y únicas. Con una estética y una atmósfera que nos recuerda a los primeros tiempos de David Fincher y los oscuros misterios de David Lynch en Twin Peaks, los creadores Baran bo Odar y Jantje Friese idearon un drama de ciencia ficción que gira en torno a las familias interconectadas de una pequeña ciudad alemana llamada Winden, en donde la desaparición de un niño dispara una reacción en cadena que nos hace descubrir secretos familiares, viajes en el tiempo, y la inevitabilidad filosófica del destino gracias a un misterioso sacerdote llamado Noah.

Dark no es una serie fácil de ver, pero una de la que es difícil despegarse una vez que los laberintos de la narración no lineal se conectan en nuestra mente: en la primera temporada nos llevaron a 1953, 1986, y 2019 en intrigantes ciclos de 33 años que comienzan el 21 de junio del 2019 con el suicidio del padre del personaje principal, Jonas Kahnwald. Quizás por casualidad, o con toda la intención posible, esa es la fecha en la que ahora da inicio a la segunda temporada en Netflix, recordándonos una vez más que el tiempo no es una línea recta sino flexible, infinita, en donde el pasado no solo afecta al futuro, sino viceversa.

"Dark". Fotografía: Netflix
“Dark”. Fotografía: Netflix

Un repaso exhaustivo de líneas de tiempo, hechos, personajes y motivaciones en tres fechas diferentes es una tarea necesaria antes de comenzar a ver la nueva entrega del show, pero una satisfactoria, ya que en esta oportunidad, las piezas del rompecabezas que se descubrieron en los primeros 10 episodios comienzan a encontrar su lugar en la trama: vamos dándonos cuenta junto a los personajes cómo la intrincada historia comienza a tener más sentido: nos enteramos de que Noah pertenece a una mítica orden llamada Sic Mundus, cuyo nombre se inspira en las tres puertas de hierro que dan paso al portal en las fatídicas cuevas de Winden, y que tienen grabada la frase en latín Sic Mundis Creatus Est (“Y así se creó el mundo”). Si bien la identidad de Noah no está del todo clara por ahora, sabemos que está a las órdenes de un nuevo personaje: Adam, quien decide los destinos de cada uno de los niños secuestrados en diferentes momentos, como Helge en 1953, Mads en 1986, y Mikkel en 2019, y está ansioso de dar inicio a un apocalipsis del que nadie podrá escapar.

Vale la pena destacar que uno de los aspectos más satisfactorios de la nueva temporada es que ya los habitantes de Winden y las familias involucradas en las desapariciones (los Kahnwald, los Tiedemann, los Nielsen y los Doppler) conocen lo que sucedió en la temporada anterior con respecto a los saltos en el tiempo… o al menos, los que aún no sabían nada en 2019. Es una nueva realidad inquietante y perturbadora para los jóvenes y los adultos, en especial para Hannah (la madre de Jonas) y Katarina (la madre de Mikkel), y una dinámica que será interesante ver durante el resto de los episodios.

"Dark". Fotografía: Netflix
“Dark”. Fotografía: Netflix

Por su parte, Jonas parece estar en una línea indeterminada de tiempo en el futuro, aunque si seguimos los ciclos de 33 años, parece haber aterrizado al final de la primera temporada en el 2052, en un Winden post-apocalíptico, dominado por una guerrilla suburbana liderada por un personaje que jamás hubiésemos esperado ver como una Sarah Connor cansada por la vida, las circunstancias, y la falta de duchas. En esta línea temporal, Jonas no solo la pasa terriblemente mal, sino que descubre uno de los giros más impactantes del show hasta ahora, un experimento escondido que lo llevará a dar otro viaje en el tiempo al pasado lejano.

Mientras tanto, en el Winden de 2019 continúa la búsqueda por Mikkel: un nuevo detective se une a la jefa de policía, Charlotte Doppler, dispuesto a darle a la ciudad las respuestas que andan buscando desde hace más de seis meses sin éxito alguno. El detective, un agudo inquisidor, podría estar demasiado cerca de descubrir ciertas verdades que Charlotte no está lista a compartir con extraños.

Mientras todo esto sucede, Claudia Tiedemann sigue siendo la principal oponente de Noah en lo que parece ser una guerra por el control de los viajes en el tiempo, y descubrimos que está detrás de muchos eventos de la primera temporada que se van develando: no solo logra usar exitosamente la máquina del tiempo creada por el relojero H.G. Tannhaus, también autor del libro Eine Reise dur die Zeit (“Un Viaje a Través del Tiempo”), sino que como una maestra del ajedrez, coloca las piezas que necesita cuando las necesita para lograr los resultados que quiere, afectando las líneas temporales que conocemos, o dejándolo todo tal como está, porque como ella misma explica, “hasta entonces, todo sucederá como siempre ha sucedido”.

"Dark". Fotografía: Netflix
“Dark”. Fotografía: Netflix

En anticipación a esta temporada, los trailers de Dark revelaron que esta será la segunda entrega de una trilogía, y como tal, se encarga de ofrecernos respuestas a algunas de las preguntas que nos quedaron en los primeros 10 episodios, y abriendo la puerta a nuevas dudas en preparación de lo que promete ser un final épico. Al igual que en sus primeros capítulos, la cinematografía nos ubica instantáneamente en las distintas líneas de tiempo, mientras la edición mantiene la tensión a lo largo de cada episodio de manera similar que Chernobyl, dejándonos un doloroso sentido de belleza y soledad, así como de inevitabilidad.

En una de las escenas de la segunda temporada, el nuevo inspector de policía encargado del caso de Mikkel Nielsen, se pregunta por qué nadie en Winden se muda a otro pueblo o a otra ciudad. Y quizás esté allí el núcleo trágico de la historia: todos sus personajes están inextricablemente unidos por la fuerza del tiempo, por mentiras y por misterios que van más allá de lo humano, y en el medio de todo parece estar Jonas, quien poco a poco va descubriendo su importancia en este laberinto temporal con un cliffhanger en el cuarto capítulo que dejará a más de uno sorprendido.

"Dark". Fotografía: Netflix
“Dark”. Fotografía: Netflix

Es posible que el mensaje de Dark como historia sea oscuro y lúgubre, pero es presentado con un ingenio que lo convierte en algo hermoso, como si el libre albedrío y el destino se unieran con hilos invisibles hechos de una materia oscura que hace del pasado, el presente y el futuro lugares imposibles de definir. Como corregía la versión adulta de Jonas en un recorte de prensa en la primera temporada, la pregunta en esta serie nunca es dónde, sino cuándo; y en esta nueva entrega parece que sumaremos ¿quién? a nuestra lista de dudas mientras este universo sobrenatural se despliega ante nuestros ojos como una brutal bomba de tiempo.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 10
    Me gustó
  • 2
    Me prendió
  • 27
    Lo amé
  • 2
    Me deprime
  • 2
    WTF!
  • 6
    Me confunde