Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

El Vaticano encubrió durante 63 años la pederastia del fundador de los Legionarios de Cristo

Marcial Maciel y Juan Pablo II en el año 2004. Imagen: Getty
Words mor.bo

Por si acaso aún les queda poder de sorprenderse en cuanto a escándalos de abusos en la historia de la iglesia católica, hoy les traemos un caso particularmente repelente: esta semana, el prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada, el cardenal João Braz de Aviz, reconoció públicamente que el Vaticano tenía desde el año 1943 (¡1943!) documentos que revelaban abusos sexuales contra menores del fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, quien fue investigado entre 1956 y 1959.

“Quien lo tapó era una mafia, ellos no eran Iglesia”, dijo Braz en declaraciones hechas a la revista católica Vida Nueva, en la que destaca que además tiene la impresión de que “las denuncias de abusos crecerán, porque solo estamos en el inicio”. Cuando habla de mafia, asumimos que Braz se refiere al menos a los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI, quienes se encargaron de protegerlo y hacerse de la vista gorda ante las innumerables denuncias que llegaron a sus despachos.

Tantos fueron los casos y testimoniales, que El Vaticano obligó en 2006 a Marcial Maciel a “retirarse de la vida pública para entregarse a la penitencia y la oración” en su México natal, en donde murió un par de años después sin haber sido acusado formalmente, y claro, sin pedir perdón alguno por haberle jodido la vida a tantos niños y jóvenes.

Irónicamente, Juan Pablo II (que por cierto fue nombrado santo por la Iglesia católica hace algunos años atrás) dijo que Maciel era “un guía eficaz de la juventud”, razón por la que lo nombró como Apóstol de la Juventud, pese a que las denuncias eran ya eran públicas y conocidas: no solo había abusado sexualmente de menores de edad, sino que había tenido hijos con varias mujeres e incluso en el año 2009, se supo que era padre de una joven española que informó a la opinión pública la identidad de su progenitor.

De acuerdo con el diario El País, el fundador legionario había sido investigado entre los años 1956 y 1959 por encargo del cardenal Alfredo Ottaviani, quien era conocido como “el gran inquisidor” de El Vaticano, y pese a que se descubrió que había sido expulsado, suspendido y trasladado de diversas instituciones, nunca se hizo nada, por lo que retomó diversos cargos incluso con más poder, y claro está, también volvió a las andadas.

Alejandro Espinosa, una de sus víctimas en España, afirma que la Santa Sede se encontraba a la espera de que “Dios les sacara del atolladero con la muerte de Juan Pablo II o la del acusado”. Por su parte, el sacerdote español Félix Alarcón, exdirigente legionario en varios países y víctima de abuso infantil, reveló que nunca hubo una intención real de expulsar a Maciel.

“El Vaticano recibió 240 documentos que evidenciaban que la situación se conocía mucho antes de que se reconociese que se conocía. Nuestra denuncia es del año 1988, y mientras Ratzinger estuvo de cardenal, se pasaban esta terrible patata caliente unos a otros, sin tomar ninguna medida. Creo que la Legión tal como la entendíamos debería ser eliminada”.

Así que 63 años después y con el culpable bajo tierra sin ser acusado nunca, nos preguntamos: ¿cuántos como Marcial Maciel quedarán allá afuera protegidos por la iglesia?

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • Me prendió
  • 1
    Lo amé
  • 3
    Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde

Conoce a Lachlan Watson, el actor no binario de 17 años: “Creo que es un error etiquetarte tan rápido, no tienes que ser solo una cosa u otra. Puedes hacerte tu propio camino y puedes hacerlo de manera brillante e independiente, y contar la historia de Susie ha significado mucho para mí. Creo que ambos estamos en un mismo camino de descubrimiento”. More