CLOSE
Follow 🔥
¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Film / TV Lists

El dulce sabor de lo podrido: 7 de los mejores momentos fílmicos de John Waters

Fotografía: Dreamland Studios
Words Mirangie Alayon

El director John Waters es, sin duda alguna, el Papa del Cine Trash. Hijo de padres conservadores, Waters creció en Baltimore pasando su adolescencia con los elementos más indeseables de su escuela secundaria en los años 50, y luego de convertirse en un bohemio que buscaba problemas y robaba cosas de tiendas, comenzó a interesarse por la cinematografía. Luego de juntar todos los recursos y los amigos que tenía, nació Dreamland Studios y una nueva estética que cambiaría por completo el mundo del cine.

Catalogado como el Príncipe del Vómito, el estilo y el humor de Waters ha influenciado a varias generaciones de artistas que nunca encajaron en el mainstream, y su obra transgresora y temeraria es una de las más consistente entre los más grandes directores del último siglo. Pese a que tenemos más de una década sin ver una nueva película de él, su trabajo sigue siendo accesible y reconocible casi de forma inmediata, que se mantiene con un estatus de culto gracias a sus fieles seguidores y acólitos, que aprecian como nadie el dulce sabor de lo podrido.

En esta selección, recordamos algunos de los momentos más exquisitos y perturbadores de la filmografía de Waters, entre las que se incluye vómito, ratas fritas, escenas de strip-tease, disparos en el ano y una escena clásica donde el excremento de perro es el plato principal.

7. Serial Mom (1994)

John Waters - Serial Mom

Fotografía: Savoy Pictures

En el film, Kathleen Turner interpreta a Beverly Sutphin, una supermadre que da la apariencia de ser muy conservadora y correcta, pero una escena en particular nos muestra su lado oscuro luego de que descubre al novio de su hija con otra chica. Beverly sigue al joven hasta un baño de caballeros en donde lo ataca con un atizador de hierro. Luego de que el infiel termina con la cara sumergida en su propia orina, su hígado queda colgando de una orilla, obligando a Beverly a sacudirse el indeseable órgano del zapato.

6. Polyester (1981)

Fotografía: Dreamland Studios

Fotografía: Dreamland Studios

La verdadera sensación de esta película está en su elemento multisensorial con la tarjeta Odorama, que los asistentes debían raspar en momentos claves del film para poder experimentar lo mismo que aparecía en la pantalla, pero a través del olfato. En la película Divine interpreta a Francine Fishpaw, una sufrida mujer que descubre que su marido le es infiel y además es el regente de un cine porno; mientras que su hijo es un criminal y fetichista de pies buscado por la policía, y su hija termina embarazada de un delincuente. Aunque vemos a Francine vomitar en su cartera, los asistentes a la película dijeron que el mejor momento del film es cuando su tarjeta Odorama les regala el aroma de una podrida flatulencia.

5. Female Trouble (1974)

John Waters - Female Trouble

Fotografía: Dreamland Studios

El film protagonizado por Divine encuentra a la diva Dawn Davenport sosteniendo una relación sexual con un sucio ogro (también interpretado por Divine), hecho que deja a nuestra querida heroína embarazada. Además de verla hacer un perturbador strip-tease que incluye unas caricias en los senos por su propia tía, Dawn debe comerse el cordón umbilical en una escena de parto para la historia.

4. Mondo Trasho (1969)

John Waters - Mondo Trasho

Fotografía: Dreamland Studios

En su ópera prima, John Waters usa la música para narrar la historia en esta cinta muda. Es una perfecta introducción para lo que sería su obra en el futuro, puesto que además de tener fetichistas de pies y a un pollo decapitado al principio del film, la mayoría del elenco y el equipo de producción fueron arrestados mientras filmaban la escena del nudista que pide aventones.

3. Desperate Living (1977)

John Waters - Desperate Living

Fotografía: Saliva Films

Además de incluir un asesinato con un disparo en el ano dispensado al esposo de la protagonista Peggy Gravel, tenemos una sangrienta escena en donde una chica se remueve un pene que se acababa de colocar para complacer a su novia. Pero la introducción de la película con una rata frita servida en un lujoso platillo que es picada con delicadeza mientras alguien se la come fuera de la toma es un momento top para Waters.

2. Multiple Maniacs (1970)

John Waters - Multiple Maniacs

Fotografía: Dreamland Studios

La variedad de coloridos personajes en el film nos muestran un “desfile de perversiones”, que van desde el consumo de vómito hasta una escena de violación que incluye a una langosta gigante; pero en definitiva el mejor momento de la película es el sexo anal que Mink Stole le hace a Divine con las cuentas de un rosario: la escena fue filmada en una iglesia real mientras un grupo mantenía al cura ocupado en las afueras, explicándole lo que Waters quería filmar.

1. Pink Flamingos (1972)

John Waters - Pink Flamingos

Fotografía: Dreamland Studios

El puesto de honor lo ocupa Pink Flamingos, alguna vez catalogada como vil y repulsiva por la crítica, pero pese a sus detractores es la obra cumbre del cine basura, y la película que llevó a John Waters a la fama (o a la infamia). La cinta se centra en una batalla por el título de “la persona más asquerosa del mundo”, y de allí todo va en picada. Es difícil decir cuál es la peor escena del film, pues tenemos a un ano cantante, una inyección de semen, sexo con un pollo vivo, sexo oral entre madre e hijo, y el inolvidable momento en que Divine come un excremento de perro. Para quienes no lo saben, la escena fue 100% real y la mismísima Divine llevó la caca de perro a la filmación, luego de que alguien se la enviara por correo.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 9
    Me gustó
  • 6
    Me prendió
  • 24
    Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • 7
    WTF!
  • 1
    Me confunde