¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Photography

Donna Ferrato, la fotoperiodista que documentó 40 años de abuso doméstico para salvar mujeres

Día Internacional de la Mujer en Madrid. Fotografía: Donna Ferrato/Living With The Enemy/The Guardian
Words Michel Narváez

Donna Ferrato tiene el privilegio de haber tomado una de las 100 fotografías más influyentes según la revista Time. Esta hazaña de la fotoperiodista norteamericana no llegó por casualidad, pues, en sus 40 años de carrera, ha visto a través de la lente de su cámara los golpes, las lágrimas, el dolor y las heridas que deja la violencia domestica. Sus icónicas imágenes han sido recopiladas en al menos cinco libros que muestran no solamente el grave problema social que afrontan las mujeres víctimas de agresiones, sino también las causas y el resultado de las relaciones violentas. Sus fotos han formado parte de innumerables exposiciones en todo el mundo. MOR.BO examina algunas de sus fotografías más poderosas que fueron publicadas en el libro Living With The Enemy, una de sus más influyentes obras de arte.

Él la golpeó por desobediente. Fotografía: Donna Ferrato/Living With The Enemy/The Guardian
Él la golpeó por desobediente. Fotografía: Donna Ferrato/Living With The Enemy/The Guardian
Las mentiras matan el amor. Fotografía: Donna Ferrato/Living With The Enemy/The Guardian
Las mentiras matan el amor. Fotografía: Donna Ferrato/Living With The Enemy/The Guardian

Nacida el 5 de junio de 1949 en Waltham, Massachusetts y crecida en Lorain, Ohio, la fotógrafa cuenta que tuvo una infancia normal, aunque nunca estuvo lejos del abuso a las mujeres. Ferrato señala que su padre nunca fue violento con su madre, pero que sí era un hombre bipolar, inestable, infiel, desordenado y caótico que psicologicamente abusó de su madre. Para ambas, esto formaba parte de una vida normal. Ferrato cuenta que “(mi madre) le dio todo a (mi padre), y él nunca lo valoró”.

“No crecí viendo a mi padre golpear a mi madre, pero por muchos años, observé como la manipulaba y como abusaba de ella psicologicamente. Eso es lo que esto representa, cómo un hombre verdaderamente puede abusar de una mujer, destruyéndola no solo físicamente, sino también psicológicamente y emocionalmente”.

Pese a que sus poderosas imágenes son el resultado de dedicación y de infiltraciones en las disfuncionales familias que encabezaron sus proyectos, para Ferrato, la fotografía llegó por casualidad. En 1975, a sus 26 años de edad, cuando se divorció de su primer marido, Ferrato comenzó a viajar por los Estados Unidos y documentó sus aventuras con una cámara fotográfica que le había obsequiado su ex pareja. Una vez terminada la aventura, Ferrato se muda a San Francisco donde comienza a trabajar como operadora de cámara para el Hilton Hotel. Luego se enrola en el Art Institute of California donde estudió fotografía y sociología.

Niño acusa a su padre como agresor. Fotografía: Donna Ferrato/Living With The Enemy/The Guardian
Niño acusa a su padre como agresor. Fotografía: Donna Ferrato/Living With The Enemy/The Guardian
Millie Bianco en una foto. Fotografía: Donna Ferrato/Living With The Enemy/The Guardian
Millie Bianco en una foto. Fotografía: Donna Ferrato/Living With The Enemy/The Guardian

Posteriormente, comienza a fotografiar clubes sexuales y a frecuentar clubes de swingers durante las décadas de los setenta y ochenta, hasta llegar a trabajar para la New York Time Magazine, quienes le asignan documentar a Larry Levenson, el legendario dueño del club Plato’s Retreat, uno de los establecimientos más frecuentados por parejas intercambiables. Su trabajo fotográfico impresionó tanto, que luego fue contactada por la versión japonesa de Playboy, quienes le asignaron fotografiar a Garth y Lisa, una famosa pareja de swingers de Nueva York. Ferrato comenzó a seguirlos e incluso, empezó a vivir con el matrimonio en la mansión donde habitaban, ubicada en Saddle River. Allí apreció orgías y todo tipo de fiestas sexuales. Cuenta que Garth se vendía como un hombre amable y capaz de vivir una vida sexual activa y de ser un amoroso padre de familia. Sin embargo, sabía que en el fundo Garth “no era el benigno y devoto esposo que parecía”. Agrega que “una noche, fui testigo de una escena terrorífica: Garth atacó a Lisa y la golpeó sin piedad mientras ella se escondía en la habitación matrimonial”.

“Esa noche me cambió la vida por completo… Fue entonces cuando me sentí motivada a revelar las cosas que pasan tras puertas cerradas de las que nunca se habla… Tomaba las fotografías porque sabía que sin ellas, nadie creería lo que verdaderamente ocurría”.

Pese al trauma de aquella noche, Ferrato continuó fotografiando mujeres agredidas en todo el mundo, incluso viajando a zonas de guerra donde interactuó con mujeres soldados. Viajó incansablemente por los Estados Unidos y participó en redadas policiales que le mostraron la cruda realidad de la violencia doméstica. También compartió con las víctimas hasta el punto de ayudarlas a superar sus miedos y a reconstruir sus vidas. Su trabajo, sin embargo, no se limitó a la fotografía. De hecho, fundó la organización sin fines de lucro Domestic Abuse Awareness (501-c3), la cual ayuda a mujeres que han sido violentadas por sus parejas a abandonar a los hombres abusivos y a rehabilitarse.

“Estaba en una conferencia de abuso doméstico cuando vi a Millie Bianco, quien tenía una foto de su hija, Lisa Bianco… (Millie) obtuvo una orden de protección contra su esposo. Él fue a la cárcel porque el abuso era horrible, pero siempre decía ‘cuando salga, voy a matar a esa maldita perra. Ella me puso aquí y la voy a matar’. Un día, la prisión le concedió un día libre y le otorgó un carro para que visitara a su madre. Sin embargo, fue a la casa de Lisa. Él tenía un dispositivo que sonaba cada vez que él se acercaba a la casa. Ella estaba en la ducha. Cuando escuchó el dispositivo, salió corriendo a la calle desnuda, donde él la esperaba con una escopeta y la mató a golpes con el arma. A él le dieron pena de muerte y fue ejecutado, pero para la madre, eso no es nada. Es como si el sistema lo hubiese dejado matarla”.

Living With The Enemy fue publicada en 1991. Se han impreso cuatro versiones de este libro fotográfico que más que artístico, muestra el horrendo mundo de la violencia doméstica como un cáncer que destruye las dos partes más importante de la sociedad: la familia y las mujeres. El New York Times reseñó el libro como “conmovedor y doloroso”. En el 2011, Ferrato lanzó la campaña I Am Unbeatable, la cual buscó exponer, documentar y crear conciencia de la violencia doméstica, creando historias, fotografías y vídeos narrativos sobre el tema.

Autorretrato. Fotografía: Donna Ferrato/Living With The Enemy/The Guardian
Autorretrato. Fotografía: Donna Ferrato/Living With The Enemy/The Guardian
Banderas de alabanza. Fotografía: Donna Ferrato/Living With The Enemy/The Guardian
Banderas de alabanza. Fotografía: Donna Ferrato/Living With The Enemy/The Guardian
Todas las mujeres tienen el derecho de servir, proteger y matar. Fotografía: Donna Ferrato/Living With The Enemy/The Guardian
Todas las mujeres tienen el derecho de servir, proteger y matar. Fotografía: Donna Ferrato/Living With The Enemy/The Guardian

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 4
    Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde