¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Art Perspectives

Dasic Fernández y 14 street artists chilenos cubrieron las calles de Arabia Saudita con 38.000 metros cuadrados de graffiti

Vista aérea de la obra "Reloj de Tiempo". Fotografía: Instagram
Words mor.bo

Cintas, círculos y engranajes de colores que complementan el hermoso paisaje de Diriyah, y que desde una vista cenital asemejan el complicado y funcional sistema de un reloj con arabescos, es la mejor manera de describir la obra Reloj del Tiempo, creada por un grupo de street artists chilenos al norte de Arabia Saudita.

Si te preguntas qué hacían 15 artistas chilenos en Arabia Saudita, pues la respuesta es sencilla: formaron parte del festival Ad Diriyah, que inició el pasado 22 de noviembre y se celebra durante todo un mes uniendo eventos deportivos, musicales, gastronómicos y culturales en medio del desierto, todo en la denominada “cuna de la Arabia Saudita moderna”.

El festival surge como una forma de posicionar al país árabe como destino turístico, gracias a un nuevo plan de modernización que busca atraer público de todos los rincones del mundo. Así, Dasic Fernández y sus compañeros y colaboradores (entre los que se encuentran Daniela Fernández, Juan Carlos López, Isi Urrejola, Francisco Barreaux, Taller Jamberta, stik_uno, Mauricio Esnore, taes_optare, Benedic Troncoso, Paula Godoy Ossa, Juan Chandia, Diego Roa Castillo y Alonso Gaete Ramos) volaron hacia Diriyah el 18 de octubre. El equipo ya tenía experiencia pintando superficies de asfalto y con materiales de alto tránsito: el año pasado inauguraron el Paseo Bandera en Santiago.

Dasic y su team fueron invitados por Design Lab Experience (quienes están a cargo de la curatoría y el diseño del evento) para el logro de este épico trabajo artístico que llevaron a cabo entre los meses de octubre y noviembre. Claro, también contaron con la ayuda de arquitectos, ingenieros, otros artistas y personal local, moviéndose como una gran masa para lograr algo inédito.

Sin embargo, Fernández reconoce que en esta oportunidad el reto fue aún mayor y con muchos más desafíos, debido a las dimensiones de la obra. “Hubo que hacer una logística muy detallada y tener las metas súper claras para poder terminar a tiempo”, afirma. “Por otro lado, tuvimos que pintar las calles del festival mientras se construían los distintos espacios, con más de 1.200 personas trabajando cerca. Fue una coordinación muy meticulosa tanto para cuidar la obra como para darle acceso al resto de la gente”.

Según cuenta Fernández, el trabajo fue hecho a partir de una propuesta en base a figuras geométricas donde el actor principal es la composición de color.

“Es una especie de muestra de tonalidades cuidadosamente organizada, cada color tiene un lugar y una función específica, en algunos de los sectores del festival responde al programa específico de esa área en particular. 8 tonos de 8 colores son parte de esta obra llamada Reloj del Tiempo. La obra funciona como una huella del tiempo. Mezcla lo antiguo con lo nuevo y los colores le dan movimiento. Por eso me imaginé inmediatamente un reloj”.

Como inspiración, Fernández y sus colegas se inspiraron en varios temas para la ambiciosa obra, tomando como base “la tradición de patrones geométricos típicos de la zona, trayéndolos a la actualidad y mezclándolos con mi trabajo personal”. Cuenta que los colores “son el resultado de mi paleta sumados con los tonos pasteles de la zona, lo que quita un poco la saturación de los colores que uso regularmente… solo un poco”.

“En cuanto el dibujo, hice hincapié en las transiciones de un patrón a otro, esto porque quise dejar un registro visual en la obra de la integración del pasado y el presente y también de la transición social y cultural que atraviesa Arabia Saudita en este momento”.

Vale destacar que el logro de este trabajo le valió a Fernández y sus compañeros una distinción muy especial: es la obra plástica de mayor envergadura en la historia. De hecho, estará en el próximo libro de records Guinness con ese honor, al cubrir 38.000 metros cuadrados de calles con street art.

Démosle un vistazo a este hermoso trabajo a continuación.

Ver esta publicación en Instagram

Those colorful things are streets and we painted them in four weeks during October and November of this year. It happens to be the biggest painting in history with 38000 sq mt / 409000 sq ft. It’s part of @diriyahseason created and curated by Design Lab Experience who invited me and my team to make this utopic project real. Thank you #DesignLabExperience for this incredible opportunity. Infinitely thankful to my one of a kind team composed by architects, engineers and artists, hard workers who gave everything to make this possible: @danifernandez01 @juancarloslopez @isiurrejola22 @alquitransolido @tallerjamberta @stik_uno @mauricioesnore @taes_optare @benedictroncoso @snkesnke @jotael10 @sebad12 @diegoroacastillo @__alonsoantonio__ Big thanks also to the local team of Bangladeshi people who completed our team and we moved forward as one, we love you guys forever ❤️ #diriyahoasis #diriyahseason

Una publicación compartida por Dasic Fernández (@dasicfernandez) el

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 2
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 1
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde