¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

Coronavirus: Latinoamérica cierra sus fronteras mientras la crisis aumenta en España

Chile ya está aplicando la Fase 4 contra el virus en el país. Fotografía: Straits Times
Words mor.bo

Parece que ya no quedan muchos países en el planeta sin la presencia del nuevo coronavirus COVID-19: las cifras de hoy elevan los contagios a 169.387 con 6.513 fallecidos, y más de 77.257 personas recuperadas. Por primera vez desde el comienzo de la pandemia, los pacientes fuera de China superan los números del país asiático, una buena noticia para el foco inicial de la enfermedad, que parece estar superando ya la crisis.

Sin embargo, Europa es en estos momentos el lugar en donde parecen haber más problemas: España ya confirmó más de 9.191 infectados y 309 muertos hasta ahora, con la mitad de los casos registrados en Madrid y el 40% de los pacientes hospitalizados. Fernando Simón, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, informó el día de hoy que la letalidad en el país se mantiene en torno al 3%, y prevé que la epidemia crecerá en los próximos 10 días.

Mientras tanto en el Reino Unido la situación es alarmante: un informe interno del gobierno británico advierte que el 80% de la población podría contraer el coronavirus en los próximos 12 meses y que 7,9 millones de enfermos podrían ser hospitalizados. Según el documento elaborado por Public Health England (PHE) y divulgado por The Guardian, las autoridades médicas temen que la epidemia pueda prolongarse hasta el próximo año.

Italia está evaluando negarle el acceso a los cuidados intensivos a pacientes mayores de 80 años o si su estado de salud es deficiente en caso de que aumente la presión sobre la disponibilidad de camas, según propone un documento preparado por una unidad de gestión de crisis de Turín. Los médicos temen que algunos pacientes a los que se les niega la terapia intensiva sean abandonados a su suerte. De acuerdo con The Telegraph, el documento es una propuesta de protocolo aún no aprobado que determinará qué pacientes reciben tratamiento en cuidados intensivos y cuáles no si no hay suficientes espacios. La capacidad de los cuidados intensivos se está agotando en Italia a medida que el coronavirus continúa extendiéndose.

Mientras tanto, varios países de Latinoamérica decidieron cerrar aún más sus fronteras: Colombia (ya con 54 casos) solo permitirá la entrada a los pasajeros colombianos y residentes extranjeros en el país, pero además deberán someterse al aislamiento preventivo obligatorio durante 14 días. Los mandatarios de Argentina y Perú hicieron anuncios similares, sumando la suspensión de las clases en todos los institutos educativos y la realización de espectáculos masivos. Venezuela, por su parte, hizo una cuarentena preventiva obligatoria en siete de sus estados mientras mantiene el cerco de entrada en sus aeropuertos.

Chile ya cuenta con 155 casos, por lo que el presidente Sebastián Piñera anunció el inicio de la Fase 4 contra la enfermedad, que regirá a partir del miércoles 18 de marzo: habrá cierre de frionteras marítimas, aéreas y terrestres, y todos deberán cumplir con las normas de cuidado personal y evitar todo viaje o desplazamiento que no sea estrictamente necesario, prefiriendo la permanencia en el hogar.

Sin embargo, México y Brasil parecen estar más relajados con las restricciones: el fin de semana se realizó en la CDMX el festival Vive Latino con más de 100.000 asistentes, con el visto bueno del presidente Andrés Manuel López Obrador y la alcaldesa de la ciudad Claudia Sheinbaum. En una rueda de prensa, dijeron que el plan de prevención estaba solo en Fase I y que no veían motivos para suspender el evento.

El domingo, Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, decidió tirar por la borda las indicaciones de cuarentena de sus médicos (ya que varios de los miembros de su staff cercano dieron positivo en las pruebas del virus) realizando una concentración masiva en Brasilia con unas 8.000 personas para protestar contra el Parlamento y los ministros de la Corte Suprema, con quienes se encuentra en un conflicto por el presupuesto anual. Bolsonaro no prestó atención alguna a las previsiones contra el contagio: repartió abrazos, besos, apretones de mano y selfies con sus seguidores.

Con el avance de la enfermedad, también hay avance en los esfuerzos por desarrollar vacunas: en los próximos días, España realizará un ensayo clínico con un medicamento experimental contra el coronavirus, probando en enfermos con un estado moderado o grave un medicamento experimental llamado remdesivir (Gilead), un antiviral inyectable que se había usado durante el brote del ébola de 2014 en casos muy puntuales logrando curaciones completas, así como contra el SARS y el MER, otros coronavirus similares al actual, aunque aún no ha sido aprobado por ningún país por estar aún en investigación.

Mientras tanto, el fin de semana se suscitó un faux pas diplomático entre Alemania y Estados Unidos, ya que ministros del gobierno europeo reaccionaron con furia a reportes de que la administración de Trump habría intentado comprar los derechos exclusivos de una vacuna contra el coronavirus que está siendo desarrollada por una empresa alemana.

Un informe del periódico alemán Welt am Sonntag citó fuentes del gobierno alemán diciendo que la administración Trump ofreció “mil millones de dólares” para asegurar los derechos exclusivos de una vacuna contra el coronavirus que está siendo desarrollada por la firma CureVac, “pero solo para los EE.UU.”. El Ministerio de Salud alemán dijo a Reuters que el informe era correcto, y el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, insistió el domingo en que el gobierno no permitiría que el presidente Donald Trump siguiera adelante con tal plan.

“Los investigadores alemanes juegan un papel importante en el desarrollo de drogas y vacunas, y no podemos permitir que otros busquen resultados exclusivos. Alemania no está en venta”, dijo.

Por su parte, Karl Lauterbach, un político alemán de alto rango y profesor de economía de la salud y epidemiología, comentó en respuesta a la historia que “la venta exclusiva de una posible vacuna a los Estados Unidos debe ser evitada por todos los medios. El capitalismo tiene límites”.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • 3
    Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde