NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH
CLOSE

Contemporary Store

Ya está disponible nuestra exclusiva merchandise. Regístrate en nuestra store y obtén un 20% OFF en tu primera compra.

Ir a la store 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

Con un mayor nivel de discusión, Trump y Biden debatieron por última vez antes de las elecciones

Desde sus vehículos y en pantalla gigante, personas en San Francisco sintonizan el debate. Fotografía: Jeff Chiu/AP
Words Carlos Turmero

Las elecciones presidenciales de Estados Unidos están a la vuelta de la esquina y luego de la cancelación del segundo debate presidencial que se haría de manera virtual, Donald Trump y Joe Biden se vieron las caras por última vez antes de los comicios, en un debate que en comparación con el primero, tuvo muchísimo mayor nivel por parte de los candidatos y que si bien muchos temas no pudieron ser abordados, hubo contenido, discusión, planteamientos, y por supuesto, ataques.

Importante destacar el hecho de que para el momento en el que se llevó a cabo el debate, más de 46 millones de estadounidenses ya han ejercido su derecho al voto para estas elecciones.

Así fue el caótico primer debate presidencial entre Donald Trump y Joe Biden

La Universidad de Belmont en la ciudad de Nashville en el estado de Tennessee fue el escenario para este último encuentro que tuvo como moderadora a la periodista de NBC News, Kristen Walker, quien en redes sociales fue aplaudida por su desempeño, incluso el mismo presidente Trump reconoció el buen trabajo que estaba haciendo en medio de una de sus alocuciones. Sin embargo, hay quienes indicaron que la periodista interpeló con mucha más insistencia a Trump que a Biden.

Por otra parte, el botón de mute que fue anunciado para los micrófonos de los candidatos en caso de que interrumpirán la participación del otro, no fueron utilizados, lo que da muestra de una buena asesoría de los comandos de campaña.

Coronavirus

La lucha contra el coronavirus fue el primer tema de la noche. Donald Trump fue el primero en tomar la palabra para explicar su visión sobre el manejo de la pandemia en los Estados Unidos. El actual mandatario de la Casa Blanca señaló que los casos de coronavirus han ido disminuyendo significativamente a comparación de la situación a inicios del pasado mes de Marzo. Trump afirmó que ha sido felicitado por su gestión ante el coronavirus, especialmente por su alta producción de respiradores. 

Por su lado, Joe Biden sacó a relucir el número total de muertes en la Unión Americana a causa del coronavirus, mismos que rondan en los 200.000 fallecidos desde que inició el brote en el país. Biden atacó directamente a Trump, señalando que éste no cuenta con un plan específico, calificando la gestión del republicano como “trágica”. El demócrata señaló que, de ser elegido Presidenteinstará a todos los ciudadanos a usar mascarillas, medida que se rehusó a seguir el mismo Trump.

Trump respondió y señaló que sólo es cuestión de tiempo para llegue una vacuna para este nuevo coronavirus, sin embargo, Biden señaló que eso es imposible, puesto que se necesita seguir un proceso, además de una investigación científica, misma que no se puede apresurar para los deseos del Presidente. Trump aprovechó la oportunidad para sacar a relucir la mala gestión de Biden como vicepresidente ante la gripe porcina.

De este tema salió una de las frases más memorables de la noche, y que fue dicha por el exvicepresidente Biden.

“Cualquier persona que sea responsable de tantas muertes no puede seguir siendo presidente de los Estados Unidos de América”

Injerencia extranjera, seguridad nacional y las cuentas de ambos

Los candidatos lanzaron la artillería pesada en el primer tercio del encuentro. Biden recordó a la audiencia que su contrincante, según las investigaciones del New York Times, lleva años sin pagar impuestos y perdiendo dinero, y posee una cuenta bancaria en China: su enemigo declarado. Trump, por su parte, dijo que la familia Biden era “como una aspiradora” a la hora de valerse de su apellido para hacer suculentos negocios, especialmente su hijo menor, Hunter: contratado por la gasista ucraniana Burisma cuando su padre era el representante de Barack Obama en Ucrania.

Biden buscó dar un giro a partir de un largo intercambio en el que Trump atacó los enredos comerciales sobre el hijo de Biden, Hunter, centrándose en lo que sienten las familias estadounidenses.

“Hay una razón por la que está sacando a relucir todas estas tonterías. Hay una razón para ello. No quiere hablar de las cuestiones de fondo. No se trata de su familia y la mía. Es sobre tu familia. Y tu familia está sufriendo mucho”.

Biden afirmó que Rusia está tratando de evitar que el demócrata llegue a la presidencia de los Estados UnidosPor su lado, Trump se defendió y afirmó que Biden recibió tres millones y medio de dólares por parte del Gobierno ruso, cosa que Biden desmintió, afirmando que jamás ha recibido un sólo centavo por parte del gobierno ruso. El demócrata atacó directamente a Trump por no haber pagado impuestos, sin embargo, el republicano contraatacó y señaló que pronto saldrá a la luz su declaración de impuestos: “Todo estaba perfecto hasta que decidí postularme. Yo he pagado millones de dólares”.

Corea del Norte fue otro de los puntos álgidos de esta discusión, con Trump siendo cuestionado directamente directamente sobre su relación con Corea del Norte y la construcción de armas nucleares. El mandatario se defendió y expresó que no hay nada de malo con esta relación: 

“Desarrollé una buena relación con ellos. No ha habido una guerra. Tenemos una buena relación. Tener una buena relación con otros países en parte del trabajo”.

Inmigración

Uno de los grandes ausentes del primer debate, además de un buen nivel de discusión, fue el tema de inmigración que afortunadamente fue tocado en este segundo encuentro. En este bloque, Biden dijo que separar a los niños de los padres y colocarlos en jaulas era “criminal” e “inhumano”, y recordó que en la actualidad más de 500 menores siguen separados de sus progenitores, a los que el Estado no logra encontrar. Donald Trump recordó a Biden que la política migratoria ya venía rota de la administración Obama, que llegó a deportar a más de 3 millones de personas.

Por su parte, Biden señaló que estos niños serán certificados para el Programa DACA, de tal modo que puedan permanecer dentro de la Unión Americana: “En cien días enviaré camino a la ciudadanía a los jóvenes dreamers“. Trump ataca rápidamente a Biden y señala que el ex-vicepresidente tuvo ocho años para hacer todo lo que hoy promete y sin embargo, jamás realizó alguno de sus planes.

Cuando se le preguntó de manera directa por qué los votantes deberían confiar en él en el tema de la inmigración luego de los ocho años de gobierno de Obama, Biden respondió sin rodeos:

“Porque cometimos un error. Tomó demasiado tiempo hacerlo bien. Seré presidente de Estados Unidos, no vicepresidente de Estados Unidos”.

Las políticas sobre inmigración de Obama fueron criticadas durante sus dos periodos en el cargo, lo que llevó a algunos activistas a expresar preocupaciones sobre cómo un gobierno de Biden manejaría el tema. Y los números de Biden entre los votantes latinos son más bajos que los de otros candidatos demócratas del pasado.

Racismo

Joe Biden fue el primero en expresar su postura asegurando que hay racismo en América. “Tenemos que centrarnos en mejor seguridad, mejores oportunidades. He establecido un plan bastante claro para ello”.

A Trump y a Biden se les hizo una pregunta provocativa e importante sobre la raza: ¿Podrían entender por qué los padres negros les dan a sus hijos la “charla” sobre cómo manejar los encuentros con las fuerzas de orden público?

Trump arremetió contra Biden y señaló que es él quien ha hecho demasiado por la comunidad afroamericana y no el demócrata, asegurando que Biden estuvo 47 años en el poder y no hizo nada por la comunidad negra ni por terminar con el racismo. En este sentido, Trump aseguró que era la persona menos racista en el lugar y que nadie había hecho tanto por la comunidad afroamericana como él.

“Nadie ha hecho más por la comunidad afroamericana que yo, Donald Trump, a excepción tal vez de Abraham Lincoln, pero nadie ha hecho más por los afroamericanos que Donald Trump”

Biden, mientras tanto, trató de presentar a Trump como un avivador de las divisiones raciales, uno de los argumentos principales de toda su campaña. “Lincoln aquí es uno de los presidentes más racistas que hemos tenido en la historia moderna”, dijo sarcásticamente, haciendo referencia a la afirmación anterior de Trump. “Este tipo tiene un silbato de perro tan grande como un cuerno de niebla”.

Trump también fue cuestionado sobre su crítica al movimiento Black Lives Matter: “La primera vez que escuché del Black Lives Matter fue cuando estos se referían a los policías como ‘cerdos’, pero yo soy la persona menos racista”. Ante tales declaraciones, Biden ve la oportunidad perfecta para atacar a Trump: “Él inició su campaña llamando a los mexicanos ‘violadores'”.

Las respuestas de los candidatos estaban menos diseñadas para convencer a los votantes negros de que cualquiera de los dos sería mejor para ellos que para convencer a los votantes blancos de que Trump es o no racista. Es uno de los factores que ha reducido las cifras de las encuestas de Trump entre las mujeres suburbanas. Estas se han sentido desalentadas por el constante avivamiento de divisiones de Trump.

La energía y el cambio climático fueron los otros temas de conversación. Trump se esforzó en pintar a Biden como un político más; una persona que lleva medio siglo hablando sin decir nada. Biden pintó a Trump como una amenaza, una perversión de los valores esenciales de la democracia estadounidense. Los candidatos hablaron casi el mismo tiempo; Trump, 3 minutos más.

¿Quién ganó?

De acuerdo con diversos analistas y expertos, el exvicepresidente hizo todo lo necesario, dada su posición privilegiada en la carrera, e incluso logró aterrizar las mejores líneas de la noche. Sobre el coronavirus, Biden se burló de la frase de Trump de que “estamos aprendiendo a vivir con él” diciendo: “Estamos muriendo con él”.

Pero no todo fue bueno: las respuestas de Biden a los ataques de Trump sobre por qué no hizo más en materia de inmigración o relaciones raciales durante sus ocho años como vicepresidente fueron débiles. (Biden culpó al Congreso controlado por los republicanos). Y particularmente hacia el final del debate, Biden pareció flaquear un poco, perdiendo el hilo de sus pensamientos y hablando mal en ocasiones. ,

Trump apostó, al igual que en 2016, por cuestionar al status quo y a los políticos tradicionales, una jugada clara para captar la atención de los votantes indecisos y aquellos que se puedan considerar apolíticos o negacionistas del sistema. Una de las frases más incendiarias del debate la dio el presidente en un momento en que acusaba de incompetente a su rival, no solo por sus ocho años como vicepresidente junto a Barack Obama, sino también por su labor como senador (desde 1973 hasta 2009).

“Me lancé a la presidencia por ti. Si hubiera pensado que hiciste un buen trabajo, nunca me habría lanzado”.

Tal y como mencionamos al inicio, cerca de 46 millones de estadounidenses ya han ejercido su derecho al voto, por lo que el debate lejos de poder cambiar alguna tendencias, quizás pueda reafirmarlas. Los votantes no solo están decididos, sino que pueden estar, además, entusiasmados. Casi el 40% de los electores de 2016 ya han votado anticipadamente, lo cual, unido a las encuestas y a las cifras de recaudación de Biden (que duplican aproximadamente las de Donald Trump desde hace meses) podría desencadenar una “ola azul” como la que se vio en las legislativas de 2018. Señales de optimismo para los demócratas que algunos analistas, sin embargo, insisten en enfriar. Los republicanos también están consiguiendo cifras récord de registro de voto en los estados clave, según The New York Times.

Pase lo que pase, este fue el último debate presidencial de Donald Trump, dado que, en caso de ser reelecto, no podrá participar nuevamente de este tipo de encuentro como candidato porque no puede aspirar a una tercera reelección.

MOR.BO es un medio independiente creado por un colectivo de periodistas. Nuestra independencia y autonomía editorial nos permite ofrecer reportes y análisis intrépidos. Tienes el poder de apoyarnos en estos tiempos económicos volátiles y ayudar al financiamiento de nuestra plataforma con una pequeña contribución. Apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
NIGHT MODE DAY MODE