¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

Chile: Se disparan las ventas de armas de fuego por paranoia tras protestas

Polígono de tiro en Chile. Fotografía: Flipaste
Words mor.bo

Desde hace un mes, Chile es un país diferente, marcado por una serie de manifestaciones masivas, que han sido llamadas las más intensas y numerosas en décadas desde la llegada a la democracia en la nación sudamericana. Si bien todo empezó como evasión masiva para protestar ell aumento del pasaje del transporte público y en el metro, con el tiempo se transformó en un movimiento social que exige más igualdad frente al elevado costo de la vida; los bajos salarios y pensiones; la falta de derechos a la educación; un sistema de salud pública deficiente y una desigualdad creciente.

Si bien han habido ciertos acuerdos para una modificación constitucional en ciernes para el año 2020, todavía no llega la paz a las calles: las manifestaciones y la violencia siguen estando a la orden del día, así como incendios y saqueos en diversos puntos del país. Al parecer, esto ha ocasionado una creciente paranoia en varios sectores de la población, especialmente aquellos que poseen locales comerciales o se sienten amenazados por las manifestaciones, quienes en el último mes han buscado calmar su ansiedad con la adquisición de armas de fuego y cursos de tiro.

En un reportaje publicado el día de hoy en El Mundo, el Club de Tiro La Reina de Santiago (que dice ser el mayor polígono cubierto de tiro de Latinoamérica) ha tenido un aumento significativo de clientes en el último mes, quienes piden aprender a disparar. Su dueño, Alejandro Rocafort, afirma que de 60 0 70 cursos de tiro al mes, estos han aumentado a 200, porque “no puedes dialogar con una horda que viene a quemar tu negocio. La gente quiere protegerse. El problema no es que la gente tenga armas, es que las tengan los delincuentes”.

Chile: El preocupante perfil del supremacista blanco estadounidense que disparó contra manifestantes

El diario también refleja que según cifras de Movilización Nacional, encargada de registrar a los propietarios de armas, tan solo entre el 28 de octubre y el 12 de noviembre se contabilizó un alza del 86% en la inscripción de estos objetos. Ennio Mangiola, representante de la Asociación de Armerías de Chile y propietario de un negocio de ese sector, declaró que aunque al año se venden unas 7.000 armas de fuego, este año se espera que la venta supere las 10.000.

“Hay un incremento explosivo de las ventas a causa de toda esta violencia. Todas las existencias de los importadores están agotadas. Yo, por ejemplo, he vendido en un mes lo mismo que en los últimos ocho”.

Mangolia señala que las ventas se han “multiplicado por 200 y en todo el país”. En Chile es legal portar armas de fuego pero solo en los domicilios, o para su uso en lugares como polígonos de tiro. Además, oficiales de la fuerza pública como Carabineros parecen formar parte de los recientes compradores, ya que no pueden llevarse su arma asignada a sus hogares.

“Hay un gran número de compradores, que son los propios carabineros, que están viendo cómo sus familias son amenazadas. No se pueden llevar su arma reglamentaria a su casa y por eso se compran una de uso particular”.

Óscar Gatica, dueño de la tienda ArmMarket, ubicada cerca del Palacio de La Moneda, dice que el aumento de las ventas se registra entre un 20% y 30%, y que la demanda particular es por armas como la pistola brasileña Taurus o la Glock austríaca.

De hecho, ya se han registrado algunos hechos relacionados con civiles armados: además del incidente con John Cobin, el día de ayer oficiales de Carabineros detuvieron a Francisco Campla, de 61 años, quien disparó en las afueras del Portal La Dehesa, donde se estaba llevando a cabo una manifestación. Las autoridades señalaron que el individuo, al momento de su detención, tenía dos revólveres: uno 9 mm y uno 22 mm.

¿Es una solución realmente armarse hasta los dientes por un temor a ser atacados? Cada quien tendrá su propia opinión, claro, pero vale la pena la reflexión y una comparación con el país más armado del mundo, los Estados Unidos, en donde casi semanalmente hay tiroteos en escuelas o espacios públicos y un lobby de armas que tiene un poder sin precedentes en el Congreso, y que impide el control de adquisición de estos objetos, porque al final, como dicen los voceros de la National Rifle Association, “las armas no matan a la gente, los responsables son otras personas”. ¿Es necesario convertirnos en John Cobin?

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • WTF!
  • 1
    Me confunde