¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Art

Carlos Cruz-Diez, pionero venezolano del arte cinético y el color, falleció a los 95 años

Carlos Cruz-Diez. Fotografía: Revista Mujer
Words mor.bo

Carlos Cruz-Diez, el destacado artista venezolano que desafió las nociones convencionales de percepción, color y luz y que ayudaron a definir lo que se conoció como arte cinético y op art, falleció en París el sábado a la edad de 95 años. La noticia fue confirmada en un post en su página web oficial. Tenía 95 años de edad. “Su amor, su alegría, sus enseñanzas y sus colores permanecerán para siempre en nuestros corazones”, rezó la declaración.

Cruz-Diez desarrolló una reputación como uno de los artistas más prominentes de América Latina en la segunda mitad del siglo XX. Sus instalaciones han sido expuestas en importantes museos de arte y espacios públicos internacionales. Su trabajo se ha expuesto recientemente en exposiciones en París, Londres, Arabia Saudita y Panamá. Durante su carrera, exploró la ambigüedad del color, a veces creando arte con tiras transparentes de material que filtraba la luz y mostraba diferentes combinaciones de colores a los espectadores que se movían alrededor de su obra de arte.

“Siempre pensé que el arte no debería estar aislado de la sociedad, el arte es una forma de comunicación. No debería estar encerrado dentro de cuatro paredes, así que siempre me gustó salir a la calle, hacerlo de la mejor manera, ser sincero y ofrecerlo a todos”.

Nacido en 1923, Cruz-Diez estudió arte en Caracas y, después de graduarse, trabajó como director artístico para la agencia de publicidad estadounidense conocida entonces como McCann Erickson e ilustrador para el periódico El Nacional de Venezuela. En 1957, fundó una escuela de artes visuales en Caracas y se trasladó a París dos años más tarde para dedicarse al arte. Hizo su hogar en Francia, enseñando y eventualmente haciéndose ciudadano francés en 2008. Dejó su legado de diferentes colecciones permanentes en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMa), la Tate Modern de Londres, el Musée d’Art Moderne de la Ville y Centre Pompidou en París; Wallraf-Richartz Museum de Colonia y el Museum of Fine Arts de Houston, y dejando influencia en artistas como Ad Minoliti, Sarah Sze, Tauba Auerbach o Felipe Pantone, quien le rindió homenaje en su Instagram.

La obra de Cruz-Diez se incorporó a la capital venezolana ciudad a medida que se expandía con la ayuda de la pujante industria petrolera venezolana, a partir de la década de 1970. Su impresionante obra cromática en el suelo del aeropuerto internacional fue inaugurada en un momento en que el edificio era un icono de la modernidad. Hoy en día, los problemas económicos de Venezuela han obligado a millones de personas a abandonar el país y muchos migrantes se toman selfies frente a la obra de arte del aeropuerto como último recuerdo de su patria antes de partir.

Cruz-Diez impulsó el movimiento cinético venezolano, a la cabeza de esta escuela en Hispanoamérica, junto a los artistas Jesús Soto, Alejandro Otero y Juvenal Ravelo. Siempre radical, el artista rechazaba que su obra fuera simplemente parte de la historia del arte, pues consideraba que la naturaleza misma del cinetismo era el presente: rechazaba cualquier noción de identidad o imagen estática. Como él dijo una vez: “Hay un amarillo aquí y un rojo allá, pero están permanentemente en proceso de convertirse. Nunca se arreglan. Este trabajo no está ocurriendo en el pasado. Está para siempre en el presente”.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • Me prendió
  • 8
    Lo amé
  • 2
    Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde