Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Art Perspectives

Así fue como un colectivo artístico anarquista transformó una suite del Hotel Trump en una prisión

"The People's Prison" (2018) de INDECLINE. Fotografía: Jason Goodrich
Words mor.bo

En el año 2001, un grupo de activistas, artistas del graffiti, cineastas y fotógrafos formaron el colectivo artístico  INDECLINE, buscando romper esquemas y formar un equipo multidisciplinario que se resistiera el establishment, y aunque antes se encargaban de hacer obras de arte guerrilla contra corporaciones, en los últimos años han tenido un blanco ideal: Donald Trump, a quien han reflejado en sus obras mucho antes de que se hiciera presidente.

Es posible que recuerden una de sus mayores obras del 2016, llamada The Emperor Has No Balls, una estatua al desnudo de un Trump pobremente dotado que fue erigida en ciudades como Nueva York, San Francisco, Los Ángeles, Cleveland y Seattle. Algunas fueron destrozadas por seguidores fanáticos del presidente, otras fueron adquiridas hasta por USD $22,000 para colecciones personales. En todo caso, sabían que su propio modelo de resistencia contra Trump iba a ser un maratón y no una carrera.

"The People's Prison" (2018) de INDECLINE. Fotografía: Jason Goodrich

“The People’s Prison” (2018) de INDECLINE. Fotografía: Jason Goodrich

"The People's Prison" (2018) de INDECLINE. Fotografía: Jason Goodrich

“The People’s Prison” (2018) de INDECLINE. Fotografía: Jason Goodrich

Esta semana, transformaron una de las suites del Hotel Trump de Nueva York en una prisión sucia y llena de ratas para recibir al mandatario estadounidense. Operando con el mayor secreto posible, el grupo anónimo se infiltró en el hotel la semana pasada, logrando que la gran habitación (que cuesta unos USD $1000 la noche) se volviera una instalación artística radical titulada The People’s Prison, encerrando a un imitador de Donald Trump en una jaula con paredes de cemento y que incluye el trabajo de 13 artistas, cada uno de los cuales pintó el retrato de un activista o revolucionario estadounidense con una bandera estadounidense.

“A lo largo de la historia de Estados Unidos, ha habido una cultura de resistencia política muy vibrante. Trump es la antítesis de lo que realmente hace grande a Estados Unidos. Entonces queríamos rodearlo con estas personas. Esta es la América de la que nos sentimos orgullosos, esto es parte de nuestra historia por la cual estamos inspirados, estas son las personas que buscamos como un ejemplo en estos tiempos turbulentos”.

La instalación duró apenas 24 horas, y solo un pequeño grupo de periodistas fue invitado a experimentar la exhibición emergente: el equipo exploró la habitación con anticipación para planificar la instalación, que se llevó a cabo en el transcurso de un día. Sin saberlo, los botones del hotel llevaban maletas llenas de obras de contrabando, mientras los miembros del colectivo se vestían para la ocasión, poniéndose trajes e instruyendo al concierge del hotel que tendrían una serie de reuniones de negocios durante su estadía.

La suite del Trump Hotel luego de que el colectivo la restaurara antes de salir. Fotografía: Jason Goodrich

La suite del Trump Hotel luego de que el colectivo la restaurara antes de salir. Fotografía: Jason Goodrich

Como se imaginan, la habitación/cárcel tenía un encanto surrealista, dejando atrás el cálido resplandor dorado del lujo para cambiar a una escena salida de un futuro apocalíptico. La habitación era irreconocible salvo por una araña de cristal que colgaba sobre la cabeza de Trump; y luego de que los medios los entrevistaron y fotografiaron la instalación, el colectivo restauró la habitación a su apariencia original antes de hacer check out, utilizando fotos de referencia para asegurarse de que no había nada fuera de lugar.

Como si nada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • 3
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde

Conoce a Lachlan Watson, el actor no binario de 17 años: “Creo que es un error etiquetarte tan rápido, no tienes que ser solo una cosa u otra. Puedes hacerte tu propio camino y puedes hacerlo de manera brillante e independiente, y contar la historia de Susie ha significado mucho para mí. Creo que ambos estamos en un mismo camino de descubrimiento”. More