Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Art Perspectives

Así fue como este mural de Keth Haring se salvó de ser completamente destruido

Keith Haring durante la creación de "Boys' Club Mural" en 1987. Imagen: Keith Haring Foundation
Words mor.bo

Para el reconocido artista Keith Haring, hacer murales para embellecer la fachada de sus comunidades favoritas era algo bastante en común: ya fuese en Chicago o en un baño en la ciudad de Nueva York, el street artist siempre estaba dispuesto a poner un poco de tiempo y pintura en alguna pared abandonada.

Ese fue el caso de su Boys Club Mural, pintado en el año 1987 durante tres días en una expansiva pared blanca en el interior del Boys’ Club of New York localizado en el Lower East Side de Manhattan: la divertida composición de Haring es clásica, con franjas de colores llamativos y una serie de sus personajes animados representados en gruesas líneas negras que realizan diversas actividades ofrecidas en el BCNY, desde natación y boxeo hasta pintura. Después de un evento de celebración con miembros del club, Haring pasó a su próximo proyecto comunitario, una serie de murales y una escultura a gran escala para el Hospital de Niños Schneider en Queens.

"Boys' Club Mural" de Keith Haring. Imagen: Keith Haring Foundation
“Boys’ Club Mural” de Keith Haring. Imagen: Keith Haring Foundation

El mural permaneció en ese espacio hasta 2003, cuando el BCNY cerró sus instalaciones, cerrando la obra de arte al público. La organización sin fines de lucro Common Ground (ahora conocida como Breaking Ground) compró el edificio y anunció planes para demolerlo para dar paso a viviendas asequibles, y aunque la organización sin fines de lucro reconoció la importancia del mural, preservarlo parecía ser algo no solo complicado; sino prohibitivamente caro, así que se corría el riesgo de que el mural de Haring desapareciera por siempre. Hasta que alguien llamó a un experto en arte.

"Boys' Club Mural" de Keith Haring. Imagen: Neil Rasmus/BFA.com
“Boys’ Club Mural” de Keith Haring. Imagen: Neil Rasmus/BFA.com

Dara Metz, quien dirige la Galería Magnan Metz junto a Alberto Magnan, recibió la llamada de alguien que estaba trabajando en la demolición en el 2007, convencido de que había que salvar el mural, y que ellos tal vez podrían hacer algo. Ambos se comprometieron a hacerlo pese a que tomaría unos USD $250.000 y una hazaña de ingeniería; pero a cambio de la inversión, pidieron el derecho de vender el mural posteriormente.

“Tuvimos mucha suerte de tener un amigo que era un ingeniero de estructuras y maestro de equipo que creó un sistema brillante para encerrar y proteger el mural mientras se demolía el edificio”.

El mural fue protegido y fue la última pared en quedar en pie en la estructura, y luego fue removido en su totalidad, trasladado a Nueva Jersey para ser inspeccionada por un conservador y, finalmente, vendida. En ese momento, los expertos lo valoraban entre USD $4 y 5 millones, y un comprador desconocido lo tiene desde entonces. Sin embargo, hay planes de que esté de tour en varios museos del mundo a partir del próximo año, pese al reto logístico de mover una pared de seis metros cuadrados y más de 18 mil kilos. Buenas noticias para los seguidores de Haring, quienes podrán ver literalmente un trozo de la historia de este icónico artista.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 2
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 2
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde

Conoce a Lachlan Watson, el actor no binario de 17 años: “Creo que es un error etiquetarte tan rápido, no tienes que ser solo una cosa u otra. Puedes hacerte tu propio camino y puedes hacerlo de manera brillante e independiente, y contar la historia de Susie ha significado mucho para mí. Creo que ambos estamos en un mismo camino de descubrimiento”. More