¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Film / TV Lists

5 lecciones que aprendimos gracias a “The Morning Show” de AppleTV+

"The Morning Show". Fotografía: AppleTV+
Words mor.bo

Atención: este post contiene spoilers de la primera temporada de The Morning Show. Por favor lee con cuidado si no quieres enterarte de revelaciones importantes.

Este año, la plataforma Apple TV+ se lanzó a los mares de la televisión por streaming con su serie The Morning Show, sobre un programa matutino de la TV que poco a poco fue centrándose en un escándalo de mala conducta sexual. Es un tema oportuno, cuya actualidad está demostrando ser tristemente intemporal — especialmente en los Estados Unidos, con el caso del ex presentador matutino Matt Lauer, quien sirvió de modelo para Mitch Kessler, el personaje interpretado por Steve Carell.

Cuando se lanzó el trailer hace meses atrás, los rumores decían que el show había costado 15 millones de dólares por episodio, gracias a un reparto encabezado por Jennifer Aniston y Steve Carell — actores de televisión que se convirtieron en estrellas de cine y están de vuelta en la televisión porque la televisión es ahora tan buena como el cine — además de Reese Witherspoon, que se hizo famosa en el cine y se trasladó a la televisión, produciendo, protagonizando y llevándose a casa un Emmy por Big Little Lies” de HBO.

En The Morning Show, los personajes de Mitch (Carell) y Alex Levy (Aniston) llevan 15 años de colaboración como co-presentadores cuando la serie comienza. Casi inmediatamente, en medio de informes de prensa sobre mala conducta sexual, Mitch es despedido, dejando el programa justo en el momento en que un nuevo ejecutivo del canal (Cory Ellison, interpretado por Billy Crudup) es traído para dirigir el departamento de noticias. Cory tiene algunas ideas, y si te recuerda a un villano contemporáneo con frases como “el caos es la nueva cocaína”, no estás solo.

Witherspoon, por su parte, es una reportera de Virginia que llega a la fama por viralizarse en Internet, y termina como nueva compañera de Alex en una lucha de poder por el control del show. Hasta un día antes del estreno de la serie, solo había críticas de los primeros episodios, y aunque muchos prometían un fracaso para AppleTV+, The Morning Show demostró ser un éxito a fuego lento y fuera de lo común.

Dos años después de que los reportajes sobre Harvey Weinstein desencadenaran un enorme ajuste de cuentas cultural, programas de televisión como Succession, BoJack Horseman y GLOW han incorporado a su narrativa historias de abuso sexual; pero The Morning Show es el primero en enfocarse únicamente en el aquí y ahora del #MeToo, sumergiéndose de cabeza en la espinosa ambigüedad y las desagradables conversaciones que se dan a menudo, si no siempre, entre hombres.

A continuación, les contamos algunas cosas que la serie nos enseñó sobre las realidades del abuso sexual en el entorno laboral.

No hay que ser un Harvey Weinstein para contribuir a una cultura de abuso sexual

En un primer episodio, el productor ejecutivo del programa matutino, Chip Black (interpretado por Mark Duplass) se enfrenta a Mitch (Carell), quien está enojado y a la defensiva luego de ser acusado de abuso sexual. Insiste en que lo persiguen porque es un hombre blanco heterosexual. Chip expresa cansadamente su acuerdo: “Todo el movimiento #MeToo es probablemente una sobrecorrección por siglos de mal comportamiento con el que hombres más iluminados como tú y yo no tuvimos nada que ver”.

Así, con una solidaridad instantánea, The Morning Show muestra específicamente cómo es posible abusar del poder y el privilegio y actuar de una manera sexualmente correcta incluso sin hacer amenazas explícitas, y cómo estos ambientes de trabajo son particularmente propicios para el abuso: no hay que buscar mucho para encontrar hombres que piensen que el simple hecho de no ser Harvey Weinstein significa que deben estar exentos de críticas.

Ser mujer no impide ser cómplice

Los primeros episodios de The Morning Show muestran a Mitch (Carell) emborrachándose y, por lo general, descontrolándose luego de su acusación. Incluso le dice a Alex (Aniston) la cadena de TV está tratando de sacarla del programa para meter a alguien más joven. Como colegas de más de 15 años en el show representado en la serie, los compañeros de trabajo de Alex no pueden evitar preguntarse si ella sabía algo sobre Mitch antes de que se diera la noticia de que era un abusador. Ella afirma que no lo sabía. “Sí, trabajé codo con codo con Mitch durante 15 años. Dios sabe que él no era perfecto; lo sentía a diario”, dice. “Pero no sabía que era ese tipo, y eso es un problema. Me quedé dormida al volante”. Sin embargo, poco después se revela que Alex sabía de algunas conductas impropias de Mitch sin decir nada, fomentando una cultura de silencio.

El encubrimiento es la regla

Cuando escuchamos la historia de Hannah (Gugu Mbatha-Raw), quien fue abusada por Mitch meses antes en el show, ella explica que lo primero que el canal hizo cuando hizo la denuncia fue ofrecerle un ascenso porque “estaba haciendo un trabajo maravilloso”, pese a que no sabían su nombre, ni en qué departamento trabajaba, ni para quién. Nunca investigaron su caso hasta que fue demasiado tarde, y tomó un ascenso como recompensa y pago por su silencio, pues Mitch nunca fue investigado sino mucho, mucho tiempo después por un ambiente laboral donde el encubrimiento, el silencio y la complicidad eran la regla.

Exponer al culpable retraumatiza a las víctimas

En el último episodio de la serie, vemos como Brady (Whitherspoon) entrevista a Hannah (Gugu Mbatha-Raw) sobre un abuso sexual sufrido a manos de Mitch (Carell) durante un tiroteo en Las Vegas. La vemos frente a la cámara, reviviendo su trauma y casi sufriendo un ataque de pánico: Bradley le dice que se tome un respiro, y Hannah le responde a gritos que todo el mundo le dice lo que tiene que hacer, y se pregunta qué tiene que decir para que Bradley la deje tranquila: “¿Que fui violada? ¿Que estaba asustada, que me sentía impotente? ¿Que pienso en ello todos los días, cientos de veces al día? ¿Que esto es lo que me ha definido, cómo conseguí un ascenso, quién soy? ¿Cómo se siente tener a alguien que amas y respetas y que te admira, que te usa, que usa tu cuerpo… y luego vivir con ese ruido eterno en tu cabeza por el resto de tu vida? El ruido que dice que estás sucio, tú causaste esto, es tu culpa. ¿Ver a la gente perder sus trabajos y el mundo se desmorona todo porque no pudiste encontrar las palabras para decir no?”

En esta escena, se demuestra que la historia de Hannah no es la noticia, y que no es un medio para cambiar la cultura de The Morning Show, o incluso para crear un mundo mejor. La historia de Hannah es su vida, y tiene que vivirla de cualquier manera que pueda. Bradley reconoce, a partir de este arrebato, que la forma en que la está viviendo probablemente no es muy buena en este momento, y le dice que no tienen que seguir adelante con esto. Pero Hannah dice que sí, porque esto es importante.

La salud mental de las víctimas es a veces más importante que la verdad

Pese a sus declaraciones, Hannah termina pagando un alto precio con una sobredosis que le quita la vida esa misma noche. La devastación desgarra a sus compañeros, pues Hannah se sintió definida por algo horrible que le sucedió y que nadie más quería ver o escuchar — y una vez que finalmente lo hicieron, todo fue demasiado tarde.

Si bien Bradley tiene las intenciones más puras de cualquier personaje del programa cuando se trata de descubrir a todos los que deben rendir cuentas por haber permitido que Mitch surgiera como un predador sin consecuencias, esta búsqueda de la “verdad” no ayuda a las víctimas de Mitch — especialmente en el caso de Hannah. Exponer a los depredadores sexuales es importante. Pero si el final de la temporada 1 de The Morning Show enseña una lección, es que la salud de las víctimas es lo primero y las historias que leemos sobre los incidentes son sólo una pieza de la curación de una cultura tóxica.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 3
    Me gustó
  • 2
    Me prendió
  • 5
    Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • 1
    WTF!
  • Me confunde