CLOSE
Follow 🔥
¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Art Lists

10 vandalismos de obras maestras que estremecieron al mundo del arte

"La Mona Lisa", digitalmente vandalizada. Fotografía: Wikimedia Commons/MOR.BO
Words mor.bo

Las grandes obras de arte son grandes por una razón: son convincentes de una manera que es a la vez inmediata e intemporal. Y esto es ciertamente cierto en el caso de las mejores pinturas, esculturas y otras obras de arte que se pueden encontrar en las colecciones de los más famosos museos alrededor de todo el mundo, desde el Louvre, pasando por el Met y terminando en el Del Prado.

Pero hay un lado oscuro en las formas en que las obras maestras pueden encender la imaginación: también inspiran a individuos emocionalmente perturbados o desquiciados a vandalizar estos trabajos. Las razones que dan para hacerlo van desde visiones religiosas hasta celos, pasando por la afirmación de que la desfiguración representa una forma de protesta.

Por desafortunadas que sean, las historias que hay detrás de estos incidentes proporcionan fascinantes estudios de caso sobre cómo las grandes obras de arte tienen el poder de conmovernos, tanto positiva como negativamente. Si pensaban que los daños ocasionados por algunos para tomarse una selfie eran terribles, esperen a ver 10 de los casos más infames de vandalismo artístico de la historia.

1. La Mona Lisa, de Leonardo Da Vinci

Un curador del Museod e Louvre detalla el daño causado por una piedra a la "Mona Lisa". Fotografía: Fine Art America
Un curador del Museod e Louvre detalla el daño causado por una piedra a la “Mona Lisa”. Fotografía: Fine Art America

El cuadro más famoso de Leonardo Da Vinci ha sufrido una buena cantidad de daños a los largo de su exhibición. En 1956, la mitad inferior de la obra maestra fue seriamente dañada cuando alguien arrojó ácido al retrato. Más tarde ese mismo año, un boliviano llamado Ugo Ungaza arrojó una piedra a la obra, astillando la pintura en el codo izquierdo de la mujer. Aunque fue restaurada, y finalmente colocada detrás de un cristal antibalas, eso no impidió que la gente intentara infligirle más daños. En 1974, una mujer discapacitada que estaba enojada por la política de personas discapacitadas del Museo Nacional de Tokio, donde se exhibía la pintura, la atacó con pintura roja en aerosol. En agosto de 2009, una mujer rusa que estaba molesta por la denegación de la ciudadanía francesa lanzó una taza de té caliente al trabajo. WTF?

2. The Fountain, de Marcel Duchamp

La famosa escultura ha sido vandalizada en varias ocasiones por artistas que querían “dialogar” con Marcel Duchamp. El artista sudafricano Kendell Geers se orinó en la obra mientras estaba expuesta en Venecia en 1993; el artista francés Pierre Pinoncelli orinó en la escultura mientras estaba en exhibición en Nimes, Francia, ese mismo año; y el artista sueco Björn Kjelltoft también orinó en la obra mientras estaba en Estocolmo en 1999. Incluso el músico Brian Eno orinó en la obra mientras estaba en exhibición en el MoMA en 1995. Finalmente, el dúo de performance chino Yuan Chai y Jian Jun Xi orinaron sobre la obra mientras estaba expuesta en Londres en el año 2000. Chai dijo: “El urinario está allí, es una invitación. Como dijo Duchamp, es la elección del artista. Elige lo que es arte. Acabamos de añadirle un poco más”.

3. La Piéta, de Miguel Ángel

Momentos después de que Laszlo Toth atacara la escultura. Fotografía: Wikimedia Commons
Momentos después de que Laszlo Toth atacara la escultura. Fotografía: Wikimedia Commons

Un geólogo australiano de origen húngaro, Laszlo Toth, atacó en 1972 la obra maestra de mármol de Miguel Ángel de 1499 que representaba a la Virgen María acunando el cuerpo muerto de Cristo con un martillo, mientras gritaba: “¡Soy Jesucristo, resucitado de entre los muertos!”. Toth golpeó la escultura 15 veces, rompiéndole el brazo a María en el codo, así como parte de su nariz y párpado. Un grupo de transeúntes, entre ellos un estadounidense que lo golpeó repetidamente, atacó a Toth casi inmediatamente. El incidente, que tuvo lugar durante el Pentecostés del 21 de mayo, fue desencadenado por la larga fantasía de Toth de que él era Jesús; incluso había escrito al Papa el año anterior para exigir que se le reconociera como el Mesías. Juzgado como demente, Toth fue internado en un hospital psiquiátrico en Italia durante dos años antes de ser deportado a Australia. Nunca fue a la cárcel por sus acciones.

4. La Venus del Espejo, de Diego Velázquez

La obra de Velásquez acuchillada. Fotografía: Daily Art Magazine
La obra de Velásquez acuchillada. Fotografía: Daily Art Magazine

En 1914, la sufragista Mary Richardson entró en la National Gallery de Londres y atacó el cuadro de Diego Velázquez con un cuchillo para carne, apuñalando el lienzo siete veces. Slasher Mary, como la apodó la prensa, protestaba por la detención de una colega sufragista, Emmeline Pankhurst. “He intentado destruir la imagen de la mujer más bella de la historia mitológica como protesta contra la destrucción por parte del Gobierno de la Sra. Pankhurst, que es el personaje más bello de la historia moderna”, explicó Richardson. Añadió que también se sintió insultada por “la forma en que los hombres miraban el cuadro todo el día”. Afortunadamente, se logró restaurar completamente el lienzo.

5. Guernica, de Pablo Picasso

El "Guernica" de Picasso, vandalizado. Fotografía: ArtNewspaper
El “Guernica” de Picasso, vandalizado. Fotografía: ArtNewspaper

El 28 de febrero de 1974, un hombre de 30 años entró en las galerías del tercer piso del Museo de Arte Moderno de Nueva York y procedió a desfigurar el Guernica de Pablo Picasso con pintura en aerosol, escribiendo KILL ALL LIES en letras rojas gigantes. “Llamen al conservador”, gritó al parecer mientras los guardias lo agarraban. “Soy un artista”. Aunque los medios lo retrataron en un lenguaje normalmente reservado para los inadaptados sociales o los mentalmente desequilibrados, tuvo la presencia de la mente para alertar a la agencia AP antes de lo que resultó ser un truco calculado. De hecho, en lugar de enviarlo a la cárcel, el MoMA se negó a presentar cargos, y el propio hombre, Tony Shafrazi, se convirtió más tarde en un mercader de arte de gran éxito, beneficiándose de las carreras de Keith Haring, Jean-Michel Basquiat y Kenny Scharf. Aparte de la publicidad, las motivaciones de Shafrazi no estaban claras, y en algunos puntos lo llamó una protesta contra la guerra y una colaboración retroactiva con Picasso en otros. En cuanto al Guernica, Picasso había estipulado que la pintura (concluida en 1937 e inspirada en la Guerra Civil española que condujo al dominio fascista) fuera repatriada a su España natal una vez restaurada la democracia. Fue devuelto en 1981, y actualmente reside bajo cristal antibalas en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid.

6. Danaë, de Rembrandt

La "Danae" de Rembrandt, antes y después del ataque. Fotografía: Artchive
La “Danae” de Rembrandt, antes y después del ataque. Fotografía: Artchive

Una de las historias más dramáticas de vandalismo es la de Danaë de Rembrandt. El 15 de junio de 1985, la pintura del siglo XVII fue atacada en el Museo del Ermitage en Rusia por un lituano llamado Bronus Maigis, que más tarde fue declarado como una persona con problemas de salud mental. Maigis simplemente entró en el museo, arrojó ácido sulfúrico sobre el lienzo y luego lo atacó con un cuchillo, destruyendo la parte central de la composición. Maigis afirmó que el acto de vandalismo fue una protesta contra la política de la Unión Soviética. La restauración duró casi 13 años, pero el daño era tan grande que volver a pintar todas las partes dañadas significaría que la pintura ya no era un verdadero Rembrandt, así que los restauradores decidieron no hacer la restauración completa. Hoy en día el lienzo está protegido con un cristal blindado, pero ya no tenemos la Danaë original.

7. David, de Miguel Ángel

El detalle del dedo del "David", restaurado. Fotografía: From A Tuscan Hillside
El detalle del dedo del “David”, restaurado. Fotografía: From A Tuscan Hillside

En 1991, un italiano desempleado de 47 años llamado Piero Cannata entró en el museo de la Galleria dell’Accademia de Florencia con un martillo escondido en su chaqueta. Cuando se acercó a la escultura David de Miguel Ángel, que algunos aclaman como la escultura más famosa del mundo, sacó su arma y atacó la pieza, rompiendo uno de los dedos del pie izquierdo. Los visitantes del museo intentaron evitar que el atacante causara más daños hasta que la seguridad llegó al lugar. Cannata, a quien la policía describió como “trastornado”, afirmó que cometió el acto porque el modelo de un pintor veneciano del siglo XVI, “Nani”, le había dado instrucciones para hacerlo. Finalmente, se recuperaron todos los fragmentos del dedo del pie, lo que permitió reparar la escultura. Al menos la parte más “especial” del David estuvo a salvo, ya que Cannata era demasiado bajo para alcanzarla.

8. The Night Watch, de Rembrandt

Uno de los curadores muestra a la prensa la destrucción del cuadro de Rembrandt en 1975. Fotografía: Wikimedia Commons
Uno de los curadores muestra a la prensa la destrucción del cuadro de Rembrandt en 1975. Fotografía: Wikimedia Commons

Se hicieron tres intentos de desfigurar la pintura de Rembrandt de 1642, aunque sólo uno causó daños sustanciales. En 1975, William de Rijk, un maestro de escuela desempleado, cortó el cuadro repetidamente con un cuchillo antes de que los guardias lo detuvieran. Fue internado en un hospital psiquiátrico, donde se suicidó en 1976. La reparación de The Night Watch llevó seis meses, y todavía se pueden ver rastros leves de las marcas de corte. Sesenta y cuatro años antes, un antiguo cocinero de la Armada holandesa también atacó la pintura con un cuchillo, pero afortunadamente no pudo penetrar la gruesa capa de barniz de la pintura. En 1990, un hombre salpicó el cuadro con un agente desconocido, que los periódicos holandeses identificaron como ácido sulfúrico, aunque los funcionarios del Rijksmuseum de Ámsterdam (donde se conserva el cuadro) se negaron a confirmar el informe. Dijeron que el producto químico fue efectivamente neutralizado antes de que pudiera hacer daño real.

9. Black On Maroon, de Mark Rothko

El vandalismo en el cuadro de Rothko. Fotografía: The Guardian
El vandalismo en el cuadro de Rothko. Fotografía: The Guardian

La abstracción de Rothko de 1958 fue desfigurada mientras colgaba en la Tate Gallery de Londres por un tal Wlodzimierz Umaniec, un artista, blogger y único proponente de una filosofía artística que él denominó amarillismo (definido no como arte ni no arte, sino como “un fenómeno autónomo en la cultura visual contemporánea”). Usando un marcador negro, escribió UNA PIEZA POTENCIAL DE AMARILLISMO en la esquina inferior derecha del cuadro, añadiendo la firma seudónima, Vladimir Umanets. Umaniec pasó el año siguiente en prisión y, tras su liberación, se arrepintió en un editorial escrito para el periódico The Guardian.

10. Dirty Corner, de Anish Kapoor

La obra de Anish Kapoor vandalizada en Francia. Fotografía. Milk
La obra de Anish Kapoor vandalizada en Francia. Fotografía. Milk

Una gran estructura en forma de embudo fabricada originalmente en 2011, Dirty Corner es la creación de uno de los artistas contemporáneos más famosos de Gran Bretaña. En junio de 2015 se instaló en los jardines del Palacio de Versalles, y gracias a su forma de vulva fue inmediatamente apodada “la vagina de la Reina” por los detractores. Sin embargo, las objeciones a la controvertida pieza (que Kapoor describió como “muy sexual”) fueron más allá de las burlas cuando alguien le arrojó pintura amarilla. Después de su limpieza, la escultura fue nuevamente desfigurada, esta vez con graffiti antisemita pintado en blanco (aunque el artista es, de hecho, indobritánico). Kapoor, que se negó a que la pieza se limpiara por segunda vez, atribuyó el segundo incidente al maltrato de la población musulmana en Francia.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 23
    Me gustó
  • 5
    Me prendió
  • 12
    Lo amé
  • 31
    Me deprime
  • 15
    WTF!
  • 3
    Me confunde